7 superalimentos para incluir en tu dieta

Además de contribuir a una alimentación sana, estos superalimentos pueden ayudar a perder peso.

«Superalimentos» es un término utilizado para describir alimentos con un alto contenido en nutrientes y con grandes beneficios para la salud.

Según el Harvard Pilgrim Health Center, muchos alimentos son llamados «superalimentos» debido a sus extraordinarios beneficios para la salud.

Estos alimentos son generalmente naturales, enteros y contienen altos niveles de vitaminas, minerales, aminoácidos, ácidos grasos esenciales o antioxidantes.

Se cree que la incorporación de estos alimentos a la alimentación diaria mejora, en general, la salud física. Sin embargo, la moda de los superalimentos se está volviendo cada vez más banal.

Médicos y nutricionistas se dividen en cuanto a las reales cualidades de estos productos, pero todos convergen en una idea: la publicidad de que estos alimentos tienen poderes curativos va mucho más allá de la realidad, al menos la probada científicamente y con resultados comprobados.

Beneficios de los superalimentos

Hay pruebas bien documentadas de que los superalimentos son fuentes de energía y tienen diversos beneficios nutricionales debido a su contenido rico en vitaminas y minerales.

Algunos de estos beneficios son:

Inhiben las enfermedades;

Tienen propiedades antiinflamatorias;

Promueven la pérdida de peso;

Refuerzan el sistema inmunitario;

Promueven la regulación metabólica.

Debido a estos factores, es evidente que la introducción de superalimentos en su rutina diaria puede mejorar su estado general de salud.

Además, en las últimas investigaciones, Portugal ha quedado entre los países en los que el consumo de fruta no es suficiente.

Teniendo en cuenta que la gran mayoría de los superalimentos pertenecen al grupo de las frutas y hortalizas, si esta moda conduce a un aumento del consumo de frutas por parte de la población portuguesa, esta consecuencia es, sin duda, positiva.

El otro lado de la moneda

Un artículo reciente de la revista Slate recordó una campaña de una gran empresa americana que, a principios del siglo XX, presentaba las fantásticas propiedades de un fruto que, por sí solo, curaba enfermedades. Probablemente ese fruto mágico está en su cocina en este momento: era el plátano.

El término «superalimento» no se usaba en el lenguaje corriente hasta hace poco. Llegó con la moda de los zumos de detox y la comida sana. Hay una especie de creencia de que los superalimentos tienen propiedades muy por encima de lo normal y que incluso pueden curar enfermedades. ¡Eso no es verdad!

Hay casos conocidos y documentados de alimentos que ayudan al tratamiento y a la prevención de ciertas enfermedades, pero no es necesario que sean de origen exótico o que sean nombrados super para tener estas características.

Alimentos que ayudan a tratar y prevenir algunas enfermedades

Por ejemplo, la canela tiene propiedades que ayudan a digerir carbohidratos y, por lo tanto, fomentan un mejor control de la diabetes.

Sobre todo, antes de empezar a ingerir arbitrariamente un superalimento, es importante tener en cuenta su estado de salud.

Las bayas de goji, por ejemplo, pueden ser muy interesantes por sus propiedades antioxidantes, pero se sabe que quien toma anticoagulantes debe evitar los frutos deshidratados y las bayas de goji están incluidas en este grupo.

De este modo, los superalimentos no son la solución a todos los males. Los términos superfrutos y superalimentos son creaciones de marketing ajenas a cualquier regulación o definición científica. Debemos conocer la composición nutricional de cada uno de ellos y averiguar por qué pueden hacerle bien.

De hecho, existen pruebas científicas de que una dieta rica en frutas variadas, vegetales y granos puede promover sustancialmente la salud.

Pero las pruebas de que un alimento puede proporcionar beneficios significativos fuera del contexto de una dieta saludable son muy escasas. Es decir, lo más importante es establecer hábitos alimenticios saludables en general.

La lista de los «superalimentos» y lo que prometen

Las últimas investigaciones científicas demuestran ya la importancia de ingerir alimentos con un contenido especialmente rico en vitaminas y minerales y otros nutrientes, con efectos en la prevención y el tratamiento de enfermedades.

Sin embargo, como ya hemos visto, ellos solos no hacen milagros. Evalúe su tolerancia a estos alimentos y, si es posible, intente añadirlos a su dieta con moderación y de forma gradual.

Sobre todo, no olvide que sólo son útiles si los incluye en una alimentación sana.

1. Hierba de trigo

 

La hierba de trigo procede de las hojas jóvenes del trigo y se recomienda por su efecto desintoxicante y alcalinizante, y a menudo se utiliza para elaborar zumos detox.

Características nutricionales:

Exenta de gluten;

Rica en hierro;

Rica en vitaminas A, C y del complejo B.

Las hojas de trigo están disponibles frescas o en forma de polvo.

2. Bayas de goji

Usadas en medicina tradicional china hace milenios, las bayas de goji llegaron a Occidente hace poco, en forma de fruta deshidratada.

Características nutricionales:

Excelente fuente de carotenoides;

Ricas en polisacáridos refuerzan la flora intestinal e inmunidad;

Ricas en antioxidantes;

Excelente fuente de proteínas: 18 aminoácidos, 8 de los cuales son esenciales;

Alto contenido de fibra;

Alto contenido de minerales como zinc, hierro, cobre, calcio, selenio y fósforo;

Ricas en vitaminas B1, B2, B6 y E.

Las bayas de goji pueden consumirse como pasas o añadirse a yogur, ensaladas, cereales de desayuno, zumos y batidos.

3. Clorella

Alga verde microscópica que crece en aguas puras, muy popular en Japón, se recomienda la Clorella para promover el funcionamiento cerebral y hepático e influir en el metabolismo y la respiración.

Características nutricionales:

Contiene proteínas de alto valor biológico-18 aminoácidos, 8 de los cuales son esenciales;

Rica en varias vitaminas y minerales – principalmente en vitamina B12;

Alto contenido de fibra;

Rica en antioxidantes, como el betacaroteno;

Rica en ácido nucleico.

Chlorella también desempeña un papel en la mejora del sistema inmunológico, al estimular la formación de glóbulos rojos, en la capacidad de las células para comunicarse y en la identificación de cuerpos extraños por los linfocitos.

Al ser rica en antioxidantes y en ácidos nucleicos, también fomenta el crecimiento y el mantenimiento de los tejidos.

La clorella está disponible en forma de polvo o suplemento alimenticio.

4. Quinoa

La quinoa es un grano muy apreciado, por sus beneficios para el organismo y por poder ser utilizado como acompañamiento en el plato, sustituyendo el arroz, la pasta o la papa.

Características nutricionales:

Exenta de gluten;

Equilibrio proteínico;

Buen contenido proteínico;

Rica en ácidos grasos omega – 3 y omega-6;

Fuerte acción antioxidante;

Alto contenido de vitaminas A, C y E.

La quinoa debe ingerirse cocida, junto con carne o pescado y verduras. También puede ingerirla mezclada en ensaladas, con otras verduras o en sopas y risottos.

5. Espirulina

La espirulina es un alga microscópico de agua dulce que se debe a que tiene forma espiral.

Características nutricionales:

Mayor concentración de proteínas en los alimentos (entre 65 y 71%);

Fuerte acción antibacteriana-ayuda al organismo a eliminar toxinas;

Todos los aminoácidos esenciales;

Gran contenido de varias vitaminas – A, B1, B2, B6, E y K.

La espirulina se presenta en polvo y puede añadirse en pequeñas dosis a zumos, yogures y batidos.

6. Acaí

El acaí es, por el momento, uno de los frutos más buscados del mundo. Oriundo del Amazonas, de color morado y en forma de racimo, el bozal mejora la salud cardiovascular, la inmunidad y promueve el rejuvenecimiento.

Características nutricionales:

Todos los aminoácidos esenciales;

Efecto antioxidante;

Ácidos grasos poliinsaturados;

Rico en vitamina A y C;

Alto contenido de fibra;

Alto contenido en calcio y hierro;

Rico en flavonoides (20 veces más que el vino tinto)-acción antiinflamatoria elevada.

Puede agregarlo a batidos, yogur, cereales u otras frutas. Acai también puede comprarse en polvo liofilizado y en pulpa congelada.

7. Semillas de chía

Las semillas de chía son uno de los alimentos más potentes, funcionales y nutricionales conocidos, y mejoran la inmunidad del organismo.

Características nutricionales:

Excelente fuente de fibra;

Ricas en antioxidantes;

Ricas en minerales esenciales;

Fuente vegetal más rica en omega 3;

Ricas en mucopolisacáridos-forman una capa de mucílago en la pared intestinal, de modo que las bacterias patógenas son detenidas y las mucosas se recuperan de la agresión más rápidamente;

Excelente fuente de fibra-efecto saciante y beneficioso para la salud intestinal.

Las semillas de chía Se venden en estado puro y pueden añadirse a yogures, ensaladas, batidos y utilizarse para hacer varias recetas, siendo la más conocida el pudín de chía.