Salmón – conoce sus propiedades, beneficios y contraindicaciones

¿Qué es el Salmón?

El salmón es un pez marino y de agua dulce que pertenece a la familia de los salmónidos y se encuentra en la mayoría de océanos y mares de todo el mundo, se caracteriza por su color rosado y sabor delicado. En cuanto a su composición, por cada 100 gramos tiene entre 180 y 190 calorías. En cuanto a su valor nutricional, por cada 100 gramos aporta 12 gramos de grasa, también 19 gramos de proteínas de alto valor biológico.

Además, el salmón es rico en minerales donde el potasio y el fósforo son los más presentes además del sodio, yodo, vitaminas A y D y del grupo B, así que es realmente nutritivo.

Propiedades y beneficios de incluir salmón en tu dieta

  • Mantiene el buen estado de la piel: retrasa el envejecimiento de la piel gracias a sus poderes antiinflamatorios, también reduce la sequedad y la flacidez, haciendo que la piel esté suave y luzca saludable y hermosa. En suma, es un gran apoyo para resolver problemas como la rosácea y la psoriasis, incluso previene el cáncer de piel y actúa como escudo frente al impacto de los rayos solares.
  • Reduce los dolores menstruales: es un alivio para reducir los cólicos menstruales, evitando la necesidad de ingerir antiinflamatorios y otros fármacos.
  • Ayuda a adelgazar: funciona como un aliado en las dietas de pérdida de peso.
  • Combate la inflamación: por su contenido de ácidos grasos omega 3, reduce la inflamación, ya sea por la artritis, diabetes u otras enfermedades.
  • Protege las articulaciones: el salmón alivia el dolor en las articulaciones y favorece la producción de tejidos en los cartílagos.
  • Ayuda a mantener la salud ocular: reduce las posibilidades de sufrir el síndrome del ojo seco o la degeneración macular.
  • Contribuye a la salud ósea: retarda la pérdida de masa ósea y ayuda a mejorar la densidad de los huesos, siendo estupendo para quienes padecen osteoporosis.
  • Apoya el sistema muscular: su contenido de vitamina A ayuda a la regeneración de los tejidos musculares.
  • Protege la tiroides: su contenido de yodo, fósforo, magnesio, calcio, hierro y selenio resulta beneficioso para el correcto funcionamiento de la tiroides.
  • Beneficia el sistema cognitivo: gracias a su contenido de omega 3, mejora el estado de ánimo, protege la salud cerebral del feto durante el embarazo,  es excelente para la ansiedad, evita la pérdida de memoria, reduce las probabilidades de sufrir depresión y el deterioro mental, así que es excelente para quienes sufren de Alzheimer, incluso puede ser un aliado para el trastorno bipolar.
  • Apoya el corazón: evita que se endurezcan las arterias, previniendo ataques cardíacos, también protege el sistema circulatorio, repara los tejidos blandos y controla la presión arterial, reduce los niveles de colesterol malo en la sangre y también previene accidentes cerebrovasculares.
  • Disminuye el riesgo de cáncer: gracias a su composición puede evitar varios tipos de cáncer, por ejemplo la leucemia.

¿Cuál es la mejor forma de comer salmón?


El salmón tiene un excelente sabor y una textura insuperable, lo mejor es que se puede preparar de varias formas, complaciendo diversos gustos y preferencias, por ejemplo:

  • Salmón horneado: En no más de 20 minutos lo tienes listo. Conviene marinarlo para comenzar y añadir las especias de preferencia, luego poner los filetes en la bandeja y meterlo al horno precalentado a 230 °C.
  • Salmón hervido o escalfado: se trata de hervirlo en agua junto con los ingredientes a gusto para sazonarlo, por ejemplo ajo y tomillo. Se debe calentar el agua y luego introducir los filetes, llevar al fuego mínimo y dejar hervir hasta que la carne esté cocida, toma entre 5 y 10 minutos.
  • Salmón a la parrilla: luego de sazonar se ponen los filetes en l parrilla con su piel para lograr una consistencia crujiente, la temperatura no debe ser muy alta y es preciso dar la vuelta para la que cocción se cumpla por ambos lados.
  • Salmón sellado al sartén: se trata de calentar la sartén a fuego medio durante 4 minutos, cubrir los filetes con aceite y ponerlos en la sartén garantizando su cocción por ambos lados hasta que resulten crujientes.

Ahora bien, la mejor forma de comer salmón es horneado, hervido o al vapor, ya que cuando se asa en la parrilla o se fríe, se oxidan sus ácidos grasos esenciales y en consecuencia se anulan gran parte de sus propiedades. Asimismo, hay un gran número de recetas por las que se puede apostar para disfrutar del salmón, entre estas:

  • Sándwich de salmón con aguacate: con un buen pan, trozos de aguacate y pedazos de tomate resulta espléndido, una perfecta combinación de texturas y sabores.
  • Ensalada de salmón: es una de las recetas más saludables, el salmón va perfecto con quinoa, almendras y moras, es una muy buena opción.
  • Salmón con salsa teriyaki: resulta saludable y delicioso, esta salsa le da un sabor estupendo y se acompaña con arroz al vapor.

Contraindicaciones o efectos secundarios del salmón

Debido a los beneficios del salón, se recomienda su consumo para la mayoría de personas a excepción de algunos casos especiales, ya que está contraindicado, específicamente las personas que sufren de hipertensión, no conviene lo consuman salado o ahumado por su alto contenido de sal.

Igualmente, el salmón no se recomienda para quienes tengan problemas de digestión o absorción de grasas, al igual que quienes tienen hiperuricemia o valores elevados de ácido úrico en sangre, ya que las purinas de este pescado elevan los valores.

¿El salmón engorda o ayuda a adelgazar?

El salmón cuenta con un excelente porcentaje de proteínas de alto valor biológico, esto genera un estado de saciedad que elimina la necesidad de comer con gran frecuencia, así que puede ser un gran aliado para adelgazar, siempre y cuando se consuma en porciones equilibradas.