Sandía, conoce sus propiedades, beneficios y contraindicaciones

¿Qué es la sandía?

La sandía es también conocida como síndria, patilla o melón de agua, mientras que su nombre científico es Citrullus lanatus, además es oriunda de África pero se cultiva en todo el mundo. En cuanto a sus aporte calórico, destaca que solo contiene 30 calorías por cada 100 gramos debido a que el 90% es agua.

En cuanto al valor nutricional, la sandía aporta por cada 100 gramos 7,5 gramos de hidratos de carbono, 0,4 gramos de fibra y una larga lista de vitaminas como son la Vitamina A, la C, la D y la K.

En la sandía tampoco faltan aportes minerales como el calcio, cobre, fósforo, hierro, magnesio, potasio,  y sodio aunque en cantidades bastante bajas.

Propiedades y beneficios de la sandía

  • Hidrata el organismo: a través de su extraordinario contenido de agua, así como magnesio y potasio, es una gran fuente de hidratación y repone las pérdidas de sales minerales.
  • Depura el organismo: es excelente para eliminar las toxinas que se encuentran en el organismo debido a su alto contenido de agua y también fibra, incluso funciona como laxante mejorando la función intestinal, así que puede ser una gran aliado para aliviar o evitar el estreñimiento.
  • Favorece la salud de la piel y el cabello: la sandía fortalece el cabello e hidrata la piel, incluso impulsa el desarrollo del colágeno y la elastina.
  • Alivia el cansancio muscular: la sandía relaja los músculos gracias a su aporte de L-citrulina y potasio, permite que recuperen energía y los fortalecen. Esta fruta es excelente para generar alivio luego de actividades físicas intensas.
  • Aumenta el nivel de energía: la sandía puede elevar el nivel de energía incluso hasta en un 25%, como resultado de su contenido de vitamina B6 y magnesio.
  • Ayuda en la pérdida de peso: por su alto contenido de agua, carencia de grasa y pocas calorías.
  • Favorece la salud visual: a través de sus betacarotenos, contribuye a crear los pigmentos de la retina del ojo, además actúa como un escudo frente a la degeneración macular producto del envejecimiento. También reduce el riesgo de sufrir ceguera nocturna y cataratas.
  • Reduce la inflamación: esta propiedad de la patilla es de las mejores, así que puede aliviar la artritis y el reumatismo, así como la diabetes y enfermedades coronarias.
  • Mejora la vida sexual: la L-citrulina estimula la correcta circulación sanguínea en todas las partes del cuerpo, contribuyendo a relajar los vasos sanguíneos, así que la patilla puede mejorar la disfunción eréctil.
  • Disminuye la tensión arterial: gracias a sus poderes diuréticos, también debido a su contenido de potasio, el cual también regula los latidos cardiacos.
  • Beneficia la salud cardiovascular: gracias a su contenido de beta caroteno, licopeno, minerales y vitaminas A, B6 y C relaja los vasos capilares y reduce la inflamación.
  • Previene el cáncer: a través de su efecto antioxidante, así que también previene el envejecimiento y mantiene los tejidos en el mejor estado, también evita la degeneración macular.

Contraindicaciones o efectos secundarios de la sandía


La sandía no genera efectos secundarios siempre y cuando se consuma de forma equilibrada, en el caso contrario si puede generar ciertas molestias, ya que representaría un elevado contenido de licopeno, por ejemplo podría provocar náuseas, diarrea e indigestión.

En suma, el consumo sandía no conviene para las personas que padezcan de molestias estomacales como diarrea, ya que podría empeorarlo por su poder laxante.

¿La sandía ayuda a adelgazar?

Si, la sandía puede apoyar dietas para la pérdida de peso gracias a su alto contenido de agua y por consiguiente poder diurético, también por su baja cantidad de calorías y aporte de L-arginina, cuyo poder es acelerar el metabolismo y facilitar la pérdida de grasa corporal.