Reino Unido exigirá a las víctimas de violación que entreguen su móvil a la Policía

Los críticos temen que si no se entregan los teléfonos pueda ser una de las causas por las que archiven las investigaciones.

En Reino Unido hay polémica. Las víctimas de violación en Reino Unido deberán entregar sus teléfonos móviles a la Policía en base a las directrices que se han impuesto. Esto ha hecho que se reciban muchas críticas, las más importantes sobre la intromisión en la privacidad y el temor a que, en caso de negarse la víctima, pueda hacer que se archive la denuncia.

Según un portavoz del Consejo Nacional de Jefes de Policía, las autoridades tienen el deber de abrir todas las líneas de investigación posible y que mediará un consentimiento para un análisis «limitado» del aparato. De hecho, se plantea la extracción de datos del móvil.

Sin embargo, los más críticos han alzado la voz sobre el supuesto de que alguien se niegue a dar su teléfono, ante lo cual la Policía pueda archivar las investigaciones. O que las propias víctimas se sientan señaladas o disuadidas de acudir a la policía.

Rachel Krys, codirectora de la End Violence Against Women Coalition ha comentado que «convertir esta petición en rutina probablemente va a crear una barrera para denunciar la violación». Por su parte, el Partido por la Igualdad de las Mujeres ha señalado que «las víctimas de violación no deberían ser las juzgadas».

En 2018, la Fiscalía ya anunció que habría una revisión de los protocolos tras varios casos de archivo que habían sido por error en la entrega de pruebas a los abogados de la defensa. Asimismo, también prometían una política más estricta en la gestión de pruebas.

Sin embargo, lo actual ha hecho que las ONG’s se quejen de que se analice en los juicios el tipo de actividad sexual de la mujer, la ropa o el alcohol que consume. Y el bajo nivel de condenas que hay en el país.

En base a la Encuesta sobre la Delincuencia en Inglaterra y Gales, un 20% de las mujeres han sufrido violencia sexual de algún tipo tras cumplir los 16 años y solo una mínima parte acaban en denuncia. Por su parte, la Fiscalía desvela que las personas acusadas de delitos cayó a tan solo 2.822 en 2017-2018, un 25% menos.

Fuente: ABC.