Comer sandía por la noche

¿Es malo comer sandía por la noche? Conoce toda la verdad

La sandía es una fruta muy conocida por su sabor dulce y refrescante. Y aunque su cultivo es originario de África es una fruta muy popular en todo el mundo. La temporada de sandía en España empieza desde principios de mayo hasta mediados de septiembre.

La sandía es una de las frutas estrella en verano gracias a su alto contenido en agua que la convierte en una excelente opción para mantenernos hidratados y refrescarnos en los calurosos meses de verano. A continuación te vamos a explicar si es buena comer sandía por la noche.

¿Es bueno comer sandía de noche?

Sí, la sandía es una fruta donde predomina la concentración de agua, que es alrededor del 90% de su peso total. El consumo de esta refrescante fruta aporta una cierta cantidad de vitaminas y minerales como es el caso de vitamina A, B, C, potasio y magnesio.

Además, también incorpora el aporte un pigmento antioxidante denominado licopeno, el cual a través de diversos estudios ha demostrado cierta función cardioprotectora y anticancerígena.

Por ello, el su consumo en su forma natural (sin agregarle azúcar) resulta ser muy beneficioso para la salud. Sin embargo, por regla nutricional básica se recomienda no consumir grandes cantidades de fruta por la noche, para evitar altos picos en la glucemia.

Si quieres comer sandía, sin duda la mejor hora es por la mañana o al mediodía para favorecer que nuestro organismo pueda aprovechar mejor los aporte que nos brinda esta fruta.

En resumen, comer sandía por la noche no es malo (si se consume con moderación) pero es preferible comerla por la mañana o al mediodía para poder quemar durante el resto del día el contenido en azúcares que aporta la sandía (6,2 gramos).

Ahora que ya conoces si es bueno comer sandía por la noche, es hora de que sepas algunas de sus propiedades más destacadas:

Propiedades destacadas de la sandía

La sandía es una de las mejores frutas de consumo para el ser humano, gracias a su bajo contenido en calorías y su alto aporte en agua. Además de brindar beneficios como los siguientes:

Protector contra las enfermedades crónicas

Múltiples estudios experimentales han demostrado el buen aporte de la sandía del carotenoide licopeno, el cual en años anteriores sólo se había asociado al consumo de tomate.

Sin embargo, hoy en día sabemos que la sandía proporciona una excelente fuente de este antioxidante, y que su ingesta alcanza cifras sanguíneas significativas. Así, un consumo regular y balanceado de sandía puede contribuir a prevenir las lesiones degenerativas de ciertas enfermedades como lo son las patologías cardiovasculares, neurodegenerativas y en ciertos tipos de cánceres.

Y aunque en la actualidad se desconoce el mecanismo exacto de este efecto, se plantea que bajas concentraciones de carotenoides inducen un estado de mayor desgaste en las células humanas y por ende se crea una tendencia a la aparición de enfermedades crónicas.

Además, gracias a su buen aporte en antioxidantes como la vitamina A y C, la sandía puede ser un excelente antiinflamatario natural.

Diurético natural

Como la sandía es una fruta donde el 90% de su composición es agua, es una excelente opción para estimular una mayor depuración renal. Pues, al consumir la cantidad recomendada de agua conjuntamente con una ingesta de sandía el cuerpo tendrá una mayor cantidad de agua que eliminar.

Haciendo que exista una tasa de filtración glomerular más acelerada y de forma secundaria una mayor eliminación de sustancia residuales (de desecho) por parte del metabolismo del cuerpo.

Y hasta aquí nuestro artículo de si es bueno comer sandía por la noche. Si quieres más información, consulta nuestro contenido sobre los beneficios y contraindicaciones de la sandía.

Ir arriba