castañas beneficios y contraindicaciones

Castañas: propiedades, beneficios y contraindicaciones

Las castañas son un tipo de fruto seco que proviene del castaño. Suelen ser más abundantes en otoño y se cuentan con cualidades excepcionales que benefician al cuerpo humano.

Las castañas son uno de los frutos secos que aportan más Zinc a nuestro cuerpo, este mineral nos ayudará a tener un sistema inmunitario fuerte para evitar contraer enfermedades.

A continuación, te contaremos los beneficios y contraindicaciones de las castañas.

Uno de los grandes beneficios de las castañas es que aportan una gran cantidad de vitaminas (A, B, C y E) y minerales (potasio, fósforo, calcio, magnesio, sodio, zinc y hierro) haciéndolo un alimento más que interesante para incluir en nuestra dieta.

Una de las contraindicaciones de las castañas es que comerlas con la capa amarronada puede generar molestias digestivas como dolor abdominal. Para evitar esta contraindicación y otras que conocerás más adelante, te recomendamos quitar la capa amarronada y no comerlas crudas.

Valor nutricional de las castañas

Nutrientes Cantidad Por cada 100 gramos
Calorías 196 kcal
Proteínas 1,63 g
Hidratos de Carbono 44,2 g
Fibra 8,1 g
Grasas 1,25 g
Calcio 19 mg
Hierro 0,94 mg
Magnesio 30 mg
Fósforo 38 mg
Potasio 484 mg
Sodio 2 mg
Zinc 0,49 mg
Vitamina C 40,2 mg
Cobre 0,41 mg
Vitamina B1 0,14 mg
Vitamina B3 1,1 mg
Vitamina B5 0,47 mg
Vitamina B6 0,35 mg
Selenio 1,2 μg
Folato 58 μg
Vitamina A 1 μg

Propiedades y beneficios de las castañas

1. Son muy nutritivas

Las castañas son muy nutritivas y su consumo puede proporcionarle a tu cuerpo macro y micronutrientes esenciales. En comparación con otros tipos de frutos secos, las castañas son más densas en carbohidratos y contienen una menor cantidad de proteína vegetal y grasas.

Tan solo 100 gramos de castañas le brindan a tu cuerpo 45 gramos de carbohidratos, 2,4 gramos de proteína vegetal y 2.2 gramos de grasas insaturadas. Dicha cantidad también aporta 213 calorías.

Las grasas de las castañas son, principalmente, grasas insaturadas que resultan beneficiosas para la salud. Además, las castañas contienen una excelente proporción de fibra dietética, confiriendo 8.1 gramos de ella en tan solo 100 gramos de castañas.

Asimismo, las castañas están cargadas de minerales y vitaminas indispensables para tu bienestar. Este fruto seco es rico en calcio, hierro, zinc, magnesio, potasio, cobre y otros oligoelementos vitales.

También es rico es algunas vitaminas del grupo B como la niacina, el ácido pantoténico, vitamina B6, folato, etc. Asimismo, contiene vitamina A y vitamina C que estimulará tu sistema inmune.

2. Es bueno para tu sistema gastrointestinal

beneficios de las castañasUno de los beneficios de las castañas que la diferencian de los demás frutos secos, es su riqueza en fibra dietética. Al consumir 100 gramos de castañas, estarás obteniendo hasta el 40% del requerimiento diario de fibra.

La fibra es fundamental para tu sistema gastrointestinal, ya que estimula el movimiento de los intestinos y, con ello, mejora el transito intestino. También es necesaria para combatir el estreñimiento y brindarles regularidad a las deposiciones.

Debido a que la fibra dietética no es digerible, esta es fermentada por las bacterias buenas de tu intestino. El proceso de fermentación permite que el microbiota intestinal utilice la fibra como una fuente de alimento.

La fibra es necesaria para que las bacterias amigables de tu intestino sinteticen ácidos grasos de cadena corta que atenúan los procesos inflamatorios gastrointestinales y que promueven una digestión saludable.

Al fortalecerse el microbiota intestinal, también mejora la inmunidad del sistema. Además, la fibra puede reducir el riesgo a sufrir de cáncer colorrectal o cáncer de estómago.

Así, las castañas se convierten en excelentes aliados para tu estomago y tu intestino.

3. Antioxidante

Las castañas contienen compuestos vegetales bioactivos que se encargan de neutralizar los productos metabólicos, conocidos como radicales libres. Estos compuestos vegetales son antioxidantes que protegen el organismo ante el daño oxidativo.

Los antioxidantes son necesarios para evitar que el estrés oxidativo dañe el ADN celular o su buen funcionamiento. Además, al combatir el daño oxidativo, también disminuyen el riesgo a sufrir de enfermedades crónicas como el cáncer o la diabetes.

Uno de los beneficios de las castañas es que te brindan suficientes antioxidantes para reducir tus niveles de estrés oxidativo y promover el bienestar general. Asimismo, los antioxidantes evitan que se desencadena el envejecimiento prematuro.

4. Estimula tu sistema inmunológico

Otro de los beneficios de las castañas es que consumirlas con regularidad podría ayudarte a estimular la inmunidad de tu cuerpo. La vitamina C es un componente que repotencia la actividad inmunológica, ya que aumenta la síntesis de anticuerpos que defenderán a tu cuerpo.

Asimismo, la vitamina C se encarga de mejorar la capacidad de detección y de ataque de todos los glóbulos blancos que realizan su función en el cuerpo. Es necesaria para promover un sistema inmunológico más fuerte y más capaz de defenderte.

Además, las castañas contienen oligoelementos que potencian naturalmente la función inmune, tales como el cobre, el magnesio y el zinc. Su ingesta te mantendrá protegido ante cualquier agente patógeno.

Las castañas también contienen antioxidantes que contribuyen con la eliminación de radicales libres en el cuerpo. Este efecto coadyuva la función de las células inmunes y sirve como un estimulante para ellas.

Los antioxidantes también pueden ayudar a modular la respuesta inmunológica, ya que los radicales libres suelen alterarla significativamente y producen inflamaciones crónicas, respuestas alérgicas exageradas, etc.

5. Es bueno para tu corazón

Las castañas son muy ricas en nutrientes y, por ello, uno de los beneficios de las castañas es que resultan ser beneficiosas para tu sistema cardiovascular. El potasio de este fruto seco ayuda a controlar la presión arterial porque relaja los vasos sanguíneos y promueve la dilatación.

El efecto vasodilatador de este mineral es indispensable para mantener una presión arterial estable y saludable. También reduce el riesgo a sufrir de hipertensión, rupturas vasculares, eventos cerebrovasculares, insuficiencia cardiaca, etc.

Los ácidos grasos saludables de las castañas son fundamentales para tu salud cardiaca porque disminuyen las inflamaciones del tejido cardiovascular y ayudan a controlar los niveles de colesterol en sangre.

Estas grasas buenas pueden atenuar el riesgo a desarrollar arterosclerosis, eventos cerebrovasculares, isquemia, afecciones coronarias, etc. Además, los antioxidantes de estos frutos secos evitan que el colesterol sea oxidado por los radicales libres.

6. Fortalece tus huesos

propiedades de las castañasLas castañas están cargadas de nutrientes que, sin duda, te ayudaran a fortalecer tus huesos. El calcio es uno de sus principales oligoelementos y, de hecho, resalta como uno de los más importantes para el tejido óseo.

El calcio es absorbido por los huesos, de manera que este mineral reviste el tejido y contribuye con una mayor densidad mineral ósea. Debido a que el hueso se convierte en el principal reservorio de calcio del cuerpo, es necesario mantener elevado su consumo.

Otro de los beneficios de las castañas es que también son una buena fuente de magnesio y cobre. El magnesio incrementa la asimilación de calcio en el organismo, mientras que el cobre promueve una mejor absorción de hierro.

Así, los diferentes minerales de las castañas promueven una mayor densidad mineral ósea y atenúan el riesgo a sufrir de fracturas. A largo plazo, el consumo adecuado de estos nutrientes podría ser de gran ayuda para prevenir o retardar la aparición de la osteoporosis.

7. Mejora tu función cerebral

Uno de los beneficios de las castañas interesantes es que son increíbles para tu cerebro y tu sistema nervioso, ya que contiene algunos nutrientes indispensables. Las vitaminas del grupo B promueven el óptimo desarrollo de la función neurológica y, por suerte, las castañas se encuentran cargadas de una gran variedad de vitaminas B.

El calcio y el potasio son vitales para el sistema nervioso porque estimulan la transmisión de impulsos nerviosos por todo el cuerpo. Además, ayuda a que exista una comunicación interneuronal saludable.

A su vez, el potasio contrarresta la presión arterial elevada en los lechos vasculares de todo el cuerpo. Así, reduce el riesgo a que los vasos se rompan y desencadenen un derrame cerebral.

También mejora el flujo sanguíneo hacia el cerebro y, con ello, beneficia la oxigenación del tejido cerebral y nervioso. De acuerdo a investigaciones, una mayor oxigenación se vincula con funciones cognitivas más fuertes y una mayor capacidad para concentrarte, memorizar y aprender

8. Proveen energía

Las castañas cuentan con vitaminas del grupo B y un buen aporte de hierro que te ayudará a tener más energía. Las vitaminas B estimulan el metabolismo para incrementar la obtención de energía en el organismo.

Además, el hierro es necesario para que los glóbulos rojos transporten el oxígeno hacia los tejidos que lo necesita. De esta manera, se combate la fatiga y la debilidad muscular que suele acompañar a una deficiencia sistémica de oxígeno.

9. Son muy saciantes

No necesitarás comer una cantidad muy grande de castañas para sentirte satisfecho, ya que uno de los beneficios de las castañas es que son muy saciantes. Este efecto es atribuido a su riqueza en proteína vegetal y fibra dietética.

La proteína resulta ser un macronutriente difícil de digerir, por lo que tu sistema gastrointestinal toma más tiempo para descomponerla. En dicho tiempo, no sentirás hambre porque tu intestino se encuentra lleno de alimentos por procesar.

Por otro lado, la fibra se disuelve en el intestino y crea una especie de gel que retarda el vaciado estomacal y la absorción de nutrientes en el intestino. Así, tu tracto gastrointestinal permanece lleno por un mayor tiempo.

En las castañas, la fibra y la proteína ejercen su efecto saciante al mismo tiempo, por lo que la sensación de plenitud al comerlas es duradera y espontanea.

Artículos interesantes sobre castañas

Contraindicaciones de las castañas

1. Alergias

Las castañas, al igual que el resto de los frutos secos, suelen desencadenar reacciones alérgicas que pueden variar en gravedad. Si eres alérgico, una de las contraindicaciones de las castañas si las consumes es que te producirán hormigueo en la boca, erupciones en la piel, enrojecimiento, hinchazón de la boca o las vías respiratorias, dificultad para respirar, etc.

Es necesario evitar comer castañas si eres alérgico, ya que las reacciones pueden ser exageradas y colocan en riesgo tu salud.

2. Sobrepeso u obesidad

contraindicaciones de las castañasLas castañas no solo son densas en nutrientes, sino que también poseen un aporte calórico significativo. Una de las contraindicaciones de las castañas si consume una cantidad exagerada es que aumentará el riesgo a sufrir de sobrepeso porque estarás consumiendo más calorías de las que tu cuerpo necesita.

El superávit calórico no solo depende de las castañas que comas, sino que incluye toda la ingesta calórica diaria. Sin embargo, las castañas son tan densas en calorías que el exceso podría afectar significativamente.

Limita la cantidad de este fruto seco y asegúrate de llevar una dieta diaria saludable.

3. Problemas digestivos

Una de las contraindicaciones de las castañas es que puede generar molestias digestivas como dolor abdominal. Esto surge si decidimos comer las nueces con la capa amarronada que las envuelve por lo que recomendamos no ingerirlas con esta capa para no sufrir problemas digestivos.

4. Flatulencias

Otra de las contraindicaciones de las castañas es que un consumo excesivo puede generar episodios de flatulencias y dolor abdominal debido a su alto contenido en fibra.

5. Hiperglucemia

Una de las contraindicaciones de las castañas es que su consumo debe ser muy moderado en personas que sufran diabetes debido a que el índice glucémico de las castañas es muy alto (60) y un consumo desmesurado (más de 5) podría causar una hiperglucemia. Lo mejor es consultar con su médico para saber la dosis exacta que no le pueda hacer daño.

6. Estreñimiento

Debido a su contenido en taninos, una de las contraindicaciones de las castañas si las consumimos en exceso y crudas es que puede generar un episodio de estreñimiento. Para eliminar este efecto debemos cocinarlas.

Gran parte de las contraindicaciones de las castañas desaparecen en el momento de cocerlas o asarlas por lo que recomendamos hacer las castañas al horno o en una sartén.

Ahora que ya conoces las contraindicaciones de las castañas, es hora de que sepas si engordan o no.

¿Las castañas engordan o ayudan a adelgazar?

Ciertamente, las castañas es un fruto seco poco calórico y bajo en grasa en comparación con otros frutos secos.

Los hidratos de carbono que aporta son complejos por lo que se digieren lentamente y tendrás un efecto saciante muy recomendable para aquellas personas que sigan una dieta de perder peso.

Por otro lado, su alto contenido en fibra favorecerá tu tránsito intestinal, regulará la glucosa en sangre y el colesterol.

Después de estos beneficios directamente relacionados con la pérdida de peso podemos decir que las castañas no engordan, al contrario, te ayudarán a perder peso siempre y cuando sigas una dieta equilibrada combinada con ejercicio físico.

¿Cuál es la mejor forma de tomar castañas?

Después de conocer todas las propiedades y beneficios de las castañas es hora de explicarte diferentes formas de tomar este alimento tan nutritivo:

  • Crudas: una de las formas en las cuales se puede aprovechar al máximo cada uno de los nutrientes que tiene es comer castañas crudas, estas solamente se deberán de lavar de forma adecuada para disfrutarlas. Se puede complementar con un poco de sal, limón y chile en polvo.
  • Al sartén: solamente se deberán poner sobre el sartén que tiene que estar precaliente y ahí se deberán tostar, esto con el fin de que vayan tomando el color más oscuro y un sabor más fino.
  • Al horno: la receta es sumamente sencilla, las castañas se deberán sazonar y partir a la mitad para que estas pueden hornearse de forma correcta. Se puede hacer por un periodo de unos 20 a 25 minutos y quedarán listas para comerlas.
Ir arriba