Sandía produce diarrea

¿La sandía da diarrea? Conoce si produce diarrea

La Sandia es una fruta tropical con alto contenido de agua (igual o más del 90% de su estructura), muy consumida en verano ya que es muy hidratante.

Al igual que la gran mayoría de frutas aporta muy poco valor energético nutricional al considerarse alimentos hipocalóricos, con una aceptable cantidad de vitaminas y minerales que ofrecer.

En este artículo vas a conocer si la sandía da diarrea.

Composición de la sandia

El 94% de la sandía es agua. Entre los nutrientes que aporta la sandía destacamos el potasio, el sodio y la vitamina C. Un par de porciones de 150 gramos de sandía puede proporcionarnos alrededor del 50% de la vitamina C que se recomienda consumir diariamente. Debes saber que la vitamina C ayuda a formar un tipo de proteína clave en el desarrollo de la piel, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos. Además, la vitamina C favorece hasta en un 300% la absorción del hierro por parte de nuestro organismo.

El sabor dulce típico es producto de la concentración del carbohidrato azucarado tipo fructosa, altamente concentrado en el núcleo de la fruta, en cuanto a la concentración de proteínas esta es mucho más alta en la cascara (de ahí su consistencia dura) pero típicamente esta parte es desechada.

Fibra dietética en la sandia

La presencia de fibra en la fruta hace que el consumo de este tipo de alimentos sea recomendable para aliviar el estreñimiento crónico ya que proporcionan una matriz no digerible que estimula la actividad intestinal y ayuda a mantener los músculos intestinales en forma.

La fibra dietética es la parte comestible de las plantas o hidratos de carbono que son resistentes a la digestión y absorción en el intestino delgado, con fermentación completa o parcial en el intestino grueso, en la sandía se encuentran dos componentes específicos: la celulosa y pectina, los cuales constituyen casi en su totalidad el componente fibroso.

Conoce si es bueno comer sandía por la noche.

¿La sandía da diarrea? Te lo contamos

El consumo de cantidades moderadas de sandia (2 a 3 porciones al día) no suele ser suficiente para llevar a cabo modificaciones gastrointestinales, sin embargo, al consumir cantidades excesivas, y por ende, encontrarse estas fibras en la luz intestinal, se puede generar un efecto osmótico (salida de agua desde las paredes intestinales a la luz) ya que estas fibras no son afectadas por nuestras enzimas digestivas, lo que culminaría en deposiciones liquidas o diarrea franca.

Este efecto indeseable duraría el tiempo en que tarde la fibra no digerible en transitar nuestro aparato digestivo, efecto que estaría acelerado por el proceso ya descrito, así que si llegases a presentar diarrea secundario a un consumo excesivo de sandía, debes saber que es un fenómeno autolimitado y se resolverá por si solo.

Por lo tanto, la afirmación de que la sandía produce diarrea solo es verdad si se hace un consumo excesivo debido a que estaríamos ingiriendo demasiada fibra no digerible.

Bibliografía

  • Arthey, D. y Ashurst, P. R. (1997). Procesado de frutas. Ed. Acribia, S. A, Zaragoza.
  • Belitz, H. D. y Grosch, W. (1997). Química de los alimentos. 2.a edición. Ed. Acribia, S. A, Zaragoza.
  • Código Alimentario Español. Boletin Oficial del Estado. Madrid, 1975.
  • Letang, G. (1997). «Frutas y hortalizas: refrigeración y pérdida de agua». Alimentación, Equipos yTecnología. Abril, 29-36.
  • Leynaud-Rouaud, C., Latour-Raulin, A, Cuq, J. L y Serville, Y. (1997). «Las hortalizas y las frutas». En La alimentación humana. Ed. Bellaterra, Barcelona; 841-893.
  • Moreiras, O., Carbajal, A. y Cabrera, M. L.  (1992). La composición de los alimentos. Ed. Primo Yúfera, E. (1997). Química de los alimentos. Ed. Síntesis, Madrid.
  • Cheftel, J. C., Cheftel, H. y Besançon, P. (1992). Introducción a la bioquímica y tecnología de los alimentos. Vols. I y II. Ed. Acribia, S. A, Zaragoza.
  • Equipo de alimentación de la Universidad J. Liebig de Giessen. (1991). La gran guía de la composición de los alimentos. Ed. Dúplex, Barcelona.
  • Legislación Alimentaria de la Unión Europea. Sección 7. Productos vegetales.
Ir arriba