Amaranto: propiedades, beneficios y contraindicaciones

En los últimos años muchos son los alimentos que se han ido sumando a la gastronomía, algo que ha hecho que las personas tengan una mejor relación con la comida al saber cómo pueden consumir proteínas, arroz, cereales y ahora pseudocereales, como el amaranto de una mejor manera.

¿Te sorprende, cierto? Pero la verdad es que así como hay personas que comen comidas chatarras y frituras, algo que hace daño al cuerpo y la salud. También hay una gran cantidad de seres humanos que quiere ingerir comidas sanas y saludables.

¿Qué es el amaranto?

Pertenece a las familias de los pseudocereales, serie de semillas de diferentes plantas y contiene un gran valor nutritivo.

Es comúnmente usado en la comida tradicional mexicana. Por tener mayor presencia en los países tropicales de Centroamérica.

Es muy parecido a la quínoa, con la única diferencia de que este última es considerada un grano integral.

Propiedades y Beneficios del amaranto

  • Buena cantidad de proteínas vegetal: Contiene un 13,6 por ciento de proteínas. Por lo que aporta más que el arroz integral, el trigo y el alforfón.Asimismo, cuenta con todos los aminoácidos (la base de la proteína), de la mejor forma para que el cuerpo las asimile.
  • No contiene gluten: Tiene un 59 por ciento de hidratos de carbono, algo que lo hace uno de los principales ingredientes de este pseudocereal, razón por la que se encuentra en forma de almidón, reserva de alimento para los vegetales.Motivo por la que no tienen gluten, conjunto de proteínas que poseen un pequeño tamaño.
  • Muchas más fibras que los cereales: Tiene un contenido de cifra de 6,7 por ciento, por lo que ayuda a que las funciones del intestino trabaje de buena manera.
  • Rico en minerales: Al tener que contar con grandes cantidades de minerales como el hierro, zinc y selenio. Además de oligoelementos, indispensable para el buen funcionamiento del metabolismo.
  • Escualeno Antioxidantes: El escualenos, es una sustancia antioxidante, evita el daño de las células.
  • Buen rendimiento físico y mental: Es ideal para las personas que tienen un elevado desgaste físico, estudiantes e intelectuales. Por contener hidratos de carbonos complejos, fibra vegetal, proteínas y un bajo índice glucémico. Esto último también significa que no afecta a los diabéticos.
  • Excelente para el corazón: El amaranto ayuda a bajar el colesterol, gracias a su efecto antioxidante y grasas poliinsaturadas. La cual es saludable y el beta sitosterol (sustancia que se encuentra en las plantas).
  • Trata el agrandamiento de la próstata: Los antioxidantes y el beta sitosterol, son excelentes para tratar casos de hiperplasia benigna de la próstata, mejor conocido como agrandamiento de la próstata.
  • Fortalece más los huesos: Minerales como el calcio, el magnesio y el fósforo, ayuda a fortificar el sistema óseo, por lo que evita y protege la osteoporosis.
  • Estimula al sistema inmunitario: El hierro, es otro de los minerales que ayuda a fortalecer el sistema inmunitario.

¿Cuál es la mejor forma de tomar el amaranto?

Como se dijo desde un principio, el amaranto pertenece a la familia de los pseudocereales,  por lo que su uso en la cocina es muy variado. Puede consumirse: como tostada, hervida, en forma de harina o germinada. Así como también, puede ser usada en comidas dulces o saladas.

Es importante, que tengas en cuenta que este cereal, tiene un sabor muy marcado. Por lo que si quiere suavizarlo, es recomendable mezclarlo con otros cereales o legumbres.

Cocido

  • Si la quiere tomar cocida, debes cocinar una taza de semillas en dos tazas y media de agua aproximadamente, la mantienes tapada. Por supuesto, si no lo ha puesto en remojo antes.
  • Mientras esté en ese proceso puedes colocarle cebolla o un tallo de apio, para que tenga mejor sabor.
  • Cuando ya los amarantos hayan absorbido el agua, lo retiras del fuego y dejas que repose por 10 minutos.
  • Luego podrás usarlo en las comidas, como rellenar las berenjenas, calabacines o tomates, entre otros. También puede condimentarlas con pimienta negra, mostaza, cilantro, laurel, ajo, entre otros.

Tipo tostadas, pero más como palomitas

  • Coloca una olla con fondo grueso al fuego sin aceite. Déjalo que caliente un poco. Añade un poco de semillas de amarantos, como una o dos cucharadas.
  • No deben quemarse, pero sí saltar. Tápalas, colócalas fueras del fuego, agarras la olla y la agitas hasta que se abran como las palomitas.
  • Comerlas de este modo es único, porque adquiere un sabor suave y agradable para el paladar.

Amarantos germinados

  • Los amarantos tienen pequeños brotes largos como la alfalfa. Algo que les permite ser usadas en salteados de hortalizas, relleno de bocadillos, cereales, entre otros. Esto le dará frescura a las ensaladas.

Harina de amaranto

  • Puedes convertir la semilla en harina en una procesadora de alimentos.

Recetas dulces

  • Como barras energéticas, tunas con miel y amarantos. En México, su dulce típico se llama Alegría, que contiene amarantos, semillas, miel, legumbres y frutos secos.

Contraindicaciones o efectos secundarios del amaranto

  • No es recomendable que la consuman con frecuencia las personas con colon irritable, trastorno intestinal que causa dolores, gases diarreas.
  • Tampoco debe ingerirse en exceso, ya que puede causar cólicos.

El amaranto tiene un valor nutricional muy rico en proteínas y fibras, algo que la hace ideal para ayudar a bajar esos kilitos que la persona tiene de más. Por lo que lo puedes usar no solo en las comidas como se indicó anteriormente. Sino también en té de esta semilla, licuados de amarantos con linaza y mucho más.

Pero recuerda todo en exceso, es malo. Así que antes de aplicarla a tu dieta alimenticia, lo mejor es que consultes con tu nutricionista, experto o asesor con respectos a la alimentación. Para que así te puede indicar si la puedes tomar y cuál es la mejor manera incluirla.

La semilla de amarantos la puedes conseguir en tiendas online. Pero si lo que quieres es una planta fresca este pseudocereal, puedes encontrarla en tiendas que vendan productos naturales.