Granada estriñe o es buena para el estreñimiento

¿La granada estriñe o es buena para el estreñimiento?

El estreñimiento puede clasificarse como crónico o crónico funcional y debe ser separado del diagnóstico de síndrome de intestino irritable. En líneas generales, el estreñimiento crónico se caracteriza por la dificultad para defecar que puede extenderse por lo menos durante dos semanas y que provoca malestar en el paciente. Por otra parte, el estreñimiento crónico funcional, es un concepto más general, a que puede estar asociado a otros trastornos que no dan evidencias de un problema que pueda explicar la causa de la dificultad para defecar.

Lo cierto, es que el estreñimiento, puede mejorar con la intervención de diferentes profesionales de la salud, como gastroenterólogos y nutricionistas. Ya que la alimentación juega un papel importante, junto con el consumo de agua, la actividad física y el manejo del estrés. En este sentido, las frutas son reconocidas por su aporte de fibra en la lucha contra el estreñimiento como es el caso de la granada, aunque también dos estudios en laboratorio demostraron su capacidad para controlar la diarrea.

Por lo tanto, a la pregunta si la granada estriñe o es buena para el estreñimiento la respuesta es que la granada es buena para el estreñimiento gracias a su buen contenido en agua (aproximadamente el 80%) y fibra (4 g).

Propiedades destacadas de la Granada

La temporada de la granada es entre septiembre y noviembre. Esta fruta se caracteriza por estar compuesta por vitamina C y del grupo B, así como potasio. Además, tiene un aporte energético bajo y polifenoles, populares por su capacidad antioxidante. Dentro de los beneficios de consumir granada se encuentran:

Reduce la presión arterial y los niveles de colesterol

Entre los beneficios de la granada destaca su capacidad para reducir la presión arterial alta y esto es debido a su buen aporte en potasio (236 mg). El potasio en un mineral clave para el sistema cardiovascular ya que actúa como un vasodilatador que ayuda a reducir la presión arterial alta. Además, su aporte en este mineral favorece la excreción de sodio del organismo, otro mineral que aumenta la presión arterial.

Además, el gran contenido en agua, fibra y ácido punícico convierten a la granada en un excelente alimento para reducir los niveles de colesterol LDL y triglicéridos en sangre. La reducción de colesterol LDL y triglicéridos podría reducir el riesgo a sufrir enfermedades cardiovasculares como la arterosclerosis.

Frena el envejecimiento y ayuda a tu salud ósea

Gracias a su buen contenido en antioxidantes como la vitamina C y E, otro de los beneficios de la granada es que su consumo podría reducir el envejecimiento. Estas dos vitaminas son ideales para ayudar a proteger nuestras células del daño causado por los radicales libres, uno de los grandes motivos del envejecimiento. También debes saber que la vitamina E ayuda a tener un sistema inmunitario fuerte para poder combatir contra bacterias y virus.

Además, su buen aporte en calcio y vitamina K ayuda a tener una salud ósea óptima. Tanto el calcio como la vitamina K son minerales que ayudan a mantener nuestros huesos fuertes y sanos reduciendo el riesgo de sufrir fracturas. La vitamina K es excelente para tener una correcta coagulación sanguínea que reducirá el riesgo de sufrir hemorragias además de favorecer una rápida cicatrización de heridas.

Y hasta aquí nuestro artículo donde te hemos explicado si la granada estriñe o es buena para el estreñimiento. Si quieres saber más sobre esta fruta, te recomendamos leer nuestro contenido donde informamos de todos los beneficios y contraindicaciones de la granada.

Referencias consultadas

Calín, A y Carbonell, A. (2012). La granada y sus productos derivados: Propiedades beneficiosas para la salud. Editorial Académica Española.

Gaspar, T. et al. (2018). La alimentación española: características nutricionales de los principales alimentos de nuestra dieta. 2da ed. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Madrid.

Ortega, E y Barroso, D. (2013). Estreñimiento. Rev Pediatr Aten Primaria. 15 (23). Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1139-76322013000300007

Ir arriba