Brócoli da gases

¿El Brócoli da gases? Conoce toda la verdad

Seguramente de niño te habrán obligado a comer Brócoli, bajo la promesa de su alto valor nutritivo, cosa en líneas generales es completamente verdad, pero, ¿ el brócoli da gases?

Propiedades y perfil nutricional del brócoli

Antes de explicarte si el brócoli produce gases te vamos a informar brevemente su perfil nutricional y sus principales propiedades.

En cuanto a su perfil nutricional, esta hortaliza tan saludable que deberías incorporar en tu dieta es una gran fuente de vitaminas entre las que destaca la vitamina C (89 mg) y su aporte en vitamina K (101 μg). Además, es una excelente fuente de minerales como el potasio (316 mg), fósforo (66 mg) y calcio (47 mg). En menor medida también aporta sodio (33 mg) y Magnesio (21 mg). También debes saber que una porción de 100 gramos te aportará el 100% de la necesidad diaria de vitamina C.

Una de las propiedades del brócoli por su alto contenido en antioxidantes es que es un excelente antinflamatorio natural por lo que es excelente para aliviar los dolores por inflamaciones como las producidas por la artritis reumatoide, la osteoporosis, la psoriasis… También es un buen alimento para mejorar la sensibilidad a la insulina y puede prevenir el padecimiento de enfermedades como la diabetes tipo 2.

Por su buen contenido en antioxidantes, fibra y agua, otro de los beneficios del brócoli es que su consumo favorece a tu salud cardiovascular ya que contribuye a reducir los niveles de colesterol en sangre. Además, por su contenido en fibra, también estimula la digestión reduciendo el riesgo de sufrir estreñimiento.

Ahora que ya conoces un poco más a esta hortaliza es hora de contestar a la pregunta de si el brócoli da gases. También puedes saber si el brócoli produce diarrea.

¿El brócoli da gases?

Es por su alto contenido de hidratos de carbono complejos difíciles de digerir (fibra de la dieta) que se desencadena procesos de fermentación intestinal por parte de la microbiota local (colonias de bacterias comensales que se encuentra en nuestro intestino) con la formación de gases en nuestros intestinos y por consiguiente la expulsión de los mismos (flatulencias o gases).

Como se dijo anteriormente, una porción de brócoli posee 2,5 gramos de fibra dietética, por lo que necesitaras de una gran porción o una porción primaria en la dieta para generar una cantidad de gases suficiente para ser un problema.

Si solamente lo utilizas como acompañamiento podrás aprovechar su alto contenido vitamínico y mineral sin padecer este molesto efecto secundario.

A la pregunta de si el brócoli da gases la respuesta es si, pero no los suficientes para ser un problema a no ser que los consumas en exceso ya que en ese caso si podría suponer un problema que causara dolor abdominal e hinchazón.

Verdadero efecto adverso, ¿alimento bociógeno?

La col, la coliflor, las coles de bruselas, la col rizada, los nabos y el brécol o brócoli tienen una proporción considerable de glucosinolatos, compuestos sulfurados con estructura de tioglucósidos que actúan como bociógenos, ya que por hidrólisis dan lugar a compuestos como la 5-vinil-oxazolidintiona, que impide la fijación del yodo a la glándula tiroides, por lo que no se recomienda su consumo en pacientes con patologías tiroideas o con muy bajo contenido de yodo en la dieta (principal causa de aparición de bocio en el mundo).

Si quieres conocer más sobre esta hortaliza, te invitamos a leer nuestro artículo sobre los beneficios y contraindicaciones del brócoli.

Bibliografia

  • Arthey, D. y Dennis, C. (1992). Procesado de hortalizas. Ed. Acribia. Zaragoza.
  • Belitz, H. y Grosch, W. (1997). Química de los alimentos. Ed. Acribia, Zaragoza.
  • Fennema, O. (1992). Química de los alimentos. Ed. Acribia. Zaragoza.
  • Fox, B. y Cameron, A. (1992). Ciencia de los alimentos, nutrición y salud. Ed. Limusa. México.
  • Gould, G. W. (1992). New methods of food preservation. Ed. Blackie Academic Professional. London.
  • Hawthorn, J. (1983). Fundamentos de ciencia de los alimentos. Ed. Acribia. Zaragoza. Legislación Alimentaria.
  • Primo Yúfera, E. (1998). Química de los Alimentos. Ed. Síntesis, Madrid.
  • Roberts, H. (1986). Sanidad alimentaria. Ed. Acribia, Zaragoza.
  • Wiley, R. (1997). Frutas y hortalizas mínimamente procesadas y refrigeradas. Ed. Acribia, Zaragoza.
Ir arriba