La policía política es negada por PSOE y PEPE; mientras que CS se une a Podemos: “Abominable”

Días antes de que la Audiencia Nacional iniciase una pieza separada en el caso Villarejo en el que se investigaba un presunto acto de espionaje contra Podemos; a la vez que se hacían públicos los audios en donde se involucraba al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, los partidos políticos ya han comenzado a manifestarse al respecto. Ciudadanos, por ejemplo, ya se manifestó en contra de la creación de la “policía política” propuesta por el PP.

Y es que se han conocido nuevos datos en el caso, por ejemplo, existe un audio en el que se puede apreciar cómo dos policías que investigaban al partido de Iglesias en el 2016 terminaron por admitir que tenían el apoyo del que en ese tiempo era el titular del interior (Jorge Fernández Díaz); así como del presidente del Gobierno.

Por su parte, Juan Carlos Girauta, como portavoz del parlamento naranja, afirmó que se trataría de un acto abominable; y que la condena en caso de que esto se ratificara debería de ser rotunda. Así mismo, el cabeza de Ciudadanos, instó a las autoridades a que el asunto se estudie a fondo, ya en sus palabras, sería “horroroso” que un grupo de policías se dedicara a investigar a los representantes de pueblo, y todo ello, apoyados por personajes como el ya mencionado titular del interior.

Desde Podemos ya se había criticado fuertemente, en los últimos días, la nula respuesta por parte del PP, PSOE y Ciudadanos (a lo que sus adversarios políticos calificaron de “silencio cómplice”. Así, Irene Montero aprovechó para, el pasado miércoles, señalar que la denominada policía política no sólo estaría afectando al partido de Iglesias o sus aliados; sino que daña irremisiblemente la democracia española; y en sus propias palabras “de ahí que nos sorprenda tanto el silencio clamoroso del resto de formaciones políticas”.

En respuesta al escándalo, Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, afirmó que esta trama de corte policial en realidad no tiene cabida en el gobierno; negando la existencia de la denominada como “policía política”. Pese a ello, las últimas novedades del caso revelan que el inspector jefe José Ángel Fuentes Gago dio información a un político de Venezuela que, tanto Mariano Rajoy como Fernández Díaz, ya conocían sus actividades orientadas a obtener información de Podemos.

Por su parte, Montero afirma que existen pruebas irrefutables que señalan que la policía política aún no ha sido desarticulada del todo; señalando como prueba que tanto el PP como PSOE votaran en contra.

A pesar de todas las declaraciones dadas hasta el momento y de la controversia de los últimos días, Dolors Montserrat, quien aún es portavoz en el Congreso del PP, no se pronunció al respecto, asegurando desconocer la noticia; y limitándose a señalar que España es un país democrático y serio.

Fuente: El Confidencial