Rábano – Conoce sus propiedades, beneficios y contraindicaciones

El rábano es una hortaliza con sabor picante e intenso y textura crujiente así que aporta un toque único a las comidas, además hay varios tipos, así que se pueden encontrar rábanos rojos, morados, blancos, negro y hasta verdes.

El rábano tiene un índice glucémico bajo (15) y solo aporta 17 calorías por cada 100 gramos debido a su alto contenido en agua (95%) por lo que lo convierten en un alimento perfecto para incluir en una dieta para bajar de peso.

De su valor nutricional, podríamos destacar su contenido en sodio (59mg), en calcio (34 mg) y en yodo (16 µg).

Valor nutricional del rábano

Nutrientes Cantidad Por cada 100 gramos
Calorías 17 kcal
Hidratos de Carbono 3 g
Proteínas 1 g
Potasio 240 mg
Sodio 59 mg
Calcio 34 mg
Fósforo 31 mg
Vitamina C 20 mg
Yodo 16 µg

Propiedades y beneficios del rábano

  • Cuida la salud de la piel: gracias a su aporte de vitamina C, vitaminas del grupo B, fósforo y zinc, así que mantiene el correcto nivel de humedad y también actúa como limpiador facial, además de que beneficia la síntesis del colágeno.
  • Funciona como diurético: gran parte de la composición de esta hortaliza es agua, así que además de hidratar el organismo es diurético, así que contribuye a la eliminación de las toxinas.
  • Es digestivo: el rábano además de beneficiar el sistema digestivo gracias a su contenido de fibra facilitando el tránsito intestinal, también lo hace con los riñones.
  • Ayuda para adelgazar: gracias a su aporte de fibra produce sensación de saciedad, esto permite al mismo tiempo reducir el apetito y comer menos para bajar de peso, además tiene muy poco contenido de hidratos de carbono.
  • Protege el hígado: gracias a su contenido de glucosinolatos protegen el hígado así como la vesícula biliar, ya que la desintoxica y aumenta la producción de bilis.
  • Previene infecciones en el tracto urinario: gracias a sus cualidades antibacterianas y a su poder diurético.
  • Beneficia el sistema inmunológico: gracias a su estupendo contenido de vitamina C que actúa como antioxidante, así que previene los resfriados además que alivian la congestión y hacen las veces de expectorantes, esta cualidad también hace del rábano una perfecta cura para el asma, la bronquitis y la sinusitis. En suma el rábano ofrece un escudo ante virus y bacterias.
  • Aliado de la salud cardiovascular: gracias a su contenido de potasio regula la tensión arterial y en consecuencia beneficia el corazón, esto también se debe a sus flavonoides que aportan tonalidad y protegen las venas y arterias, evitando que se endurezcan.
  • Apoya el sistema circulatorio: el rábano apoya el sistema circulatorio en general, pero destaca su papel en cuanto a la protección de los glóbulos rojos para facilitar el transporte de oxígeno en la sangre.
  • Alivia el hipertiroidismo: gracias a su contenido de yodo, así que no se recomienda para quienes sufren hipotiroidismo.
  • Ayuda a prevenir el cáncer: especialmente de estómago y colon gracias a sus glucosinolatos que limpian estos órganos.

Formas de incorporar rábano en tus comidas

El rábano tiene un sabor y textura muy especial, incluso su color lo hace realmente apetecible y aunque generalmente se emplea como ingrediente de ensaladas o se procesa para obtener juego, el rábano puede ser la base de otras deliciosas recetas, las cuales se pueden disfrutar a toda hora, desde almuerzos saludables hasta meriendas y cenas ligeras, a continuación algunas de las mejores recetas:

  • Ensalada de rábanos: lavar los rábanos y espinacas baby, cortar y poner en un recipiente, sumar espinacas, cebolla y pepinillos en vinagre, luego sal, pimienta y ralladura de limón. Por último mezclar aceite de oliva, sal de soja y vinagre balsámico y añadir.
  • Rábanos al horno: lavar y cortar los rábanos, mezclarlos con aceite de oliva y sal. Cubrir una bandeja con aceite y poner los rábanos formando una sola capa, preferiblemente con el lado cortado hacia abajo y luego hornear durante 25 minutos con el horno precalentado.
  • Rábanos asados: lavar y pelar los rábanos, poner en una fuente y salpimentar, rociar con aceite de oliva, vino blanco y ralladura de limón. Poner romero, sal y dientes de ajo, luego hornear 25 o 30 minutos en horno precalentado a 200 grados.
  • Sandwich de rábano, aguacate y arveja: triturar el aguacate hasta formar un puré y poner sobre el pan con el rábano picado, también queso cabra y arvejas crujientes, cubrir con otra rebanada de pan.

Contraindicaciones o efectos secundarios del rábano

El consumo de rábano debe ser moderado en los siguientes casos:

  • Personas que padezcan problemas de hipotiroidismo o bocio.
  • Aquellas personas que padezcan gastritis.
  • Personas que tengan una úlcera gastroduodenal.
  • Un consumo excesivo de rábano podría obligar a nuestro cuerpo a perder exceso de agua debido a sus propiedades diuréticas que podría causarnos problemas de deshidratación si no nos hidratamos bien.
  • Deben de tener un consumo moderado de rábano aquellas personas que tengan la presión arterial baja debido a que el rábano es un gran regulador de la presión arterial y podríamos sufrir hipotensión.
  • Debido a su contenido en azufre, el consumo de rábano podría generar flatulencias.