Pros y contras de una dieta vegana en niños

¿Una dieta vegana es segura para la salud de los niños? ¿O tiene implicaciones negativas? Averigüe todo en nuestro artículo.

«Dieta vegana» o «Veganismo» son términos utilizados para designar un patrón alimentario que incluye exclusivamente alimentos de origen vegetal, cuyo interés se ha extendido a capas cada vez más jóvenes. ¿Pero cuáles serán los pros y los contras de una dieta vegana en niños y adolescentes?

Veganismo: ¿qué es?

El veganismo, también llamado vegetarianismo estricto, es un tipo de vegetarianismo que excluye todos los alimentos de origen animal o producidos a partir de animales.

En este contexto, además de carne y pescado, un vegano excluye de su alimentación productos lácteos, huevos, miel, gelatina de origen animal, insectos, moluscos, crustáceos y todos los productos que los contengan.

También los productos procesados que contienen ingredientes y aditivos de origen animal, como la albúmina, la grasa animal, los colorantes (como E120), la caseína y la glicerina, están excluidos de una dieta vegana, aunque pueden ser aptos para una dieta huevo-lacto-vegetariana (en la que se permiten huevos y productos lácteos).

En este sentido, la base de una dieta vegana son siempre los cereales integrales (en particular, el arroz integral, el millet, el trigo sarraceno, la quinua, que no han sufrido el proceso de refinado), las hortalizas, las leguminosas, los frutos secos oleaginosos, las semillas y las frutas.

Beneficios de una dieta vegetariana infantil

La adopción de una dieta vegetariana suele estar relacionada con cuestiones de salud, protección de los animales, razones medioambientales, religiosas, motivos éticos, entre otros.

Por lo que se refiere a la salud, en los últimos años se han acumulado pruebas científicas en favor del aumento de la presencia de productos de origen vegetal en la alimentación.

De hecho, los datos consistentes indican que las poblaciones con consumo exclusivo de productos de origen vegetal parecen tener menos probabilidades de padecer obesidad, diabetes, hipertensión arterial y dislipidemia, problemas cada vez más frecuentes en la sociedad actual y en la edad pediátrica.

¿A qué se deben los beneficios de una dieta vegana?

Esto se debe a la exclusión de los productos animales, normalmente ricos en grasas saturadas, grasas trans y colesterol, así como los productos procesados ricos en sal y azúcar, cuyo impacto negativo sobre la salud se ha demostrado unánimemente.

Por otro lado, la mayor ingesta de alimentos ricos en fibra, hidratos de carbono complejos, vitaminas y minerales, antioxidantes y fitoquímicos (compuestos con propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias, capaces de proteger a las células), promueve un mejor funcionamiento del organismo y una mayor longevidad, siendo estos beneficios más relevantes que los daños asociados al consumo excesivo de productos de origen animal

Sin embargo, hay que señalar que cualquier tipo de dieta vegetariana está generalmente asociada a un estilo de vida más saludable, ya que también excluye el alcohol y el tabaco y fomenta una mayor actividad física.

Por lo tanto, cabe señalar que ambos aspectos, los alimentos y los «no alimentarios», aportan beneficios para la salud y pueden confundirse cuando se comparan los beneficios para la salud de los alimentos vegetarianos con otros no vegetarianos.

Dieta vegana en niños: riesgos y posibles carencias

Sin embargo, a pesar de que una dieta vegana en niños puede reportar beneficios para la salud, se sabe que cualquier dieta que restrinja determinados alimentos o grupos de alimentos puede provocar carencias nutricionales con consecuencias para la salud si no está bien planeada.

En efecto, algunos nutrientes, que se han encontrado principalmente en alimentos de origen animal, como la proteína, hierro, zinc, calcio, la vitamina B12 y la vitamina D, pueden quedar en déficit, especialmente cuando se trata de la adopción de una dieta vegana en niños y adolescentes.

Por lo tanto, la eliminación de alimentos de origen animal siempre debe sopesarse con alimentos de origen vegetal con un valor nutricional similar.

Por lo tanto, el principal secreto de una dieta vegana exitosa es combinar los alimentos para obtener todos los nutrientes esenciales.

¿Cómo hacer una dieta vegana apropiada para niños y adolescentes?

Para que una dieta vegana sea adecuada para niños, debe tener en cuenta las necesidades nutricionales específicas de este grupo de edad, el grado de actividad física que se practica y la biodisponibilidad de los nutrientes suministrados por alimentos vegetales.

A fin de estructurar una alimentación vegana adecuada para niños y adolescentes, es importante tener en cuenta los siguientes aspectos::

La alimentación debe ser completa, equilibrada y variada.

La ingestión energética debe ser adecuada (inclusión de alimentos energéticamente densos, como leguminosas, frutos grasos y cremas de frutas grasos (mantequilla de cacahuete, crema de avellanas, etc.).

Debe controlarse la ingesta de fibra, ya que el exceso de fibra puede comprometer un aporte energético adecuado e interferir con la biodisponibilidad de algunos nutrientes esenciales.

Proteína

 

La proteína es un nutriente esencial para el desarrollo y el crecimiento de un niño. Es el pilar de la construcción de los diferentes tejidos, es decir, el tejido muscular y óseo, es un componente de hormonas con un papel determinante en el organismo y enzimas necesarias para el normal metabolismo. Por tanto, es necesario garantizar la ingesta de proteínas de calidad que sustituyan a las proteínas de la carne y el pescado.

En este sentido, la soja, tofu, seitán, tempeh, bebidas vegetales son fuentes proteicas a privilegiar, existen varias fuentes de proteínas vegetales incompleta, en particular, las legumbres, los cereales integrales, los frutos grasos y las semillas, que, cuando se combinan, pueden proporcionar todos los aminoácidos esenciales.

Ácidos grasos omega-3

Las necesidades de omega-3 aumentan en los niños, ya que este tipo de ácidos grasos es esencial para la agudeza visual y el desarrollo cerebral, y su deficiencia puede dar lugar a dificultades de aprendizaje.

Los niños que practican una dieta vegana pueden obtener las dosis necesarias a través de frutos secos, algas, semillas y aceites de semillas, como el linaza y el aceite de oliva. Sin embargo, en muchos casos puede ser necesario recurrir a la adición.

Hierro

Dado que nuestro organismo utiliza más eficazmente el hierro de origen animal, estos niños corren mayor riesgo de desarrollar anemia.

Una forma de aumentar la biodisponibilidad y la absorción de hierro vegetal es añadir a la dieta alimentos ricos en vitamina C cuando se ingieren fuentes de este mineral, como las espinacas, las judías y los cítricos.

Calcio y vitamina D

Dado que el calcio y la vitamina D son dos nutrientes esenciales para el crecimiento óseo y que la edad pediátrica es una fase de crecimiento marcado, es necesario garantizar un aporte adecuado de estos nutrientes. Sin embargo, aunque los vegetales de hoja verde y los frutos secos son una buena fuente de calcio, este mineral no es tan bien absorbido por el organismo.

En el caso de la vitamina D, la inclusión de semillas y frutos grasos, junto con una buena exposición solar, puede ayudar a cubrir las necesidades de esta vitamina, aunque normalmente no son suficientes para garantizar la satisfacción de las necesidades infantiles.

En este caso, es esencial utilizar suplementos de calcio y vitamina D, así como alimentos fortificados en estos nutrientes.

Zinc

Un mayor consumo de cereales integrales, como en este patrón alimentario, puede interferir en la absorción de zinc por el organismo, un mineral importante para el desarrollo de los niños.

Para satisfacer las necesidades de este mineral, debe fomentarse la ingesta de leguminosas, frutos secos, productos a base de soja, germen de trigo y cereales completos.

Vitamina B12

Aunque algunos productos fermentados y algunas bebidas vegetales enriquecidas contienen vitamina B12, los vegetarianos corren un grave riesgo de ingerir cantidades insuficientes de este nutriente, ya que se trata de una vitamina esencialmente animal (presente en la carne, vísceras y mariscos).

En el caso de esta vitamina es necesario prestar especial atención y, en la mayoría de los casos, es necesario recurrir a la adición para satisfacer las necesidades específicas de la infancia.

En resumen

Una dieta vegana en niños, como cualquier otro patrón de comida, tiene pros y contras.

Lo más importante es que la dieta esté bien planificada y complementada, en caso necesario, para evitar la aparición de carencias nutricionales.

También hay que hacer hincapié en que la vigilancia regular del estado de nutrición y salud es el mejor medio para identificar rápidamente las desviaciones nutricionales en la edad pediátrica que pueden tener consecuencias negativas a corto y largo plazo.