Tomate: propiedades, beneficios y contraindicaciones o propiedades negativas

El tomate es una de las hortalizas de mayor consumo en todo el planeta y uno de los ingredientes más comunes en la gastronomía internacional, su sabor y color son realmente apreciados en un enorme conjunto de preparaciones. En este artículo vas a descubrir todos los beneficios y contraindicaciones del tomate.

Gracias a su alto contenido en lipoceno, uno de los beneficios del tomate es que su consumo puede ayudar a reducir los niveles de colesterol LDL en sangre.

Del tomate podemos destacar su alto contenido en vitamina A (83 μg) y en potasio 290mg. Recuerda que consumir vitamina A es muy beneficioso para tu retina y un potente antioxidante que protegerá a tus células.

Valor nutricional del tomate

Nutrientes Cantidad por cada 100 gramos
Calorías 22 calorías
Hidratos de carbono 3,5 g
Proteínas 1 g
Fibra 1,5 g
Grasas 0,11 g
Potasio 290 mg
Fósforo 22 mg
Vitamina C 19 mg
Sodio 18 mg
Calcio 11 mg
Magnesio 10 mg
Vitamina E 0,9 mg
Vitamina A 82 μg
Folatos 29 μg
Vitamina K 8 μg
Ioduro 2,2 μg
Selenio 1 μg

Propiedades y beneficios del tomate

1. Es rico en nutrientes

El tomate es un fruto muy rico en nutrientes que benefician significativamente al organismo. El 95% del peso del tomate es agua, por lo que es una fruta ideal para mantenerte hidratado.

Los tomates son muy bajos en calorías, ya que 100 gramos de tomate solo aportan alrededor de 18 calorías. Este fruto también aporta carbohidratos y una limitada cantidad de proteínas, grasas y azúcar.

El tomate es muy rico en fibra dietético, de manera que 100 gramos de tomate pueden proporcionar hasta 1,5 gramos de fibras mayormente insolubles. Este fruto contiene fibras dietéticas insolubles como la celulosa, la lignina y la hemicelulosa.

El tomate también es una de las frutas más densas en vitamina C, ya que solo un tamaño mediano puede cubrir el 28% del requerimiento diario de este nutriente.

También brinda una buena proporción de vitaminas del grupo B como el folato y otros nutrientes como la vitamina K1. Adicionalmente, los tomates ofrecen una excelente cantidad de minerales como el potasio, el fosforo y el calcio.

Asimismo, ofrece algunos compuestos vegetales con cualidades antioxidantes como el licopeno, la naringenina, los betacerotenos y el acido clorogénico.

2. Antioxidante

Uno de los beneficios del tomate por su buen cantidad de compuestos vegetales bioactivos es que ayuda a proteger al organismo del daño oxidativo y sus consecuencias. Estos compuestos antioxidantes contrarrestan el estrés oxidativo y el daño oxidativo que puede dañar células y tejidos del organismo.

En efecto, los antioxidantes son fundamentales para evitar que el estrés oxidativo sea el desencadenante de afecciones cardiacas crónicas, el cáncer, la demencia, la degeneración macular, etc.

Un mayor consumo de antioxidantes puede promover un mejor estado de salud y atenuar considerablemente el riesgo a sufrir diferentes padecimientos. Asimismo, combaten el envejecimiento celular prematuro que puede afectar los tejidos o atenuar su buen funcionamiento.

3. Estimula la salud cardiovascular

Otro de los beneficios del tomate es que es una fruta excelente para estimular la salud cardiovascular y asegurar su optimo funcionamiento. Sus elevados niveles en licopeno ayudan a proteger todo el sistema cardiovascular del daño oxidativo y previene ataques cardiacos o eventos cerebrovasculares.

El licopeno es excelente para el corazón, ya que se ha demostrado que este antioxidante puede reducir los niveles de colesterol LDL encontrados en sangre. La disminución de esta lipoproteína ayuda a prevenir el desarrollo de arterosclerosis, insuficiencias cardiacas o placa arterial.

Asimismo, se ha evidenciado que el licopeno puede proteger el revestimiento interno de los vasos sanguíneos. De esta manera, los vasos conservan su flexibilidad y se previene la rigidez que puede ocasionar hipertensión o rupturas vasculares.

La vitamina C de los tomates también estimula la síntesis de colágeno que fortalece los tejidos de todo el organismo. Esto produce un fortalecimiento en toda la estructura cardiaca y una mejora en la flexibilidad vascular.

4. Beneficia la piel

Los tomates son considerados como una excelente fruta que puede beneficiar tu piel notablemente. En principio, este fruto es rico en vitamina C que aumenta la síntesis de colágeno y promueve una piel más firme y saludable.

El colágeno es una de las proteínas que le confieren estructura a tu piel, por lo que es necesaria para mantener una piel firme y flexible. También es útil para contrarrestar los efectos del envejecimiento como la flacidez del tejido cutáneo y la aparición de líneas de expresión.

Además, el tomate contiene abundantes betacarotenos y licopeno que ayudan a proteger el tejido cutáneo ante los rayos UV del sol. Esto evita que el tejido cutáneo sea afectado por el fotoenvejecimiento o la radiación ultravioleta que puede producir quemaduras, hiperpigmentaciones o daños celulares importantes.

Según investigaciones, el consumo frecuente de tomate puede reducir hasta en un 40% las quemaduras cutáneas producidas por la exposición frecuente al sol.

5. Reduce la presión arterial

Uno de los beneficios del tomate por su cantidad de potasio es que puede ayudar a reducir la presión arterial hasta parámetros fisiológicos. El potasio actúa como un vasodilatador en el organismo que ayuda a relajar la musculatura lisa de los vasos sanguíneos.

Al relajarse los vasos sanguíneos, aumenta el tamaño por donde fluye la sangre y esto permite reducir la fuerza del flujo sanguíneo. Asimismo, el potasio puede contrarrestar los efectos estimulantes del sodio y, en su lugar, promueve la reducción de la presión arterial.

Además, el tomate contiene antioxidantes y otros compuestos vegetales que evitan daños en las paredes arteriales que puedan causar una elevación sostenida de la presión arterial.

6. Efecto diurético

Otro de los beneficios del tomate si decidimos consumirlo es que puede producir un efecto diurético y desintoxicante increíble. El 95% del peso de este fruto es solo agua, por lo que su ingesta aumenta la cantidad de sangre filtrada en los riñones y la micción de orina.

Al aumentar la tasa de filtración renal, se estimula un efecto desintoxicante que permite eliminar una mayor cantidad de desechos y toxinas acumuladas en el organismo. También promueve la expulsión del líquido excesivo, por lo que puede reducir la retención de líquidos.

Adicionalmente, el tomate aporta potasio que fomenta un mejor funcionamiento renal y apoya el efecto diurético. En consecuencia, el sistema renal se ve fortalecido y la sangre es purificada con mayor eficacia.

Debido al aumento en la micción de orina, otro de los beneficios del tomate es que su consumo también puede ayudar a limpiar las vías urinarias de toxinas, desechos o microorganismos adheridos.

7. Puede ayudar a controlar el índice glucémico

Gracias a su aporte en fibra dietética, uno de los beneficios del tomate es que puede ayudar a controlar el índice glucémico. La fibra es necesaria porque puede retardar el proceso de absorción de nutrientes en el intestino, de manera que la glucosa de los alimentos sea asimilada con mayor lentitud.

Al asimilarse con mayor lentitud, se previenen la aparición de picos glucémicos que puede producir alteraciones metabólicas importantes. Además, el control del índice glucémico puede mejorar la sensibilidad a la insulina y un mejor funcionamiento metabólico.

El consumo de tomates también puede ayudarte a prevenir la aparición de diabetes tipo 2 o síndromes metabólicos.

8. Estimula una mejor salud intestinal

Otro de los beneficios del tomate es que es un fruto que puede estimular una mejor salud intestinal y mayor regularidad en las evacuaciones. Su combinación de fibra y agua lo convierte en un fruto ideal para hidratar, mejorar el transito intestinal y producir un suave efecto laxante.

Se ha observado que el tomate puede ayudar a combatir el estreñimiento, ya que le confiere agua que puede mejorar la consistencia de las heces. A su vez, la fibra estimula un mejor transito intestinal que promueve deposiciones más regulares y frecuentes.

9. Mejora la visión

Los tomates son una importante fuente de antioxidantes que pueden mejorar la visión y previenen el desarrollo de enfermedades oculares degenerativas.

Los betacarotenos, la luteína y el licopeno son indispensables para la visión porque protegen el ojo ante el daño producido por los rayos UV del sol. Los betacarotenos son precursores de la vitamina A, siendo este nutriente vital para la visión porque estimula la visión nocturna y previene la ceguera nocturna o total.

Asimismo, la vitamina A ayuda a mantener la retina funcionando correctamente para captar la luz de manera adecuada. También es un poderoso antioxidante que previene la aparición de cataratas, degeneración macular o glaucoma.

10. Promueven la cicatrización de heridas

El tomate es una buena fuente de vitamina K y, por ello, su consumo puede promover y acelerar el proceso de cicatrización de heridas. La vitamina K participa en el proceso de coagulación sanguínea y la cicatrización de heridas.

Su consumo puede acelerar la cicatrización de una manera saludable y esto ayuda a reducir las probabilidades de que las heridas se infecten o presenten algunas complicaciones.

11. Estimula el sistema inmunológico

Debido a que el tomate es rico en vitamina C y distintos antioxidantes, es un fruto ideal para estimular el sistema inmunológico. La vitamina C fomenta la síntesis de nuevos anticuerpos que podrán defender al organismo ante los microorganismos perjudiciales.

Por su parte, los antioxidantes coadyuvan la acción protectora de las células inmunes, por lo que fortalecen la función inmunitaria de dichas células. El tomate también cuenta con vitamina A que ha demostrado incrementar la síntesis de linfocitos T y glóbulos blancos.

¿Cuál es la mejor forma de tomar tomate?


El tomate es uno de los alimentos más versátiles, se puede incluir en una enorme cantidad de preparaciones, por ejemplo en salsas, sofritos y ensaladas, también se pueden preparar rellenos, horneados y en jugos, entre muchos otros. Algunas de las más interesantes recetas son:

  • Tomates gratinados: vaciar los tomates, freír cebolla y ajo con aceite de oliva y azúcar y ponerlo en una fuente, después mezclar pan rallado, perejil, queso parmesano, sal y pimienta y rellenar los tomates, ponerlos sobre la cebolla y llevar al horno durante 15 minutos a 180°C.
  • Soufflé de tomate y queso de cabra: poner una capa de tomates y otra de queso de forma intercalada hasta llenar la bandeja, batir claras de huevo a punto de nieve y aparte las yemas, condimentar y verter todo sobre las capas, llevar al horno a 200° durante 45 minutos.
  • Flan de tomate: procesar los tomates, batir los huevos con las yemas, condimentar y agregar a los tomates y verter todo en un molde, cubrir con papel aluminio y llevar al horno precalentado a 160 o 180 grados durante 40 minutos, para servir espolvorear con orégano.

Contraindicaciones del tomate

  • No es recomendable el consumo de tomate cuando se sufre de llagas o aftas en la boca debido a la acidez que tiene el tomate.
  • El consumo de tomate debe ser moderado para aquellas personas con problemas en el aparato digestivo como acidez de estómago, úlceras estomacales…
  • Por su acidez, el tomate no está recomendado para aquellas personas que hayan pasado una cirugía digestiva en los últimos meses.
  • Aquellas personas que sufren patologías renales, cardíacas o déficit de insulina no está recomendada la ingesta de tomate debido a la gran cantidad de potasio que posee el tomate.

¿El tomate ayuda a adelgazar?

Gracias a que el 94% es agua, 100 gramos de tomate solo aportarán 22 calorías a tu organismo. Es un producto que saciará tu hambre y te ayudará en el proceso de pérdida de peso.

Ir arriba