Diente de león – Conoce sus propiedades, beneficios y contraindicaciones

El diente de león también llamado achicoria amarga o meacamas y pertenece a la familia de las asteráceas, su nombre científico es Taraxacum Officinale y es nativa de Europa y América del norte, se caracteriza tener hojas dentadas y flor amarilla, cuyos pétalos son reemplazados luego por hebras blancas que se sueltan con el viento.

Además, esta planta se reproduce con gran facilidad, especialmente en áreas rurales, caminos y pastizales y por ello algunos la identifican como mala hierba, aunque también es cultivada para su consumo como verdura, gracias a su contenido nutricional, incluye vitaminas, minerales, flavonoides, ácido oleico y linoleico. Como resultado, el diente de león es diurético con un excelente poder depurativo, entre otros beneficios.

Una de las contraindicaciones del diente de león es que no está recomendada en personas que sufran problemas en la vesícula.

Propiedades y beneficios del diente de león

  • Gran aporte de nutrientes: el diente de león es fuente de vitamina C y de beta caroteno, la cual se convierte en vitamina A dentro del hígado. También brinda minerales como el hierro, calcio, potasio, fósforo y zinc, incluso equilibra los niveles de potasio y sodio en el organismo. También ofrece fibra y más proteínas que las espinacas.
  • Fuente de fibra: el diente de león a través de su fibra contribuye a los movimientos intestinales.
  • Ayuda a la pérdida de peso: esto gracias a sus cualidades diuréticas, así que ayuda a eliminar líquido y la sensación de hinchazón.
  • Beneficia el aparato digestivo: gracias a que eleva la producción de bilis y alivia los trastornos gástricos, también estimula el apetito en personas en estado de convalecencia y funciona como un laxante suave, también es ideal en casos de indigestión y flatulencias.
  • Combate la anemia: debido a la gran cantidad de hierro, vitaminas y proteínas presente en sus hojas, las cuales conforman la hemoglobina, así como los glóbulos rojos y otros elementos de la sangre. También es estupendo para la recuperación luego de periodos de fatiga.
  • Protege la piel: el diente de león protege la piel de los daños UVB y también alivia diversos problemas cutáneos, gracias a su capacidad antiinflamatoria y cicatrizante, por esto es ideal para tratar la psoriasis, alergias, el acné, curar heridas y regenerar la piel.
  • Regula el metabolismo: esto ya que el diente de león se conforma de compuestos bioactivos y nutrientes, logrando el control de los niveles de azúcar, los niveles de glucosa y de colesterol, además que estimula la insulina y disminuye la absorción de grasas, de esta manera logra regular el metabolismo.
  • Previene infecciones: esta planta tiene propiedades antimicrobianas y antivirales, así que puede combatir virus y bacterias dañinas.
  • Cuida la salud ocular: gracias a su contenido de vitamina A, helenina y betacarotenos, es excelente para proteger la vista, especialmente se recomienda para personas con ceguera nocturna o riesgos de deformación macular.
  • Apoya el riñón: el diente de león tiene una gran capacidad diurética que evita la retención de líquidos, además purifica el riñón, evita infecciones urinarias y también los cálculos. Incluso se recomienda para la artritis reumatoide y la gota por sus capacidades antiinflamatorias.
  • Protege el hígado: ya que ayuda a eliminar todas las toxinas que se puedan acumular en el organismo, también contribuye a su correcto funcionamiento y previene su inflamación.
  • Fortalece los huesos: esto gracias a su contenido de calcio, vitamina C y luteolina, estos protegen el sistema óseo del daño o el deterioro que se produce con la edad.
  • Mejora la circulación: ya que tiene antioxidantes que frenan los radicales libres y protegen la salud arterial, además ayuda a la reducción de los niveles de colesterol.
  • Regula la presión arterial: gracias a sus estupendos poderes diuréticos, pues esta planta eleva la micción en cantidad y en frecuencia.
  • Aliado para la diabetes: la raíz de esta planta tiene azúcares que son fáciles de digerir, siendo una gran opción para pacientes con diabetes. De hecho, investigaciones recientes han señalado que los componentes de esta planta pueden optimizar la secreción de insulina y con ello mejorar la absorción de la glucosa.

Como tomar diente de león

Para aprovechar todas las propiedades y beneficios del diente de león, existen diversas opciones, ajustándose así a las preferencias de cada persona, se trata de:

  • Infusión: es la forma más común de tomar diente de león y recibir todas sus propiedades y beneficios, solo hace falta hervir una taza de agua y cuando llegue al punto de ebullición, agregar 1 cucharada de sus hojas y dejar reposar y luego tomar entre 2 y 3 tazas al día.
  • Cápsulas: es una de las opciones más prácticas para aprovechar esta planta, se pueden encontrar en herbolarios y tiendas especializadas y la dosis recomendada suele ser 2 cápsulas con cada comida, aunque lo mejor es seguir las indicaciones del envase o producto, ya que puede variar.
  • Extracto: se trata de la tintura de la planta, solo hace falta agregar algunas gotas, aproximadamente entre 1 y 2 cucharadas a un vaso con agua o si se prefiere algún zumo natural.

Cabe destacar, el diente de león también se puede aplicar por la vía tópica a través de cataplasmas con sus hojas. De igual manera, se pueden consumir sus hojas, flores y tallos tanto en su forma natural como cocidos, por ejemplo las hojas se suelen añadir a las ensaladas, las flores a diversas preparaciones, incluso se utilizan para preparar vino y sus raíces tostadas suelen ser utilizadas como reemplazo del café.

¿Quienes no deben tomar diente de león

  • Personas con problemas en la vesícula
  • Personas que sigan un tratamiento médico deben consultar a su médico.
  • Personas que tomen diuréticos

Contraindicaciones del diente de león

A pesar de que el diente de león es una planta sumamente beneficiosa para el organismo, si se consume en demasía, puede generar ciertos efectos adversos que a continuación conocerás:

  • Una de las contraindicaciones del diente de león es que no se debe tomar bajo ningún concepto si se están tomando medicamentos antiácidos o para la reducción de jugos gástricos.
  • En caso de sufrir problemas biliares debe consultar a un médico antes de consumir diente de león.
  • Debido a ciertas sustancias amargas que contiene esta planta, otra de las contraindicaciones del diente de león es que puede causar molestias gástricas e hiperacidez.
  • Si está siguiendo cualquier tratamiento con medicamentos recomendamos consultar con su médico si puede tomar diente de león ya que podría aumentar el efecto de diuréticos, anticoagulantes y ortos medicamentos.
  • Otra de las contraindicaciones del diente de león es que no se debe consumir en caso de padecer litiasis biliar (piedras en los conductos biliares o en la vesícula) ya que podría empeorar.

En resumen, esta planta está contraindicada en ciertos casos, el diente de león no debe ser consumido por niños, ya que les puede generar intoxicación, tampoco se recomienda para mujeres embarazadas y en periodo de lactancia y para personas que padezcan de problemas de la vesícula y cálculos biliares.

Los pacientes que sigan tratamientos con fines diuréticos tampoco deben consumir esta planta, al igual que quienes están bajo tratamientos con insulina o litio o fármacos para reducir los niveles de glucosa en sangre, ya que podría generar efectos adversos.