Comienzan las dudas tras la victoria del comediante Volodímir Zelenski en las elecciones de Ucrania.

Mientras algunos sienten alivio al dejar atrás a Poroshenko, otros sienten seria preocupación con respecto a lo que sucederá de aquí en adelante.

Volodímir Zelenski el showman de 31 años, salió victorioso durante los comicios presidenciales el pasado domingo 21 de abril. Alegando en su campaña electoral que su irrupción tiene el propósito de romper el sistema; lo que evidentemente ha llamado la atención de los ciudadanos.

Es un enorme cambio para el país; tal como indica Evgueni Minchenko, experto ruso del centro de Politburó 2.0 se trata de un “nuevo estilo (…) más abierto”. Sí, un sistema totalmente nuevo que va en contra del establishment. De hecho, Minchenko no duda que Zelenski establecerá canales innovadores de comunicación y movilización.

No es de extrañar porque entonces el 73,2% de los votos fueron otorgados a Zelenski quien a diferencia del actual jefe de Estado, no ha utilizado ni una vez, la palabra “agresor” al referirse al Kremlin.

Además, en base a lo que algunos de los votantes manifestó, Petro Poroshenko no cumplió ni siquiera una promesa de las tantas que hizo al montarse en el poder; no erradicó la guerra, no mejoro el nivel de vida de los ciudadanos y mucho menos acabó con la corrupción.

Ahora bien, cabe señalar que Zelenski aun no explica que medidas tomará en lo que respecta a la economía y tampoco sobre lo que hará para asumir la recuperación del control sobre las provincias sublevadas de Donetsk y Lugansk, las cuales Rusia está ayudando militarmente otorgando pasaportes rusos a todos los ciudadanos.

Lo único que ha pronunciado es que uno de los cambios que pretende realizar es la lucha incansable contra la corrupción; un tema bastante amplio y difícil de abordar. El resto de sus políticas y propósitos aun continúa en incógnita.

Por otro lado, es digno de mención que Zelenski no ha dejado claro que sucederá con las relaciones establecidas con la Unión Europea. Sus discursos referentes a esto no muestran claridad, pues en ocasiones indica estar a favor de la integración y en otras, manifiesta que una cooperación más o menos estrecha estará bien. Además en un principio afirmó que Ucrania buscaría ser miembro de la OTAN, pero más tarde lo condicionó a celebrar un referéndum.

Por lo tanto, solo queda esperar que comiencen a funcionar sus propuestas para ver hasta que grado benefician a los habitantes de Ucrania.

Fuente: ABC Internacional