Conoce los beneficios, propiedades y contraindicaciones de la espirulina

¿Qué es la espirulina?

La espirulina es un alga del género Arthrospira y se consume como un suplemento nutricional debido a sus poderes regeneradores, depurativos y estimulantes, así que la espirulina sirve para prevenir y tratar diversas enfermedades. Con respecto a su composición nutricional, por cada 100 gramos aporta 64 gramos de proteínas, 347 gramos de calorías, 1,24 gramos de grasa, 17 gramos de carbohidratos, 3,50 gramos de fibra, minerales y vitaminas y la dosis diaria recomendada es de 500 miligramos al día y para aumentarla debe ser de forma progresiva.

Propiedades y beneficios de la espirulina

  • Fuente de alimentación: debido a su excelente contenido de proteínas completas y su demás conjunto de nutrientes.
  • Aliado de los deportistas: permite la recuperación luego de un esfuerzo intenso e incluso reduce los calambres, gracias a sus antioxidantes, calcio, magnesio y proteínas de fácil absorción.
  • Ayuda a adelgazar: gracias a su alto contenido de ácidos grasos poliinsaturados reduce la grasa, también suprime el apetito e incluso reduce los niveles de colesterol en sangre.
  • Detoxifica: limpia la sangre gracias a su contenido de clorofila.
  • Combate la anemia: la espirulina aumenta la hemoglobina y aumenta la producción de glóbulos rojos, debido a su alto contenido de hierro.
  • Fortalece el cabello y las uñas: hace que estén fuertes y brillantes, incluso evita la caída del cabello, por causa de su contenido de vitaminas del grupo B, minerales y proteínas.
  • Antienvejecimiento: la espirulina puede retardar el envejecimiento de las células gracias a sus poderes antioxidantes y antiinflamatorios.
  • Favorece el sistema nervioso: gracias a su contenido de minerales ayuda a conservar las estructuras de este sistema, también contribuye a producir un neurotransmisor que mantiene la vaina de la mielina beneficiando las funciones neuronales.
  • Función hepatoprotectora: reduce el nivel de lípidos en la sangre y protege el hígado.
  • Apoya la visión: es un gran aliado en casos de degeneración macular o ceguera nocturna, por causa de su aporte de provitamina A y zeaxantina.
  • Beneficia los músculos: especialmente mejora su fuerza y ayuda a recuperar la mejor forma física.
  • Beneficia el sistema inmune: aumenta los niveles de producción de anticuerpos, ofreciendo mayor protección en cuanto a los virus y microbios.
  • Protege el corazón: la espirulina reduce los ataques cardíacos y también la retención de líquidos.
  • Control de la diabetes: regula los niveles de glucosa en la sangre, especialmente en casos de diabetes de tipo 2.

¿Cuál es la mejor forma de tomar espirulina?


Existen diversas opciones para consumir espirulina y aprovechar sus múltiples propiedades y beneficios, estas son:

  • Comprimidos, cápsulas o tabletas: esta es la forma más común de tomar espirulina y también la de mayor practicidad, solo se trata de ingerir la dosis recomendada con agua por ejemplo.
  • Polvo: se puede añadir a diversas preparaciones, por ejemplo en batidos, sopas y tortillas.
  • Líquido y tintura: también se emplea como complemento de la dieta.

Conviene destacar, si se desea bajar de peso, lo mejor es tomar la espirulina 15 o 30 minutos antes de cada comida, ya que genera una sensación de saciedad que hace comer menos. Si el objetivo es tratar algún trastorno o enfermedad, se debe tomar en ayunas, 30 minutos antes de ingerir cualquier tipo de alimento, por último, si la ingesta de la espirulina tiene por objetivo cubrir necesidades nutricionales, lo mejor es sumarla al consumo de batidos verdes.

Contraindicaciones o efectos secundarios de la espirulina

Los lactantes, los niños y las personas que padezcan ciertas enfermedades o alergias deben evitar su consumo.

No todas las personas pueden consumir este alimento diariamente, especialmente las personas con determinadas patologías. Conozca las contraindicaciones de la espirulina, así como los efectos secundarios que puede provocar un consumo excesivo.

Sin embargo, es importante señalar que la espirulina tiene contraindicaciones y puede tener efectos adversos en algunas personas. Por lo tanto, antes de consumir espirulina, asegúrese de que no es perjudicial para su salud y qué dosis debe tomar consultando a su nutricionista y médico.

1. Mujeres embarazadas o en periodo de lactancia

Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia no deben tomar espirulina debido al contenido de yodo y a que puede interferir con la función tiroidea.

Por lo tanto, aunque no se han observado efectos graves, es fundamental que las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia consulten con su médico sobre si pueden o no tomar espirulina.

2. Niños

Tampoco es recomendable dar espirulina a niños pequeños sin consultar previamente al pediatra, ya que los niños tienen un sistema gastrointestinal y hormonal aún frágil y en desarrollo. Por lo tanto, pueden desarrollar alergias o cambios en el metabolismo basal, aumentando innecesariamente el gasto energético.

En este sentido, consulte con su médico y siga siempre las instrucciones del médico para asegurarse de que la inclusión de este alimento en la dieta del niño es segura.

3. Personas con fenilcetonuria

Esta microalga contiene fenilalanina (un aminoácido) en su composición, por lo que está contraindicada en personas con fenilcetonuria, una enfermedad genética que impide el metabolismo de este compuesto.

4. Personas con problemas de tiroides

Los pacientes con problemas de glándula tiroidea, principalmente hipertiroidismo, no deben tomar spirulina, ya que el yodo que contiene puede afectar a la eficacia de la medicación y comprometer el funcionamiento de la glándula tiroidea.

5. Alergia al marisco o yodo

Las personas alérgicas a los mariscos deben tener cuidado al consumir spirulina, ya que también pueden ser alérgicos a esta microalga. Si alguien es alérgico al yodo porque es un mineral que entra en la composición de esta bacteria, también está contraindicado.

6. Enfermedades autoinmunes

Otra de las contraindicaciones de la espirulina está relacionada con las enfermedades autoinmunes, ya que esta «alga» estimula el aumento de la actividad inmunitaria y puede agravar los síntomas de este tipo de enfermedades.

7. Si estás tomando medicamentos (principalmente anticoagulantes

Si está tomando algún medicamento de forma continua o en tratamiento específico, consulte a su médico para ver si el consumo de espirulina puede afectar a su eficacia.

8. Si está tomando algún suplemento / medicamento con yodo

Si está tomando algún suplemento o medicamento que ya contenga yodo, el consumo de spirulina puede estar contraindicado porque puede provocar una sobrecarga de yodo en el organismo, especialmente en la función tiroidea.

Posibles efectos secundarios de la espirulina y factores que deben tenerse en cuenta. Además de las contraindicaciones de la espirulina mencionadas anteriormente, también pueden manifestarse algunos efectos secundarios causados por su uso incorrecto o excesivo, en particular:

  • Malestar digestivo.
  • Náuseas.
  • Estreñimiento.
  • Sed.
  • Erupción y picor.

Si experimenta cualquiera de estos síntomas, suspenda el consumo de espirulina.

Por último, hay que señalar que el consumo de espirulina debe ser muy cuidadoso debido a falsificaciones y contaminaciones del producto, que pueden ser muy perjudiciales para la salud.