Semillas de lino: propiedades, beneficios y contraindicaciones

Las semillas de lino también se conocen como linaza y provienen de una planta perteneciente a la familia de las liláceas y suelen ser utilizada para producir harina y aceite. Asimismo, estas semillas tienen un contenido nutricional fantástico, aportan glúcidos, fibra, lípidos, proteínas, sales minerales, hierro y calcio, incluso es la fuente natural de Omega 3 más fácil de consumir, esto hace que protejan el sistema cardiovascular, entre otro conjunto de amplios beneficios.

Uno de los beneficios de las semillas de lino más conocidos es que son un excelente alimento contra el estreñimiento debido a su alto contenido en fibra y sus propiedades diuréticas.

Uno de las contraindiaciones de las semillas de lino si las consumimos en exceso (más de 30 gramos al día) es que podríamos sufrir fuertes episodios de diarrea debido a su gran efecto laxante.

Valor nutricional de las semillas de lino

Nutrientes Cantidad Por cada 100 gramos
Calorías 570 kcal
Proteínas 18 g
Grasas 42 g (de las cuales solo 3,5 gramos de grasas saturadas)
Hidratos de carbono 29 g
Fibra 27 g
Potasio 813 mg
Fósforo 640 mg
Magnesio 393 mg
Calcio 255 mg
Sodio 30 mg
Hierro 6 mg
Folato 87 ug
Selenio 25,5 ug
Zinc 4,5 ug

Propiedades y beneficios de las semillas de lino

  • Excelente poder nutricional: las semillas de lino son fuente de ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y omega 6. También contienen vitamina E y vitaminas del grupo B y entre su aporte de minerales se encuentran calcio, hierro, potasio, magnesio, zinc, yodo, fósforo, cobre y silicio.
  • Fuente de Omega 3: esta es una de las cualidades más destacadas de la linaza, son la mayor fuente vegetal de ácidos grasos poliinsaturados esenciales Omega 3, los cuales el cuerpo no es capaz de fabricar pero los necesita para su correcto funcionamiento, por ejemplo, participa en el funcionamiento cardiovascular, endocrino, inmunitario y pulmonar.
  • Favorecen la digestión: las enzimas digestivas y la fibra de estas semillas, mejoran el  tránsito intestinal evitando el estreñimiento, sus mucílagos crean una pasta que incrementa el volumen de las heces acelerando su movimiento en el intestino. También limpian el intestino de cualquier elemento nocivo que pueda afectar la microbiota.
  • Ayudan a la pérdida de peso: gracias a su gran aporte de fibra soluble, generan sensación de saciedad evitando la necesidad de comer de más, así que son grandes aliadas para la pérdida de peso.
  • Protegen la piel, el cabello y las uñas: a través de su contenido de omega 3, las semillas de lino pueden aliviar problemas como la psoriasis, junto a esto hidrata la piel, el cabello y las uñas, haciéndolos más saludables.
  • Previenen los síntomas de la menopausia: la linaza reduce el climaterio y demás molestias propias de esta etapa como cambios de humor, pérdida de la libido, todo gracias a su contenido de flavonoides. Además se asocia a la prevención de enfermedades en el sistema reproductor femenino.
  • Apoyo para las mujeres embarazadas: la linaza a través de su composición de fitoquímicos, puede equilibrar la carga hormonal, con mayor énfasis en las mujeres, así que su consumo es aconsejado para elevar la fertilidad.
  • Aumentan la formación de masa muscular: a través de su aporte de proteínas de origen vegetal, incluso contribuye a la rápida recuperación muscular.
  • Combaten los radicales libres: a través de sus fitoquímicos denominados lignanos, así que estas semillas funcionan como excelentes antioxidantes.
  • Regulan los niveles de colesterol en la sangre: esto ayuda a reducir el desarrollo de enfermedades coronarias, incluso regula la presión arterial, así como los niveles de azúcar en sangre.
  • Poder antiinflamatorio: gracias a las capacidades antiinflamatorias de las semillas de lino, son estupendas para el tratamiento de enfermedades como la artritis reumatoide y el lupus, así como para aliviar los síntomas típicos del síndrome premenstrual.
  • Protegen el sistema cardiovascular: las semillas de lino reducen el riesgo de enfermedades cardiacas como infartos, también la hipertensión arterial, incluso mantienen los vasos sanguíneos en buen estado.
  • Apoyan el cerebro: el poder nutricional de la linaza generan mayor cantidad de neurotransmisores, esto representa energía para este importante órgano, mejorando el funcionamiento mental, por esto se recomienda para personas mayores y pacientes con problemas de conducta como la esquizofrenia.
  • Evitan el cáncer: las semillas de lino cuentan con moléculas con capacidades anticancerígenas, así que evitan especialmente el cáncer de mama y de colon.

Formas de tomar semillas de lino

Las semillas de lino se pueden encontrar en varias presentaciones, esto permite consumirla según las preferencias personales, por ejemplo la semilla entera, también molidas y en aceite, al respecto se pueden tomar de varias formas como:

  • Ensaladas con linaza: las semillas de lino se pueden agregar a las ensaladas, incluso a cereales y pastas, también en los panes.
  • Agua de linaza: solo hace falta hervir las semillas en una taza de agua y una vez esta luzca pastosa, está lista para consumir.
  • Linaza triturada: una vez trituradas las semillas de lino para formar una pasta, agregar al yogur, los jugos naturales, batidos y sándwiches.

Contraindicaciones de las semillas de lino

Las semillas de lino a pesar de sus excelentes poderes en beneficio de la salud, pueden generar contraindicaciones si se consumen en dosis altas, por esto es preciso no consumir más de 30 gramos al día, de lo contrario puede producir los siguientes efectos secundarios:

  • Una de las principales contraindicaciones de las semillas de lino es que puede provocar diarrea debido a que tienen un alto contenido en fibra que hace que tengan propiedades laxantes.
  • No está recomendado su consumo en personas que vayan a someterse a una operación quirúrgica debido a que las semillas de lino disminuyen la coagulación de la sangre.
  • Otra de las contraindicaciones de las semillas de lino es que no está recomendado su consumo en personas que estén siguiendo un tratamiento con medicamentos anticoagulantes ya que podría disminuir su efecto.
  • No está recomendado su consumo en personas que estén tomando medicamentos para bajar la presión arterial ya que las semillas de lino también ayudan a bajar la presión arterial y podríamos sufrir hipotensión.
  • Una de las contraindicaciones de las semillas de lino es que no está recomendado su consumo en personas con diabetes ya que podrían sufrir una hipoglucemia debido a que las semillas de lino bajan el nviel azúcar en sangre como también lo hacen los tratamientos para diabéticos.
  • Debido a su alto contenido en fibra, un consumo excesivo de semillas de lino puede generarnos gases o hinchazón abdominal.
  • También deben tener precaución aquellas personas que sufran problemas de tiroides ya que el consumo de semillas de lino podría interferir en los tratamientos médicos para la tiroides.

En resumen, no se recomienda su consumo para personas que padezcan inflamación del intestino, obstrucción intestinal, estrechamiento del esófago y problemas de tiroides. Estas semillas tampoco son aconsejables para quienes tienen alergia a las plantas y se encuentran siguiendo tratamientos con medicamentos. En cuanto a las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia, deben consultar previamente al médico especialista.