Frutas que estriñen

Frutas que estriñen: conoce cuáles son

La motilidad intestinal se define como la capacidad que tiene el intestino de contraerse y relajarse, con el fin de hacer circular los alimentos consumidos y para que puedan ser absorbidos adecuadamente los macro y micronutrientes contenidos en ellos.

La motilidad intestinal puede verse aumentada (diarrea) o reducida (estreñimiento) a razón de la intervención de una serie de factores, los cuales promueven que el intestino aumente o disminuya la capacidad de contracción y relajación de sus paredes musculares.

Cuando la motilidad intestinal disminuye, se presenta el estreñimiento. Este padecimiento puede asociarse con una falta de fibra en la dieta, la cual es un tipo de hidrato de carbono que retiene una gran cantidad de agua, pero que el cuerpo no absorbe. Este proceso favorece la dilución del contenido intestinal, facilita el tránsito alimenticio y la correcta expulsión de las heces.

En este artículo vas a conocer las frutas que estriñen y que deberías tomar en caso de que estén sufriendo episodios de diarrea.

Frutas que causan estreñimiento

1. Plátano

El plátano, aparte de ser una de las frutas más consumidas en el mundo, es una de las frutas que estriñen si se consumen en exceso por lo que debemos moderar su consumo y evitarlo en caso de que haya estreñimiento.

Esta fruta contiene altos beneficios nutricionales e incontables cantidades de carbohidratos, mismos que al ser consumidos en alta cantidad ocasionan alta cantidad de flatulencias y posiblemente causen estreñimiento.

La posibilidad de que se origine estreñimiento al consumir esta fruta, se debe principalmente a que dichos carbohidratos son de cadena larga, los cuales son más difíciles de digerir. Este tipo de hidratos de carbono abundan cuando se consume el plátano no maduro. Por el contrario, a medida que la fruta “madura” tiende a observarse una disminución del tamaño de la cadena de estos carbohidratos lo que origina un efecto opuesto, es decir, un amento en la peristalsis intestinal.

También es importante resaltar que el consumo excesivo de esta fruta ocasiona estreñimiento, por lo que debe moderarse su ingesta si el objetivo es aumentar el ritmo de evacuaciones diarias.

El plátano contiene mucha fibra, razón por la cual contribuye enormemente con la sensación de saciedad, aunado al hecho de influir altamente sobre la microbiota intestinal, debido a que es poseedora de sustancias que contienen un efecto prebiótico, es decir, que estimulan el crecimiento bacteriano. Los aportes nutricionales del plátano son notorios, por lo tanto, puede ser consumido a cualquier hora del día.

Otro aspecto a considerar es su acompañamiento, dado que, si regularmente se consume con otro tipo de alimentos que estriñan (como las harinas, las patatas, el arroz, las legumbres, entre otros) puede resultar “pesado” y difícil de digerir a nivel intestinal. Otra excelente opción es consumirlo en batidos o merengadas, las cuales van combinadas con leche y otras frutas.

2. Manzana

Una de las frutas más sabrosas que existen es la manzana. Este alimento contiene enormes cantidades de nutrientes y de fibra soluble, en especial, contiene pectina, un hidrato de carbono no absorbible por el intestino humano.

Los componentes nutricionales de la manzana son abundantes. Su ingesta ayuda mucho con la correcta digestión y el procesamiento de los nutrientes a nivel gastrointestinal.

Este tipo de fibra soluble retiene altas cantidades de agua en la luz intestinal, lo que contribuye, como un beneficio sustancial, a mejorar los síntomas de la diarrea, debido a que retrasa el tránsito intestinal de manera notoria.

La pectina es una molécula que tiende a formar “gelatinas”, es decir, tiende a retener agua en forma gelatinosa a nivel intestinal, por esta razón es una de las frutas menos recomendables si se sufre de estreñimiento.

Otra sustancia cuyo aporte nutricional es indudable son los taninos, los cuales están presentes principalmente en la pulpa madura. Estas moléculas tienen propiedades astringentes y antiinflamatorias, por lo que ayudan a desinflamar la mucosa intestinal, lo que, sin duda, genera efectos beneficiosos para combatir la diarrea.

Es importante que, si se quiere evitar el estreñimiento, se consuma manzanas completas, es decir, sin habérseles retirado la piel, por lo tanto, debe evitarse el consumo de manzanas peladas, ralladas y cocinadas en compotas. Esto se debe principalmente a que los taninos aparecen cuando la manzana se encuentra oxidada, es decir, cuando la pulpa se ennegrece luego de haber sido expuesta al medio ambiente.

Los efectos de la manzana a nivel intestinal pueden modularse en relación al nivel de consumo de esta fruta, por eso, si se consume en cantidades moderadas, ayuda a disminuir los efectos de la diarrea, causando un estreñimiento momentáneo.

Si se consume en altas cantidades, puede causar un estreñimiento crónico nada favorecedor con relación a la función propia del intestino, que implica la desintoxicación y eliminación de sustancias nocivas para el organismo.

Ahora que ya sabes que la manzana es una de las frutas que estriñe si se consumen en exceso, es hora de que hablemos de otra fruta que causa el mismo efecto.

3. Peras

Otra de las frutas que estriñen o disminuyen el tránsito intestinal es la pera. La pera, al igual que la manzana, es una fruta que contiene altas cantidades de pectina, la cual es una sustancia que, como previamente se había comentado, es un carbohidrato no digerible por el organismo, por esta razón es ideal para contener agua en la luz del intestino.

De igual manera, la pera contiene grandes cantidades de taninos, sustancias que contribuyen a disminuir cualquier proceso inflamatorio a nivel intestinal; siendo ideal su consumo para aliviar trastornos gastrointestinales como úlceras, gastritis y muchos tipos de diarreas.

Al igual que con las frutas previamente citadas, la pera varía sus propiedades y su acción sobre el intestino, dependiendo del consumo que se le dé a la misma. Su eficacia en relación a todos los procesos previamente citados se da principalmente cuando la fruta se encuentra madura o se le retira la piel o cáscara.

Debido al alto contenido de hidratos de carbono, la ingesta de esta fruta ayuda a mejorar la sensación de saciedad, aunado al hecho de no contener muchas calorías, ya que, por cada 100 gramos de este alimento, se consume un aproximado de 57 Kcal.

4. Membrillo

El membrillo es una fruta de origen asiático cuya familiaridad con las manzanas y las peras, le confiere una propiedad astringente notoria.

Al igual que sus “primas”, el membrillo contiene altos niveles de taninos, por lo que su efecto sobre la diarrea es considerable al disminuir y enlentecer el tránsito intestinal.

Esta fruta también contiene altos niveles de pectinas, las cuales son sustancias que actúan para regular los niveles de colesterol en sangre, actuando igualmente en el intestino al disminuir su tránsito y así regular la cantidad de deposiciones al día.

Este alimento exótico también contiene altas cantidades de ácido málico, el cual es un pigmento vegetal que proporciona el característico sabor de esta deliciosa fruta.

El membrillo puede consumirse de forma cruda, en la que se aprovechan sus múltiples propiedades beneficiosas, o en forma de dulce o cocidas al horno en diferentes preparaciones de repostería.

Sus niveles de pectinas y taninos hacen que el membrillo sea una de las frutas que estriñen y que deberías evitar si no vas bien de vientre.

Si estás con estreñimiento, además de evitar estas frutas que estriñen, también te aconsejamos excluir de tu dieta el té negro, la zanahoria, el arroz o el chocolate ya que son alimentos que estriñen.

Ir arriba