Unidas Podemos comienza a dimitir tras los nefastos resultados electorales

Ya ha dimitido la cúpula del partido en Castilla-La Mancha en bloque, junto con el alcalde de La Coruña, Xulio Ferreiro, que no revalidó la alcaldía.

La presión de la cúpula nacional de Podemos está cada vez más presionada. Si el lunes dimitía el líder del partido en Castilla-La Mancha debido a los malos resultados perdiendo los dos diputados del Parlamento Autonómico, ahora lo ha hecho todo el partido castellano-manchego en bloque. Además, insta a Podemos a que pongan en marcha un partido técnico.

Pero no son los únicos. Xulio Ferreiro, alcalde de La Coruña hasta las elecciones, también ha dimitido a pesar de que estaba en el Ayuntamiento desde 2015 y no ha conseguido revalidar.

Los nefastos resultados de la noche electoral del domingo han herido al partido de Pablo Iglesias, cuyas consecuencias son un debilitamiento del partido en un momento clave a nivel nacional debido a que los 42 diputados de las elecciones generales son necesarios para el PSOE en una futura investidura de Pedro Sánchez.

Sin embargo, el propio Sánchez ha enfriado las pretensiones de Podemos instándoles a que piensen las peticiones y los resultados que han obtenido, lejanos para un gobierno de coalición.

Las dimisiones acontecidas obligan a frenar la crisis en la que se encuentra el partido. De hecho, María Díza, secretaria de Organización de Podemos Castilla-La Mancha ya puso en conocimiento a Pablo Echenique de la decisión, donde asumen los malos resultados e informan que “en un ejercicio de responsabilidad” tras “realizar el análisis pertinente por parte de este órgano, todos los consejeros que lo conforman presentan su dimisión de todos sus cargos”. Además, solicita que una gestora asuma sus funciones.

La dimisión de Xulio Ferreiro

Otra de las dimisiones que se ha producido es la de Xulio Ferreiro, alcalde de La Coruña que, tras no revalidar en las elecciones, ha anunciado su marcha por “razones de carácter personal y político”. Él era uno de los alcaldes «de las mareas» que consiguió un resultado en 2015 en las comunidades gallegas.

Podemos tampoco ha rentabilizado su posición en Ferrol, donde Jorge Suárez ha logrado tres concejales y lo invalida para seguir siendo alcalde. O Martiño Noriega, que ha perdido cinco de los diez concejales en Santiago de Compostela.

La pérdida en Castilla-La Mancha supone una debacle clave ya que esperaba unos buenos resultados para negociar a nivel nacional con Pedro Sánchez. Sin embargo, la pérdida de 29 escaños en las generales, y de muchos otros en las autonómicas y municipales, se lo pone difícil.

En Castilla-La Mancha necesitarían un pacto con Emiliano García Page ya que sus resultados han pasado de los 107.463 votos y dos diputados obtenidos en 2015 a 74.372 votos desapareciendo del mapa política, y superada por el partido de Vox con 75.000 votos.

Esto hace que el partido sea inviables en casi todas las comunidades y menos para crear un gobierno de coalición con Pedro Sánchez. Ahora mismo, solo son claves en Canarias, Baleares y La Rioja.

Juan Ramón Crespo, coordinador regional del partido en Castilla-La Mancha ha culpado al propio Pablo Iglesias de los malos resultados.

Otras crisis de Unidas Podemos

Los malos resultados electorales se suman a las crisis internas que tiene el partido de cinco años.

La última ha sido provocada por Íñigo Errejón que se ha trasladado a Madrid y es el fundador del partido Más Madrid.

Fuente: LaRazón.