Según la AIReF, los impuestos de Pedro Sánchez están inflados en 1.200 millones

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal no se cree las previsiones de ingresos del Gobierno de Pedro Sánchez y así deja constancia en el informe sobre la Actualización del Programa de Estabilidad 2019-2020.

Cuando el Ejecutivo presentó en los presupuestos una subida de impuestos, o la presencia de proyectos de ley que creaban las conocidas «tasas Google» o «Tobin», sus previsiones eran que así se recaudara menos de la mitad, o menos incluso. Eso era lo que estimaba el Gobierno, algo que se cree que será un desfase global de una décima del PIB, de cerca de 1.200 millones.

La recaudación que el Ejecutivo estima será de 5 décimas del PIB, cerca de 5.700 millones, cosa que la AIReF augura que será una décima menor, de 4.500 millones. Antes se estimaba que los impuestos solo entrarían en vigor a mitad de año, pero con el Programa de Estabilidad, el Ejecutivo planea que las alzas fiscales entren en vigor en 2020, con lo que sería un ejercicio completo.

Para la AIReF, las previsiones del Gobierno son «optimistas»

De hecho, la AIReF cree que está muy ajustada la reducción que se prevé del déficit en el Programa de Estabilidad y habla de los riesgos. Una reducción del déficit de 2,5 puntos del PIB en cuatro años, lo que puede ser factible hasta 2021 pero improbable en 2022.

Las pensiones en España

En cuanto al tema de las pensiones, según ha calculado la AIReF, la revalorización de las pensiones con el IPC supondría incrementar el gasto un total de 2,6 puntos porcentuales del PIB hasta 2050, frente a los más de 3 puntos que prevé el Ministerio del Trabajo, lo que significaría un «riesgo enorme» en el gasto de las pensiones.

También se le recomienda al Ejecutivo que tome «medidas urgentísimas para corregir esta visión tan dramática de sus previsiones», incluso a nivel demográfico. Y es que, según el Gobierno, en 2050 habrá cinco millones menos de trabajadores, un millón menos por parte de la Autoridad Fiscal. El Ejecutivo vaticina una japonización de la economía que no comparte.

Fuente: Expansión.