amaranto beneficios y contraindicaciones

Amaranto: propiedades, beneficios y contraindicaciones

El amaranto es una semilla pequeña que suele ser muy utilizada en la cocina. Algunas personas confunden el amaranto con un cereal, pero, oficialmente, se le considera como un pseudo-cereal. A continuación, te detallamos cuales son los beneficios y contraindicaciones del amaranto.

Por su buen contenido en fibra, uno de los grandes beneficios del amaranto es que su consumo puede ayudar a regular los niveles de colesterol en sangre además de que nos ayudará a perder peso.

Debido a su alto contenido en fibra dietética, una de las contraindicaciones del amaranto es que un consumo excesivo puede generar molestias gastrointestinales como hinchazón, flatulencias e incluso episodios de diarrea.

Valor nutricional del amaranto

Nutrientes Cantidad Por cada 100 gramos
Calorías 371 kcal
Proteínas 13,6 g
Hidratos de Carbono 65,25 g
Fibra 6,7 g
Grasas 7 g (de los cuales solo 1,46 g son grasas saturadas)
Calcio 159 mg
Potasio 508 mg
Fósforo 557 mg
Magnesio 248 mg
Hierro 7,6 mg
Vitamina C 4,2 mg
Sodio 4 mg
Zinc 2,9 mg
Cobre 0,5 mg
Manganeso 3.333 mg
Vitamina B1 0,1 mg
Vitamina B2 0,2 mg
Vitamina B3 0,9 mg
Vitamina B5 1,45 mg
Vitamina B6 0,6 mg
Vitamina E 1,2 mg
Selenio 18,7 μg
Folato 82 μg

Propiedades y Beneficios del amaranto

1. Es rico en nutrientes

El amaranto es un pseudo-cereal con unas cualidades nutricionales excepcionales. Su aporte calórico es medianamente alto, ya que 100 gramos de amaranto ofrecen alrededor de 370 calorías.

Esta semilla es muy variada en cuanto a los macronutrientes indispensables. En el amaranto encontrarás carbohidratos, proteína vegetal de muy buena calidad y grasas. El aporte de proteínas es bastante bueno, ya que una taza de amaranto provee de más de 13 gramos de proteína vegetal.

Además, uno de los grandes beneficios del amaranto es que es denso en micronutrientes y oligoelementos indispensables para la salud. Esta semilla es rica en manganeso, magnesio, fósforo, hierro, selenio, cobre, etc.

De hecho, una taza de amaranto logra cubrir el 105% del requerimiento diario de manganeso, por lo que nos da una idea de su importancia para el sistema nervioso. También cubre el 40% del requerimiento de magnesio, el 36% de las necesidades de fosforo y el 20% de hierro.

2. Antioxidante

beneficios del amarantoEl amaranto es una excelente fuente de compuestos vegetales antioxidantes que destacan por ser beneficiosos para la salud. Entre los antioxidantes más abundantes del amaranto se encuentran algunos ácidos fenólicos como el ácido vanílico, ácido gálico y el ácido p-hidroxibenzoico.

Los antioxidantes son indispensables para la salud humana, ya que combaten los radicales libres y previenen el estrés oxidativo. El estrés oxidativo es considerado uno de los principales factores de riesgo a sufrir de enfermedades crónicas como el cáncer.

Aunque los radicales libres se producen como desechos del metabolismo, su acumulación en el organismo influye negativamente sobre la estructura y función de las células.

Uno de los beneficios del amaranto por su contenido en antioxidantes es que puede ayudar a disminuir el riesgo a sufrir de afecciones cardíacas, diabetes tipo 2, cáncer, Alzheimer, osteoporosis, inflamaciones crónicas, envejecimiento prematuro, etc.

3. Antinflamatorio

Otro de los beneficios del amaranto por sus densidad en compuestos vegetales antioxidantes es que posee cualidades antinflamatorias muy poderosas. Aunque la inflamación es una respuesta natural del sistema inmunológico, puede convertirse en un desencadenante de enfermedades.

Una respuesta inmunitaria desproporcionada es capaz de aumentar considerablemente los niveles de biomarcadores proinflamatorios encontrados en sangre.

De esa manera, aumentan las inflamaciones en todo el organismo y, con ello, el riesgo a desarrollar cáncer, trastornos autoinmunes, diabetes y otros problemas de salud graves.

Sin embargo, los antioxidantes del amaranto parecen ser eficaces para contrarrestar las inflamaciones crónicas y modular la respuesta inmunitaria. De acuerdo a una investigación realiza, esta semilla disminuye los niveles de Inmunoglobulina.

Esta inmunoglobulina forma parte de los anticuerpos encargados de desencadenar la inflamación como respuesta alérgica. De esa manera, al reducir sus niveles en sangre, también disminuye su efecto proinflamatorio.

Esta cualidad antinflamatoria del amaranto también es magnífica para tratar y aliviar padecimientos como la artritis, osteoartritis, psoriasis, etc.

4. Regula los niveles de colesterol en sangre

Otro de los beneficios del amaranto que deberías saber es que parece ser una semilla muy eficaz para regular y disminuir los niveles de colesterol en sangre. Esto puede atribuirse a su densidad en fibra dietética y su contenido en antioxidantes.

La fibra es clave para controlar la cantidad de colesterol o triglicéridos que se encuentran en sangre. Al ingresar al organismo, ésta estimula la cantidad de bilis que se libera en el tracto digestivo y que arrastra el colesterol excesivo fuera del cuerpo.

Además, los antioxidantes contribuyen con este efecto regulador. De esa manera, el amaranto es capaz de reducir los niveles de colesterol LDL hasta en un 22%. Investigaciones realizadas también aseguran que este pseudo-cereal puede incrementar la cantidad de colesterol HDL en sangre.

Es indispensable mantener regulados los niveles de colesterol en sangre, ya que el exceso de esta lipoproteína se acumula en las arterias y desencadena arteriosclerosis, eventos cerebrovasculares, hígado graso no alcohólico, etc.

5. Ayuda a perder peso

propiedades del amarantoPor su buen contenido en fibra y proteína vegetal, uno de los beneficios del amaranto es que puede ayudar con la perdida de peso. La fibra dietética de esta semilla ralentiza todo el proceso de absorción en el intestino, por lo que también afecta el tiempo de vaciado estomacal.

Mientras el tracto gastrointestinal se mantenga lleno, no sentirás hambre, ni ansias por comer. Este efecto es apoyado por la proteína, ya que es un macronutriente muy saciante que disminuye los niveles de la hormona del hambre o grelina.

De esa manera, el consumo de amaranto es capaz de reducir el apetito, disminuir la ingesta calórica diaria y contribuir con la perdida de peso. Al comer amaranto, la fibra y las proteínas producen tal saciedad, que los antojos y ansias por comer disminuyen espontáneamente.

Por ello, el amaranto se utiliza como un alimento útil durante planes de perdida de grasa. Sin embargo, no se recomienda exagerar porque es denso en calorías.

6. Apto para celiacos

El amaranto no tiene gluten, por lo que es una semilla apta para pacientes celíacos. El gluten es una proteína encontrada en muchos cereales, sin embargo, tiende a no ser bien digerida por algunas personas como los pacientes celíacos.

Cuando un paciente celíaco consume un alimento con gluten, se desencadena una respuesta inmune en su organismo que produce inflamación, dolor y malestar. De hecho, puede afectar el buen funcionamiento digestivo.

Por suerte, el amaranto es naturalmente un cereal sin gluten que puede ser consumido sin producir ninguna sintomatología.

7. Excelente fuente de proteína

Uno de los beneficios del amaranto más increíbles es su aporte de proteína vegetal. De hecho, se considera como una alternativa excelente para personas vegetarianos o veganas.

La proteína es vital para el cuerpo, ya que es un macronutriente que estructura cada tejido del cuerpo. Un aumento en el consumo de proteínas ayuda a fortalecer la musculatura, apoya la función cerebral, mejora el ambiente hormonal y, incluso, puede mejorar el estado de ánimo.

También es un nutriente esencial para acelerar el metabolismo porque contribuye con el crecimiento de la masa muscular. Además, es indispensable para promover la recuperación muscular, mejorar el rendimiento físico y prevenir el daño muscular.

8. Fortalece los huesos

Uno de los beneficios del amaranto es que también es muy beneficioso para la salud de los huesos y es debido a su densidad en oligoelementos como el calcio o el zinc. El calcio destaca por ser un nutriente indispensable para los huesos porque revisten el tejido y le confiere robustez.

De hecho, el calcio forma parte importante de la densidad mineral ósea que le brinda flexibilidad, robustez y dureza al hueso. Sin esta capa protectora, aumentan las posibilidades a sufrir de fracturas o desarrollar con mayor facilidad osteoporosis.

El amaranto también aporta otros minerales vitales para el hueso como el manganeso, fosforo, zinc, etc. Cada uno de estos micronutrientes son necesarios para el crecimiento del hueso, el fortalecimiento del mismo y la prevención de fracturas.

9. Mejora la digestión

El amaranto es muy rico en fibra dietética que, sin duda, mejora la digestión y la salud gastrointestinal. La fibra es necesaria para mejorar el transito intestinal y brindarle regularidad a todo el sistema.

Parte de la fibra les brinda textura y volumen a las heces, de manera que combate el estreñimiento y aumenta la cantidad de veces que vas al baño. Esto también ayuda a eliminar las toxinas que se acumulan en el tracto gastrointestinal y que pueden afectar su funcionamiento.

Además, se ha demostrado que la fibra refuerza la microflora intestinal, aumenta la inmunidad, disminuye la inflamación del sistema y combate la aparición de enfermedades como el síndrome del intestino permeable.

Ahora que ya sabes los beneficios del amaranto, te vamos a explicar todas las contraindicaciones del amaranto.

Contraindicaciones del amaranto

1. Alergias

contraindicaciones del amarantoNo es común que el amaranto desencadene reacciones alérgicas, sin embargo, puede suceder en una pequeña parte de la población. Entre las contraindicaciones del amaranto si lo consume una persona alérgica es que genera síntomas comunes como la hinchazón de la lengua, urticaria, hormigueo en la boca, dificultad para respirar, etc.

En caso de que seas alérgico, debes evitar por completo el consumo de esta semilla. Además, mujeres embarazadas que nunca han ingerido amaranto deben evitarlo por completo debido a estas alergias.

2. Síntomas gastrointestinales

La fibra es maravillosa para la salud digestiva, pero su consumo excesivo puede provocar molestos síntomas gastrointestinales. Una de las contraindicaciones del amaranto si se consume en exceso es que puede provocar diarrea, estreñimiento, gases intestinales, dolor abdominal, etc.

Debido a su densidad en fibra dietética, es recomendable incorporarlo poco a poco a la dieta, especialmente en personas que no acostumbran a ingerir fibra con regularidad.

¿Cuál es la mejor forma de tomar el amaranto?

Como se dijo desde un principio, el amaranto pertenece a la familia de los pseudocereales,  por lo que su uso en la cocina es muy variado. Puede consumirse: como tostada, hervida, en forma de harina o germinada. Así como también, puede ser usada en comidas dulces o saladas.

Es importante, que tengas en cuenta que este cereal, tiene un sabor muy marcado. Por lo que si quiere suavizarlo, es recomendable mezclarlo con otros cereales o legumbres.

Cocido

  • Si la quiere tomar cocida, debes cocinar una taza de semillas en dos tazas y media de agua aproximadamente, la mantienes tapada. Por supuesto, si no lo ha puesto en remojo antes.
  • Mientras esté en ese proceso puedes colocarle cebolla o un tallo de apio, para que tenga mejor sabor.
  • Cuando ya los amarantos hayan absorbido el agua, lo retiras del fuego y dejas que repose por 10 minutos.
  • Luego podrás usarlo en las comidas, como rellenar las berenjenas, calabacines o tomates, entre otros. También puede condimentarlas con pimienta negra, mostaza, cilantro, laurel, ajo, entre otros.

Tipo tostadas, pero más como palomitas

  • Coloca una olla con fondo grueso al fuego sin aceite. Déjalo que caliente un poco. Añade un poco de semillas de amarantos, como una o dos cucharadas.
  • No deben quemarse, pero sí saltar. Tápalas, colócalas fueras del fuego, agarras la olla y la agitas hasta que se abran como las palomitas.
  • Comerlas de este modo es único, porque adquiere un sabor suave y agradable para el paladar.

Amarantos germinados

  • Los amarantos tienen pequeños brotes largos como la alfalfa. Algo que les permite ser usadas en salteados de hortalizas, relleno de bocadillos, cereales, entre otros. Esto le dará frescura a las ensaladas.

Harina de amaranto

  • Puedes convertir la semilla en harina en una procesadora de alimentos.

Recetas dulces

  • Como barras energéticas, tunas con miel y amarantos. En México, su dulce típico se llama Alegría, que contiene amarantos, semillas, miel, legumbres y frutos secos.
Ir arriba