Fresas beneficios y contraindicaciones

Fresas: propiedades, beneficios y contraindicaciones

Las fresas son una de las frutas más populares en todo el mundo, ya que destacan por su jugosa carne, dulce sabor e intenso color rojo. No solo es deliciosa, sino que contiene diversos nutrientes esenciales que pueden favorecer el bienestar humano. A continuación, te contamos cuáles son los beneficios y contraindicaciones de las fresas.

Entre los muchos beneficios de las fresas destacamos que son un excelente alimento para disminuir los niveles de colesterol en sangre gracias a su contenido en fibra y antioxidantes como la vitamina C.

Una de las contraindicaciones de las fresas es que las personas alérgicas a esta fruta pueden sufrir hinchazón, entumecimiento, enrojecimiento de la piel e incluso dificultad para respirar. Se ha evidenciado que las personas alérgicas a las manzanas y al polen tienen mayores posibilidades de ser alérgicas a las fresas.

Valor nutricional de las fresas

Nutrientes Cantidad Por cada 100 gramos
Calorías 32 kcal
Proteínas 0,67 g
Hidratos de Carbono 7,68 g
Fibra 2 g
Calcio 16 mg
Hierro 0,41 mg
Magnesio 13 mg
Fósforo 24 mg
Potasio 153 mg
Sodio 1 mg
Zinc 0,14 mg
Vitamina C 58,8 mg
Vitamina B1, B2 y B6 0,1 mg
Vitamina B3 0,38 mg
Vitamina E 0,29 mg
Selenio 0,4 μg
Folato 24 μg
Vitamina A 1 μg
Vitamina K 2,2 μg

Propiedades y Beneficios de las fresas

Son muy nutritivas

Uno de los principales beneficios de las fresas es que son unas de las frutas más nutritivas que nos brinda la naturaleza. Con cada fresa que comes, entran a tus organismos nutrientes esenciales como el agua, los carbohidratos, fibra, azucares naturales y una limitada cantidad de proteína vegetal.

El contenido calórico de las fresas es destacable porque 100 gramos de fresas solo proporcionan 32 calorías al cuerpo. Es decir, aporta menos calorías y te permite consumir una mayor cantidad de fresas cada vez.

Son muy ricas en fibra dietética que, sin duda, beneficiará a tu organismo. Además, contiene trazas de vitaminas y minerales capaces de promover el estado de bienestar general.

En las fresas podemos encontrar abundante vitamina C, vitamina E y vitamina K. También contiene numerosas vitaminas del grupo B como la vitamina B6 y el folato.

A su vez, las fresas proporcionan potasio, manganeso, fosforo, magnesio hierro, cobre y otros minerales importantes para el cuerpo humano. Además, las fresas contienen compuestos vegetales con cualidades antioxidantes que protegen tus células y tejidos.

Sin duda, la fresa es una de las frutas más beneficiosas por incorporar en la dieta diaria.

Antioxidante

Las fresas son ricas en compuestos vegetales bioactivos que le confieren potentes propiedades antioxidantes. Los antioxidantes combaten los radicales libres que figuran como compuestos químicos inestables capaces de desencadenar el estrés oxidativo.

El estrés oxidativo es reconocido como una de las principales causas de enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, las cardiopatías, Alzheimer, cáncer, etc.

Sin embargo, uno de los beneficios de las fresas que puedes disfrutar si decides incorporarlas a tu dieta es que pueden ayudarte a prevenir el estrés oxidativo y la acumulación de antioxidantes. En las fresas encontramos una gran diversidad y densidad de compuestos vegetales bioactivos antioxidantes que te ayudarán a mantenerte saludable.

La vitamina C figura como uno de los antioxidantes más importantes para reforzar la función inmunológica, prevenir el envejecimiento prematuro y cuidar el ADN celular.

Además, las fresas contienen antocianinas como la pelargonidina que se vinculan con un menor riesgo a sufrir de enfermedades cardiovasculares y sangre. También contiene ácido elágico y elagitaninos que disminuyen el riesgo a sufrir de cáncer y cuentan con excelentes propiedades antibacterianas.

Comer fresas con regularidad podría disminuir tus niveles de estrés oxidativo y promover un estado de bienestar general. Asimismo, contribuye con una piel más saludable.

Cuida tu corazón

Beneficios de las fresas

Otro de los beneficios de las fresas es que pueden cuidar tu corazón, mientras reduce el riesgo a desarrollar enfermedades cardiovasculares crónicas. Su contenido en antioxidantes es clave para proteger el sistema cardiovascular ante el estrés oxidativo y los radicales libres.

Las antocianinas de esta fruta se han vinculado con un menor riesgo a morir a causa de una cardiopatía. De acuerdo a investigaciones, esto ocurre debido a que los antioxidantes combaten las inflamaciones crónicas en el tejido cardiovascular y disminuye los niveles de estrés oxidativo en sangre.

Además, la vitamina C de las fresas fortalece el tejido vascular, previniendo rupturas o modificaciones en su naturaleza elástica. El aumento de antioxidantes en sangre también ayuda a prevenir ataques cardiacos, enfermedades coronarias, etc.

Reduce los niveles de colesterol en sangre

Gracias a su contenido de fibra y antioxidantes, otro de los beneficios de las fresas destacables es que son un excelente alimento para disminuir los niveles de colesterol en sangre. La ingesta de fibra dietética promueve la liberación de ácidos biliares que ayudan a arrastrar el colesterol excesivo fuera del organismo.

El flujo de bilis es necesario para favorecer la eliminación del colesterol LDL excesivo mediante las heces. Y, de hecho, las investigaciones han garantizado que su efecto es casi inmediato para reducir los niveles de colesterol malo en sangre.

Los antioxidantes también contribuyen con la reducción del colesterol en sangre y ayuda a prevenir la oxidación del colesterol LDL. Según estudios realizados, la oxidación del colesterol es un importante desencadenante de ataques cardiacos, eventos cerebrovasculares, etc.

Mantener los niveles de colesterol controlados es clave para el corazón y el hígado, ya que previene la aparición de eventos cerebrovasculares, hígado graso no alcohólico, cálculos biliares, endurecimiento arterial, etc.

Controla los niveles de azúcar en sangre

Uno de los beneficios de las fresas es que son ideales para controlar los niveles de azúcar en sangre y prevenir el desarrollo de enfermedades como la diabetes tipo 2. El contenido de fibra dietética de esta fruta es indispensable para prevenir picos glucémicos en sangre.

Cuando la fibra de la fresa es ingerida, esta forma una especie de gel en el intestino que ralentiza todo el proceso de digestión. Con ello, provoca una absorción de glucosa mucho más lenta que evitará alteraciones en el índice glucémico.

De acuerdo a investigaciones realizadas, la fresa ha demostrado ser útil para prevenir las subidas abruptas de glucosa e insulina liberadas, incluso después de una comida rica en carbohidratos.

Así, la ingesta de fresa puede ayudar a prevenir la diabetes tipo 2 y el síndrome metabólico. También podría mejorar la sensibilidad a la insulina y mantener estable -a través del tiempo- la cantidad de azúcar en sangre.

Antinflamatorio

Los antioxidantes de las fresas les confieren una potente cualidad antinflamatoria que beneficia al organismo. A pesar de que la inflamación es un proceso natural, las inflamaciones crónicas y sostenidas se relacionan con un mayor riesgo a sufrir de enfermedades mortales como el cáncer o las cardiopatías.

Sin embargo, las antocianinas, los elagitaninos y el ácido elágico de las fresas son capaces de disminuir los niveles de biomarcadores proinflamatorios en sangre. Es decir, reduce la liberación de compuestos que desencadenan la inflamación sistémica.

Los compuestos vegetales de las fresas también combaten los radicales libres que suelen ser los principales causantes de los procesos inflamatorios crónicos en el organismo.

En consecuencia, uno de los beneficios de las fresas es que su ingesta podría ser útil para prevenir la diabetes, enfermedades cardiovasculares, demencia, cáncer, etc. También funciona como tratamiento alternativo para padecimientos inflamatorios como la artritis reumatoide, osteoartritis, psoriasis, etc.

Además, las cualidades antinflamatorias de las fresas ayudan a modular la respuesta inmunológica, por lo que podría ayudar a desarrollar respuestas alérgicas menos frecuentes e intensas.

Fortalece tu sistema inmunológico

Propiedades de las fresas

Otro de los beneficios de las fresas a tener en cuenta es que son una excelente fruta para fortalecer tu función inmune. Las fresas son ricas en vitamina C que, sin duda, destaca como uno de los nutrientes más importantes para favorecer la función inmunológica.

La vitamina C promueve la síntesis de nuevas células inmunes que defenderán el cuerpo ante agentes patógenos o perjudiciales. También se encarga de mejorar la función de los glóbulos blancos que ya se encuentran en el organismo ejerciendo su función.

Además, las fresas proporcionan antioxidantes que contribuyen con la acción de defensa de las células inmunitarias. Por ello, ingerir fresas es clave para proteger el organismo ante agentes patógenos y modular la respuesta inmunológica ante cualquier estimulo.

Es buena para tu visión

Gracias a su contenido en vitamina C, uno de los beneficios de las fresas es que son muy buenas para tu visión y podrían ser una gran aliada para prevenir enfermedades oculares comunes como las cataratas. Este nutriente es capaz de actuar como un protector solar natural de la córnea y la retina, de manera que evita la penetración directa de los rayos UV en el ojo.

Dicho efecto es muy importante, ya que los rayos UV emitidos por el sol pueden causar el deterioro de la vista y de los tejidos del ojo. Además, la vitamina C ayuda a fortalecer el tejido de la retina y la córnea.

Los demás antioxidantes de las fresas también previenen el estrés oxidativo y evitan que los radicales libres sean desencadenantes de enfermedades de la vista como la degeneración macular.

Favorece una piel rejuvenecida y sana

Consumir fresas como parte de tu dieta diaria te ayudará a mantener una piel saludable y rejuvenecida. Los antioxidantes de la fresa son extraordinarios para combatir el estrés oxidativo y, con ello, prevenir la aparición del envejecimiento prematuro.

La vitamina C de las fresas es maravillosa porque aumenta la producción de colágeno en la piel y todo el organismo. Este aumento de colágeno incrementa la flexibilidad de la piel, reduce las líneas de expresión, combate los signos del envejecimiento y le confiere firmeza, suavidad y uniformidad al tejido.

El aumento de colágeno también acelera la cicatrización y curación de las heridas en la piel. Además, los antioxidantes de la fresa evitan que la piel sufra inflamaciones crónicas y sostenidas que puedan dañarla.

Controla tu presión arterial

Debido a su buen contenido en potasio, uno de los beneficios de las fresas es que son un excelente aliado para regular la presión arterial. El potasio desencadena un efecto vasodilatador que relaja las paredes arteriales y ayuda a reducir la fuerza con la que fluye la sangre contra dichas paredes.

Este efecto vasodilatador permite que el diámetro arterial crezca y que, de esa manera, la presión arterial disminuya. Una presión arterial controlada es indispensable para prevenir padecimientos como la hipertensión, eventos cerebrovasculares, rupturas vasculares, etc.

Las fresas también ayudan a controlar el colesterol en sangre y reducir las inflamaciones crónicas del organismo, siendo ambos factores importantes sobre la presión arterial.

Estimula una mejor digestión

Otro de los beneficios de las fresas es que su ingesta es magnifica para el sistema gastrointestinal, ya que esta fruta aporta fibra dietética que regula el proceso de digestión. La fibra es un nutriente clave para acelerar el tránsito intestinal, combatir el estreñimiento y recuperar la regularidad en los hábitos intestinales.

Además, la fibra reduce el riesgo a sufrir de cáncer colorrectal, ya que estimula el buen funcionamiento del colon. Debido a que la fibra no puede ser procesada en la digestión, esta es utilizada como fuente de energía del microbiota intestinal.

Es decir, las bacterias saludables del intestino fermentan la fibra para fortalecer el microbiota intestinal, promover la inmunidad del sistema, regular la digestión y sintetizar ácidos grasos de cadena corta.

Fortalece la función cerebral y nerviosa

Las fresas, según investigaciones, son excelentes para fortalecer la función cerebral y prevenir el desarrollo de enfermedades degenerativas. Un estudio demostró que los antioxidantes flavonoides de las fresas protegen el cerebro del estrés oxidativo y las inflamaciones crónicas.

Este efecto promueve un cerebro saludable y se ha vinculado con un menor riesgo a sufrir un declive cognitivo. Cabe destacar que las inflamaciones crónicas en el cerebro figuran como una de las posibles causas del Alzheimer.

Además, las fresas cuentan con manganeso que es vital para la función cerebral y nerviosa. Este mineral es indispensable para diversos procesos nerviosos y se ha vinculado con un menor riesgo a sufrir de padecimientos neurológicos como el Parkinson.

Promueve la salud de mujeres embarazadas

Por su buen contenido en Vitamina 9 o folato, uno de los famosos beneficios de las fresas es que son un excelente alimento para mujeres embarazadas. El folato figura como uno de los nutrientes primordiales durante el embarazo, ya que previene malformaciones del tubo neural en el feto.

Un adecuado consumo de folato es clave para prevenir defectos de nacimiento como la espina bífida, prevenir partos prematuro y partos de un feto de muy bajo peso.

Se recomienda ingerir las fresas como una fuente complementaria de folato a la suplementación recetada por su médico especialista.

Promueve un efecto desintoxicante y diurético

Las fresas contienen una excelente cantidad de agua, potasio y fibra dietética que estimulan un efecto desintoxicante en todo el organismo. El agua contenida en las fresas es vital para aumentar la micción de orina, limpiar las vías urinarias y estimular la función renal.

A su vez, el potasio incrementa la purificación del torrente sanguíneo y promueve la eliminación de toxinas y desechos mediante la orina. También es necesario para combatir la retención de líquidos y eliminar el exceso de sodio en el cuerpo.

La combinación de fibra y agua de las fresas, además, ayuda a desintoxicar el sistema gastrointestinal porque limpia todo el tracto y estimula la eliminación de desechos mediante las heces.

Su efecto diurético promueve la excreción del ácido úrico excesivo, por lo que es excelente para tratar la enfermedad de la gota, la artritis y los reumatismos.

Combate la anemia

A pesar de que las fresas no son tan ricas en hierro, su contenido en vitamina C es fundamental para combatir la anemia. La vitamina C aumenta la absorción y asimilación del hierro en el organismo, por lo que permite que el hierro dietético sea mejor utilizado por el cuerpo.

Acompañar las fresas con una alimentación alta en hierro, te ayudará a combatir o prevenir la anemia y sus síntomas debilitantes.

Es útil para controlar el peso

La fresa es una fruta increíble para añadir en tu dieta diaria, especialmente si quieres mantenerte en tu peso ideal. Esta fruta contiene rica fibra dietética que ralentiza la digestión y, con ello, promueve una sensación de plenitud durante mucho tiempo.

La sensación de saciedad te ayuda a disminuir los antojos y reducir el apetito de manera espontánea. Además, la riqueza en agua de las fresas contribuye con este efecto saciante que puede permanecer por horas.

Las fresas no aportan una cantidad significativa de calorías, por lo que su consumo no afecta demasiado la ingesta calórica diaria. Su riqueza en nutrientes puede estimular el metabolismo y promover una sensación de bienestar duradera.

Ahora que ya conoces todos sus beneficios, es hora que conozcas las contraindicaciones de las fresas.

Contraindicaciones de las fresas

Alergias

Aunque las fresas son ricas en nutrientes y beneficios, figura como un alimento que -comúnmente- produce alergias alimentarias. Las alergias a las fresas son especialmente comunes en niños pequeños, por lo que su consumo debe ser supervisado por un adulto.

Una de las contraindicaciones de las fresas en personas alérgicas es que pueden causar hinchazón, entumecimiento, enrojecimiento de la piel, dificultad para respirar, etc. En caso de ser alérgico, lo más recomendable es evitar por completo consumir fresas.

Además, se ha evidenciado que personas alérgicas a las manzanas o al polen, tienen mayores posibilidades de ser alérgicas a las fresas.

Pacientes con problemas tiroideos

contraindicaciones de las fresas

Las fresas contienen goitrógenos que son sustancias naturales que interfieren con la función de la tiroides. Generalmente, los goitrógenos afectan en mayor magnitud a personas con problemas tiroideos ya existentes o están predispuestas a sufrirlos, pero puede perjudicar a cualquier persona.

Se recomienda limitar el consumo de fresas en caso de sufrir de problemas tiroideos y, en caso de querer consumirlas, lo más recomendable es consultar con su médico.

Pacientes con tratamientos betabloqueantes

Los fármacos betabloqueantes aumentan la cantidad de potasio que se encuentra en el torrente sanguíneo con la finalidad de controlar la presión arterial. Por ello, una de las contraindicaciones de las fresas es que se recomienda un consumo muy moderado en pacientes que esté bajo tratamiento con medicamentos betabloqueantes debido al alto contenido en potasio que tienen las fresas.

Un exceso de potasio en sangre podría causar hipotensión, hiperpotasemia y otros problemas de salud importantes.

Después de conocer los beneficios y contraindicaciones de las fresas, te vamos a informar de más cosas interesantes sobre esta deliciosa fruta.

¿Cuál es la mejor forma de tomar fresa?

Sin duda la mejor manera de consumir fresas es en su estado natural, tal cual son recolectadas. Durante su época de temporada son cuando se encuentran más frescas y puedes conseguirlas en cualquier frutería.

También, si lo deseas, puedes hacer mermeladas con ellas para consentir a los más pequeños. De esta manera tendrás más tiempo de disfrutarlas porque te pueden durar en almíbar casi todo el año.

El té de fresas también es bastante rico. Solo debes colocar un puñado de fresas frescas a una olla con agua hirviendo y listo. ¡Amarás el aroma que desprenden!

La ensalada de frutas es una opción refrescante para hacer en verano. Añade a tus trozos de fresas cualquier otra fruta de tu preferencia: piña, durazno o kiwi y a disfrutar.

¿Cuántas fresas puedo comer al día?


La recomendación de expertos en cuanto a este punto, es que, con una taza de aproximadamente 200gr de fresas es suficiente para nuestro organismo. Sería alrededor de 60 calorías. Siempre y cuando no se les añada nada más: como sirope de chocolate, chantillí, etc.

Ir arriba