Lecitina de soja: ¡todo lo que hay que saber!

La lecitina de soja ya se habla mucho debido a sus propiedades nutritivas. Averigüe si debe añadirla o no a su plan de alimentos diario.

Hace mucho tiempo que la grasa era el enemigo número uno de un estilo de vida saludable. Hoy se sabe que las dietas libres de cualquier tipo de grasa han demostrado ser un error, ya que no todas las grasas son perjudiciales.

La lecitina de soja es un buen ejemplo de ello. Retirada del grano, la grasa contiene sustancias que promueven la curación y la prevención de diversas patologías.

Compruebe aquí algunos de los beneficios, efectos adversos y contraindicaciones de la lecitina de soja, así como su modo de utilización y dónde comprarla.

¿Qué es la lecitina de soja?

La lecitina de soja es, como su nombre sugiere, un producto derivado de la soja. Se obtiene del aceite extraído de las semillas de soja.

Sus propiedades le confieren un uso amplio y variado en la industria farmacéutica y alimentaria como aditivo emulsionante y/o lubricante, tanto en las áreas médicas como de complemento alimentario.

Químicamente, la lecitina está compuesta de fosfolípidos, elementos esenciales de la estructura de la membrana de todas las células, que también actúan como protectores contra los daños oxidativos de los radicales libres.

Entre los fosfolípidos de la lecitina de soja se encuentran la fosfatidilcolina, el fosfatidilinositol, el fosfatidiletanolamina y el ácido fosfatídico.

La lecitina se encuentra de forma natural en alimentos de origen animal y vegetal, siendo la yema de huevo, la soja y el germen de trigo las principales fuentes.

Hay que señalar que, además del origen alimentario, la lecitina también es producida naturalmente por nuestro organismo, en particular en el hígado.

Sus beneficios están científicamente demostrados, tanto en la prevención como en la ayuda para el tratamiento de numerosas enfermedades, en particular la prevención de enfermedades neurodegenerativas y de enfermedades cardiovasculares, entre otras.

Beneficios de la lecitina de soja

A pesar de sus beneficios, la cantidad de lecitina de soja consumida a través de la alimentación es pequeña.

Pensándolo bien, ya existen varias fórmulas en cápsulas que potencian todos los beneficios que se mencionan a continuación, de forma sencilla, práctica y segura.

1. Salud cerebral

La lecitina de soja es una referencia en la prevención y el tratamiento de los trastornos de la memoria y está indicada principalmente para fatiga y cansancio cerebral.

Uno de los principales nutrientes de la lecitina de soja, el fosfatidilcolina, cuando se ingiere, se transforma en colina, sustancia vital para la salud del cerebro.

La colina es un nutriente esencial naturalmente presente en la membrana celular y la acetilcolina, un neurotransmisor que aumenta la capacidad mental y la memoria.

Esta característica convierte a la lecitina de soja en un regenerador natural de las células cerebrales, con mejoras evidentes en la capacidad de memoria, tanto en períodos de estrés como en la pérdida de memoria asociada al envejecimiento.

En este sentido, se ha señalado que la lecitina y la soja son prometedoras en la prevención y el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, incluida la enfermedad de Alzheimer, demencia, amnesia y otras patologías.

2. Salud cardiovascular

La salud cardiovascular es uno de los principales beneficios de la lecitina de soja. Este efecto se ha utilizado durante mucho tiempo en el tratamiento de pacientes con colesterol alto y no solo se ha demostrado en la actualidad, sino que también se ha añadido su papel en la disminución de los triglicéridos.

La lecitina actúa como emulsificante, ayudando a degradar las grasas y a evitar la formación de placas lipídicas en las paredes de las arterias y venas, evitando así la aterosclerosis.

El responsable de esta acción es el sitosterol o esterol de soja, un componente de la lecitina de soja.

La lecitina de soja también mejora el perfil lipídico del organismo reduciendo la cantidad de colesterol LDL, el «colesterol malo» y favoreciendo el aumento del colesterol HDL, el «colesterol bueno». Este cambio reduce el riesgo de infarto de miocardio y formación de trombos.

3. Salud gastrointestinal

La mala digestión de grasas y el reflujo gastroesofágico son problemas del pasado. La lecitina de soja, debido a sus propiedades emulgentes, aumenta la digestibilidad de las grasas, ya que ayuda a romperlas, aliviando así el trabajo del sistema digestivo.

Este importante papel en el fomento de la digestión y el metabolismo de las grasas de la dieta se debe a la presencia de colina, inositol y sitosterol, que evitan la acumulación de grasa en el hígado, contribuyendo así a su buen funcionamiento.

Además, contribuye a la absorción de vitaminas liposolubles como la vitamina A.

4. Salud de la piel

Una vez más, al tener como consecuencia la ruptura de las partículas de grasa, la lecitina de soja elimina gran parte de las impurezas que nuestra piel absorbe. De este modo, los problemas relacionados, por ejemplo, con el acné pueden reducirse e incluso evitarse.

La lecitina de soja puede ayudar a tratar ciertas manchas y aclarar la piel, ya que estos cambios de color se derivan, muchas veces, la acumulación de depósitos de grasas que la lecitina ayuda a destruir, disolver y eliminar del cuerpo.

También es útil para el tratamiento de enfermedades de la piel como psoriasis, piel seca, eczema y seborrea.

5. Sistema inmunológico

La lecitina de soja contribuye al refuerzo natural de la inmunidad aumentando el suministro de gamaglobulina, una sustancia natural producida por los linfocitos B, que integran la inmunidad mediada por anticuerpos.

6. Salud femenina

La lecitina de soja tiene un efecto positivo sobre los trastornos asociados al aparato reproductor femenino, ya que contribuye a la regulación hormonal de éste.

Este suplemento alimenticio es útil tanto para las mujeres jóvenes, que alivian los dolores menstruales, como para las mujeres menopáusicas, ayudando a aliviar los síntomas de esta fase, como la inestabilidad emocional y las olas de calor.

¿La lecitina de la soja adelgazada?

Sola, la lecitina de soja no hace milagros ni le hará perder peso. Sin embargo, cuando se combina con una alimentación sana y equilibrada y con la práctica habitual del ejercicio físico, la lecitina de soja es un poderoso aliado en la pérdida de peso.

Tiene la capacidad de acelerar el metabolismo y ayudar a metabolizar grasas por sus propiedades termogénicas y emulgentes.

Cuando el metabolismo se acelera, hay un mayor gasto energético, y un mayor metabolismo de las grasas provoca una disminución de las grasas en el organismo, lo que provoca una mayor pérdida de peso.

Efectos adversos

Como con cualquier otro alimento, por más beneficioso que la lecitina de soja tenga, cuando la ingiere en exceso, puede causarle algunos problemas de salud. Vea algunas de las posibilidades:

1. Efecto hormonal

La lecitina de soja interfiere en la función tiroidea, lo que puede provocar algunas oscilaciones de su funcionamiento y, en última instancia, alteraciones como el hipotiroidismo o el hipertiroidismo.

2. Presión arterial baja

Si ya tiene tendencia a una presión arterial baja, entonces la lecitina de soja puede intensificar los síntomas asociados con ella.

Pueden aparecer signos como visión borrosa, dolores de cabeza, mareos y vómitos cuando el consumo de lecitina de soja es excesivo.

3. Sistema digestivo

Si se consume en exceso, la lecitina de soja puede causar náuseas, pérdida de apetito, diarrea y dolor abdominal, interfiriendo en la absorción de nutrientes.

Contraindicaciones

La lecitina de soja no debe ser consumida por mujeres durante el embarazo o la lactancia.

Además, es importante tener en cuenta la aparición de síntomas tales como dificultad para respirar, hinchazón de garganta y labios, manchas rojas en la piel y picor, ya que indican alergia a la lecitina, por lo que es necesario suspender inmediatamente el aporte complementario y acudir al médico.

Algunos alérgicos a la soja pueden ingerir con seguridad lecitina de soja, mientras que aquellos con alergia extrema a la soja pueden reaccionar a trazas de lecitina de soja.

No olvide que es esencial consultar siempre a un médico, nutricionista o farmacéutico antes de tomar un suplemento alimenticio.

¿Dónde comprar?

La lecitina de soja suele encontrarse en tiendas de productos naturales y farmacias. Este suplemento alimenticio es de venta libre, por lo que no es necesaria prescripción médica.

Sin embargo, debe consultar siempre con un profesional sanitario antes de empezar a tomar el medicamento.

¿Cómo usarla?

La lecitina de soja se encuentra principalmente en forma de cápsulas.

Deben ingerirse antes de las comidas principales (desayuno, almuerzo y cena) y la dosis recomendada es de 2 cápsulas por comida.

No debe exceder la dosis diaria recomendada y consulte siempre que sea posible con un profesional sanitario.