Cómo adherirse a la dieta Paleo: 4 consejos clave

¿Quieres saber cómo iniciar la dieta paleo pero tiene dudas sobre cómo empezar? Comienza introduciendo gradualmente los platos Paleos, eliminando los alimentos y los ingredientes no Paleos en tu dieta.

La dieta del paleolítico consiste en consumir los alimentos básicos que existían antes: carne y pescado, frutas y hortalizas frescas y evitar a todos aquellos que pasan por cualquier tipo de transformación.

Conocer las reglas por las que se guía esta dieta es la mitad del camino para tener éxito en tu elección. Sin embargo, puede que eso no sea suficiente, así que en esta ocasión te presentamos los mejores consejos para seguir la dieta paleo.

Cómo adherirte a la dieta paleo: paso a paso

Si quieres saber las mejores formas de unirte a la dieta paleo, encontrarás esa información en esta sección. Estas pistas serán de gran ayuda al principio del plan que pueden tener mucho éxito incluso a largo plazo.

1. Conocer los alimentos paleo

Para tener éxito en tu nueva dieta, debes saber qué alimentos se consideran paleos y qué alimentos debes evitar.

Se incluyen en la lista de alimentos autorizados:

Carne, pescado y huevo;

Frutas y hortalizas, dando preferencia a las de bajo índice glucémico;

Batatas (consumidas con moderación ));

Frutos secos y semillas, como almendras, nueces de marañón, avellanas, nueces, nueces de pará, semillas de calabaza;

Aceites, como el aceite de oliva, Aceite de coco y aceite de aguacate.

Además, deben evitarse los siguientes alimentos:

Queso, leche y yogures (lácteos en general);

Granos, cereales y leguminosas en general (arroz, guisantes, cebada, avena, vaina, cacahuete, judías, lentejas, etc.);

Patatas;

Cacahuetes y pastas de cacahuete;

Alimentos procesados;

Alimentos con aditivos, conservantes y aromatizantes.

2. Comienza la dieta gradualmente

Es importante que la dieta se inicie de forma lenta y progrese gradualmente para que el cambio de estilo de vida no sea tan brusco, evitando así que la persona pierda la voluntad y la determinación de continuarla.

A medida que pasa el tiempo, seguramente sabrás más y mejor sobre los cambios que la dieta está experimentando en tu vida, de ahí la importancia de no iniciar bruscamente.

Al principio, puedes elegir sólo 2 comidas incluidas en la dieta paleo. El objetivo es ir ambientándote gradualmente. Si comes fuera de casa, haz también peticiones dentro del estilo de vida paleo.

Con elecciones alimentarias conscientes aprenderá a mejorar los hábitos alimenticios paleo.

3. Inspírate en recetas paleo

Conocer los tipos de ingresos que existen en este ámbito y conocer los alimentos utilizados en cada una de ellas es una gran ayuda, especialmente al comienzo del cambio.

Si puedes hacer una planificación de comidas, hacer las compras de lo que está permitido, y si tienes tiempo para cocinar en casa, es una excelente forma de encajar con los nuevos hábitos, y además, te motiva para hacer lo mejor que puedas.

Si no consigues una planificación adecuada de todas las comidas y/o no tiene mucho tiempo para prepararlas, no dejes de hacerlas. Siempre puedes buscar recetas paleares simples y rápidas y, de esa manera, no se rendirá por encontrar un obstáculo. Verás que al final estarás acostumbrado y será más fácil superar las dudas que surgen normalmente al principio.

4. Elimina las tentaciones que tienes en casa

Es fundamental que se libera de las tentaciones, especialmente en las primeras semanas. A pesar de que el comienzo será un momento de adaptación, puede que extrañe los alimentos que está acostumbrado, pero eso no significa que deba comerlos, especialmente los más densos desde el punto de vista nutricional, es decir, los procesados.

Aumenta los alimentos Paleos en tu despensa, y así, cuando tengas hambre o simplemente quieras comer, podrás optar por alimentos que forman parte de tu nueva dieta.