Los mejores alimentos para mejorar el funcionamiento del intestino

Los mejores alimentos para comer por la mañana y hacer que el intestino funcione regularmente son aquellos en los que la fibra existe en gran cantidad.

Ya sea debido al estrés o a una mala alimentación, puede que el intestino no funcione de forma regular.

El intestino es un órgano que no siempre funciona de forma regular. Ya sea por el estrés o la ansiedad, por malos hábitos alimenticios o incluso por sedentarismo, son muchas las causas que pueden provocar un funcionamiento irregular del tránsito intestinal.

De hecho, la estreñimiento y el estreñimiento son condiciones muy frecuentes en la actualidad y que producen malestar, malestar, hinchazón abdominal y, en casos más severos, pueden incluso provocar enfermedades intestinales.

Ahora bien, cuando se trata de estreñimiento derivado de hábitos alimenticios incorrectos, saber cuáles son los mejores alimentos para comer por la mañana y que ayudan al intestino a funcionar es un paso muy importante en la alimentación y la salud intestinal. Estos alimentos suelen ser ricos en fibra.

Importancia de la fibra en el funcionamiento del tránsito intestinal

En primer lugar, y antes de que le digamos qué alimentos para comer por la mañana para hacer funcionar el intestino, es importante mencionar qué son fibras y cuál es su papel en el funcionamiento del tránsito intestinal.

Las fibras son compuestos químicos que componen la pared celular de las células vegetales. Por lo tanto, las fibras alimentarias forman parte de alimentos como frutas, hortalizas, semillas, leguminosas y cereales integrales. Alimentos como carne, pescado, huevos y lácteos no contienen fibras.

Las fibras desempeñan un papel diferencial en el organismo humano porque no son digeridas por las enzimas del sistema digestivo. Es decir, se entiende por fibras alimentarias las partes comestibles de los alimentos antes mencionados, que nuestro intestino delgado no es capaz de digerir y/o absorber, lo que hace que pasen al intestino grueso intactas.

Tipos de fibras

Estos compuestos se dividen en fibras solubles e insolubles. Las fibras solubles forman un gel cuando entran en contacto con el agua y contribuyen al aumento de la saciedad después de una comida, así como a retrasar la absorción de los azúcares intestinales, lo que contribuye a regular la glucemia y a evitar los picos de azúcar en la sangre.

Además, las fibras solubles ayudan a regenerar las células intestinales y a mantener una flora sana.

Los alimentos más ricos en fibras solubles son la avena, la cebada, las verduras, las leguminosas, las manzanas y los cítricos.

Las fibras insolubles son las que más contribuyen al funcionamiento del tránsito intestinal, ya que, al ser eliminadas sin sufrir cambios en su estructura, contribuyen en su mayor parte al aumento del pastel fecal.

Entre las fibras dietéticas insolubles figuran el almidón resistente (que se encuentra en las leguminosas, las semillas y los granos parcialmente molidos y algunos cereales de desayuno), los frutoligosacáridos y la inulina.

Este tipo de fibras está presente en alimentos como espinacas, lechuga, pimentón, maíz y guisantes.

La dosis recomendada para un adulto oscila entre 20 y 35 gramos al día, lo que obviamente varía según la edad y el peso de cada adulto.

Conoce, a continuación, los mejores alimentos para mejorar el funcionamiento del intestino.

1. Ciruela

La ciruela fresca es uno de los frutos con efecto laxante más conocidos, debido a su concentración en fibras y a su elevado contenido de agua, que también ayuda a la progresión de las heces en el intestino grueso. Se recomienda el consumo de dos ciruelas frescas por la mañana en ayunas.

Si el estreñimiento persiste, puede optar por la ciruela seca, ya que, debido al proceso de deshidratación, el contenido de fibra es mayor. Sin embargo, hay que señalar que, como un alimento rico en azúcar y de alto valor energético, debe consumirse con moderación y en casos más graves.

En este caso, basta con dejar en remojo, durante aproximadamente 12 horas, de 3 a 4 ciruelas secas y, al día siguiente, en ayunas, comer las ciruelas y beber el líquido en el que fueron moldeadas.

2. Kiwi

El Kiwi es otra de las frutas que ayuda al funcionamiento del tránsito intestinal, derivado de su riqueza en fibras y agua.

También es rico en vitamina C, lo que ayuda a reforzar el sistema inmunitario y a proteger el antioxidante del organismo.

3. Uvas

Las uvas también son un buen aliado para el funcionamiento del tránsito intestinal; ya que este componente favorece los movimientos intestinales y la progresión de las heces para ser deglutidas.

4. Copos de avena

La avena es una excelente fuente de fibra soluble y también es rica en hidratos de carbono de bajo índice glucémico, lo que promueve una liberación gradual de energía y una saciedad más duradera. ¡Ideal para empezar bien el día!

Pueden consumirse de muchas maneras, por ejemplo en papas, panqueques, pasteles proteicos o sólo en yogur.

5. Semillas de linaza

Se utilizan ampliamente en la dieta como ayuda para el tratamiento del estreñimiento. Tienen un alto contenido de fibra soluble y pueden añadirse a yogur, pan, batidos, etc.

Se recomienda incluso dos cucharadas diarias de semillas de lino, ya que si se exagera la dosis puede causar flatulencia y dolor abdominal.

6. Pan integral y cereales

Las versiones completas tanto del pan como de los cereales completos son mucho más ricas en fibra que las refinadas y fomentan el buen funcionamiento del intestino. Las versiones refinadas favorecen el estreñimiento y la hinchazón abdominal.

7. Yogur

El yogur es un alimento que, por su riqueza en probióticos (bacterias buenas), ayuda en el buen funcionamiento del tránsito intestinal.

Sin embargo, si desea un efecto más fuerte, elija un yogur natural, ya que, además de las bacterias tradicionales, tiene otras que ayudan específicamente al intestino.