11 miembros de una red con capacidad para introducir a 350 ciudadanos asiáticos son detenidos en Barcelona

La Policía Nacional ha conseguido desarticular una red que se encargaba de introducir en embarcaciones en España a inmigrantes de origen asiático. La operación se ha saldado con once miembros de la red detenidos en Barcelona, según un comunicado publicado el jueves.

La organización estaba formada por ciudadanos de Bangladesh y facilitó la llegada de unos 350 ciudadanos de Bangladesh, Sri Lanka, Pakistán e India, con un pago previo de estos de entre 14.000 y 20.000 euros.

La investigación fue llevada a cabo tras la llegada a las costas gaditanas de embarcaciones con inmigrantes irregulares que llegaban a través de organizaciones criminales de trata de personas.

Una de las organizaciones se encargaba de captar en el origen mientras que otra se ocupaba de los traslados y alojamiento en los países de tránsito; y, finalmente, una tercera materializaba la travesía marítima. En España, la organización a cargo se ocupaba de coordinar todos los aspectos operativos desde el inicio al final.

Todo el grupo tenía una buena infraestructura para la captación y traslado de inmigrantes del país de origen a España, pasando por países de tránsito como Argelia (Argel, Orán, Maghnia), o Marruecos (Rabat, Casablanca, Tetuán, Oujda).

Lo que hacían era obtener visados de forma fraudulenta en Argelia, en la representación consular en India, y volaban al país norteafricano para ser alojados en ciudades fronterizas con Marruecos para ser guiados a pie y de noche.

Los inmigrantes permanecían varios meses en viviendas de ciudades marroquíes hacinados donde se les mantenía y ocultaba hasta el viaje definitivo.

En este caso iban a la ciudad de Barcelona, lugar donde estaban los traficantes de la red que daban las órdenes y comunicaciones a los captadores e intermediarios.

Asimos, se ocupaban de los trayectos y alojamientos de los inmigrantes desde el origen a Argelia en avión, pasando la frontera hasta Marruecos a pie, y a través del Estrecho de Gibraltar o el Mar de Alborán a las costas españolas.

Tenían un falsificador en Barcelona

La propia red tenía un falsificador en Barcelona que era capaz de utilizar sellos de organismo oficiales de Bangladesh para expedir certificados de antecedentes penales y de renovar pasaportes.

La Policía realizó tres entradas y registros, y cinco inspecciones comerciales interviniendo 18.000 euros, sellos de organismos oficiales de Bangladesh, documentación falsificada, 32 pasaportes, más de 200 documentos tipo certificados además de dispositivos de almacenamiento masivo de información.

Fuente: Europapress.