Calabaza: conoce todos sus beneficios para el cuerpo

De colores llamativos y usos variados, la calabaza es altamente nutritiva y puede ser usada en varios platos.

En halloween, la calabaza es la reina. Y en la historia de Cenicienta se convirtió en carruaje. Hay de varios tamaños, colores y tamaños.

Pero eso no es lo que la hace tan especial… hay mucho más que decir sobre la calabaza, especialmente cuando el tema son sus propiedades nutritivas o sus posibilidades culinarias.

Principales propiedades de la calabaza

La calabaza es una buena oportunidad para los que buscan un alimento nutritivo pero que no es un enemigo de la balanza: con sólo 9 calorías por 100 gramos, la calabaza reúne varias razones para incluirla en su dieta.

Para empezar, todo lo que compone puede consumirse, desde la corteza hasta la pulpa, sin olvidar las semillas lo que hace de este vegetal una opción muy nutritiva y suciente.

Además, es una fuente de vitamina A y C, esenciales para el sistema inmunitario y fuertes asociados al metabolismo del hierro, así como de las E y del complejo B. También es rica en luteína y zeaxantina, pigmentos responsables de sus colores y asociados a la prevención de enfermedades visuales.

Pero hay más: incluye propiedades antioxidantes, tiene un alto contenido en fibras y es una buena fuente de ácidos grasos esenciales, proteínas y minerales (zinc y potasio).

Principales beneficios de la calabaza

Sólo por sus propiedades puede imaginar que son varios los beneficios asociados con el consumo de calabaza. Entre ellos:

Antioxidante y antiinflamatorio

Regula el sistema nervioso

Reduce la sensación de cansancio y fatiga

Aliada en recuperación después del entrenamiento

Controla la presión arterial.

Regula el tránsito intestinal

Fuente de energía (semillas))

Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares

Actúa como diurético

El betacaroteno ayuda a prevenir enfermedades visuales como las cataratas, por ejemplo.

Tiene propiedades anticancerígenas

Actúa como protector estomacal al neutralizar la acidez estomacal.

Aliada en la lucha contra la dispepsia, ardor de estómago, gastritis y úlcera duodenal

Aumenta la sensación de saciedad

Tiene bajo contenido calórico.

¿Qué clase de calabazas existen?

De la familia de las cucurbitáceas nacieron en el continente americano pero ahora existen en todo el mundo. Este vegetal se presenta en los tamaños, tamaños y colores más variados. Su cáscara puede variar entre el naranja y el verde y la pulpa también se presenta en un amarillo muy claro, blanquecino y en un naranja oscuro.

Entre las variedades disponibles en nuestro país, podemos encontrar calabaza bolina, o calabaza pequeña, de pulpa naranja que se presenta tanto en forma plana como más alargada. La calabaza mantequilla, a veces confundida con la primera, tiene forma de pera, casaca y color avellana claro.

La calabaza hokkaido, de origen asiático, también se encuentra por aquí, es redonda y plana, su corteza puede ser roja, rosada, bronce, verde o naranja intenso y su pulpa naranja tiene poco jugo, pero es muy dulce cocinándose con cáscara, el sabor es aún más rico.

Por último, la gila o el chila, perfecta para dulces y mermeladas, tiene corteza lisa manchada de verde y blanco, tiene pulpa con hilos blancos y semillas negras.

Además, para conservar la calabaza es muy sencillo: si está entera, basta con guardarla en un lugar seco y oscuro, si está descortezada y troceada, se mantiene en la nevera, envuelta en una película adherente, durante tres días a seis grados.