Aceite de coco, conoce todos sus beneficios

Es un aceite vegetal polémico que no está de acuerdo en la comunidad científica. Aún así, sepa de qué manera puede usar aceite de coco para cocinar.

El aceite de coco ha ganado popularidad últimamente. Sin embargo, existe una gran polémica y un escaso consenso sobre los posibles beneficios del aceite de coco para cocinar y alimentar.

Es un aceite de origen vegetal extraído del coco y puede ser refinado, elaborado a partir de coco seco, o extravirgem, obtenido con el fruto fresco.

Es rico en vitaminas (complejo B, vitamina E y vitamina K) y minerales (como hierro, potasio, magnesio o zinc).

Aceite de coco: ¿bueno o malo?

Esta es una cuestión pertinente teniendo en cuenta el alto contenido de grasas saturadas de este aceite (más del 85%), es decir, ese tipo de grasas que a menudo se asocian con el aumento del colesterol y de enfermedades cardiovasculares.

Uno de los argumentos utilizados en favor de este aceite es que tiene ácidos grasos de cadena media (8-12 carbonos) en su composición, que son un tipo de ácidos grasos que parecen tener efectos interesantes en la cuestión de la gestión del peso corporal. Sin embargo, la presencia de este compuesto sólo representa entre el 11 y el 20% de la composición de este aceite.

La evidencia científica que sustenta los beneficios del aceite de coco es escasa y poco consistente, por lo que es necesario realizar más estudios en humanos, especialmente en lo que respecta a la salud cardiovascular, la composición corporal y el perfil lipídico.

A pesar del escaso consenso sobre el uso del aceite de coco para cocinar, este aceite tiene otros beneficios que van más allá de la alimentación, y se utiliza ampliamente en el mundo de la cosmética y con diversas aplicaciones, en particular en la piel y el pelo. Puede ver algunos de los beneficios asociados al aceite de coco aquí.

Tipos de aceite de coco

Es importante saber que puedes comprar aceite de coco extravagante o refinado. El primero tiene un aroma y sabor a coco más pronunciado, ideal para los aficionados al coco. El refinado no tiene un sabor tan característico y puede soportar temperaturas más altas sin perder las propiedades que la versión extravirgen.

Puede utilizar el aceite de coco de diversas formas, en sustitución de otras fuentes de grasa (gran parte de las recetas pueden adaptarse, basta con sustituir la fuente de grasa original de la receta por aceite de coco).

Aceite de coco para cocinar – 4 posibles usos

Si ha llegado al punto en que ha considerado todos los pros y contras del aceite de coco y ha decidido incorporarlo a su alimentación, seguramente ahora quiere saber cómo puede hacerlo.

1. Sofritos, asados y salteados

En lugar del aceite de oliva en rebozados, asados y salteados – intente, por ejemplo, hacer un salteado de tiritas de pollo con mezcla de verduras y acompañarlo con un arroz blanco. Se ve delicioso y le da un toque diferente a una comida súper simple.

2. Postres

En sustitución de la mantequilla en recetas de postres y pastelería por aceite de coco: algunos sustituyen a 1:1, es decir, utilizan las mismas cantidades de aceite de coco que utilizarían de mantequilla. Sin embargo, algunos dicen que sólo es necesario utilizar el 75% de la cantidad necesaria de mantequilla cuando se elige aceite de coco.

3. Bocadillos

Utilícelo para dar un sabor suave al coco a comidas ligeras como yogures, jugos o batidos. Además, si le gusta el granola y lo hace en casa, puede elegir usar el aceite de coco en su receta casera (en lugar de aceite de oliva o aceite, o incluso en lugar de la miel considerando el sabor ligeramente dulce que tiene!

4. Ensaladas

Úsalo para terminar platos calientes de pescado o carne o como condimento de ensaladas.

Estos son algunos de los posibles usos del aceite de coco para cocinar. Sin embargo, tenga siempre en cuenta que está utilizando una grasa y que, como todas las demás, debe usarse con moderación – intente no sobrepasar una cucharada media de sopa al día.

Nota: además, la ingestión excesiva de aceite de coco puede conducir al aumento del colesterol, a síntomas gastrointestinales como diarrea y al aumento de peso.