Tribunal Supremo: ni se suspende el juicio ni los presos electos quedan en libertad

El auto del Alto Tribunal sí que permite que salgan de prisión el próximo 21 de mayo para acudir a la sesión constitutiva del Parlamento.

Ya se ha pronunciado el Tribunal Supremo, aunque no de la manera que muchos esperaban. Y es que el Alto Tribunal ha rechazado la suspensión del juicio del «procés» así como la puesta en libertad de los políticos presos elegidos representantes públicos en las pasadas elecciones del 28A.

El auto, notificado este martes, rechaza tramitar un suplicatorio basándose en que carece de «justificación constitucional que le normal desarrollo de un proceso que ya se sitúa en los debates del juicio oral exija para su normalidad democrática».

A pesar del rechazo de la suspensión del juicio, sí que autoriza la salida de prisión de cinco de los procesados, Oriol Junqueras, Josep Rull, Jordi Turull, Jordi Sànchez y Raül Romeva, para el próximo 21 de mayo con el objetivo de que asustan a los plenos constitutivos de Congreso y Senado.

Los magistrados argumentan

Los magistrados han argumentado el rechazo al suplicatorio por cuatro motivos: la constitucionalidad, el ámbito de la legalidad ordinaria, precedentes jurisprudenciales y jurisprudencia constitucional. Para ellos, es imprescindible la autorización del órgano legislativo para «procesar», es decir, atribuir a un diputado o senador la condición formal de parte pasiva en un proceso penal. «El sentido constitucional de la inmunidad y su justificación histórica no permiten igualar la autorización para procesar con la homologación parlamentaria del ya procesado».

Para los magistrados, lo contrario sería una «interferencia irrazonable» que permitiría una «revisión o control» por parte del poder legislativo sobre el judicial en determinadas personas solo por el hecho de haber sido parlamentarios mientras se llevaba a cabo el juicio oral, haciendo que la inmunidad parlamentaria se convirtiera en un «privilegio para el titular».

Así mismo, el tribunal considera que la prisión preventiva no vulnera los derechos políticos de los políticos en cuanto a que no se «criminaliza ninguna ideología».

La salida del 21 de mayo

El próximo 21 de mayo, los presos electos podrán salir de la prisión, pero «deberán ser debidamente custodiados y adoptarse por la presidencia de ambas cámaras las decisiones oportunas para que, una vez en el interior del salón de plenos, pueda quedar garantizada su seguridad». Una vez acabado el acto, reingresarán «sin dilación».

Fuente: ABC.