El Ibex 35 cierra en positivo por primera vez en su historia el lunes postelectoral

Se recupera la cota de los 9.500 puntos, con ENCE como farolillo rojo apoyándose en el mejor desempeño de la banca.

La tradición del Ibex 35 después de una noche de elecciones era que cerrara con pérdidas el lunes posterior a las elecciones. Sin embargo, esto no ha sido así y por primera vez en la historia, la sesión ha finalizado con una pequeña subida del 0,12%, situándolo en los 9.517,2 puntos y recuperando así la cota perdida de los 9.500 después de la remontada.

Sin embargo, el color rojo ha estado en ENCE, que se ha desplomado un 4,74% junto con Inditex, 1,91%, Iberdrola, 1,45%, la socimi Merlin Properties, 1,80, Repsol, con 0,33% o Endesa, con un 0,81%.

Por su parte, los valores financieros sí que han terminado en positivo la sesión, algunos con ganancias como por ejemplo El Santancer, con subida del 0,49%, o el BBVA con el 0,86%. El resto de los valores han subido ligeramente, como Bankia (+ 2,70%), Bankinter (+1,36%) y Banco Sabadell (+2,56%).

Las plazas europeas también cierran en positivo

París vuelve a las ganancias, con un día de subidas del 0,21% o al 0,22% en Londres. Pero no son los únicos: Milán (+0,26%) o Fráncfort (+0,12%), con un Eurostoxx 50 plano, que ha cerrado con una subida del 0,03%.

Por su parte, la prima de riesgo española se ha mantenido tranquila toda la jornada situándose al final de la sesión en los 101,50 puntos. En cambio, las primas de Italia y Grecia sí han subido, hasta los 258,50 puntos y 330,60 puntos, respectivamente.

Finalmente, el cambio con el dólar sigue manteniéndose en los 1,11 dólares y el Barril de Brente, referencia en Europa, cotiza en los 71,56 dólares el barril.

El objetivo tras las elecciones generales

El analista del banco de inversiones Natixis, Jesús Castillo, ha apuntado que, después de las elecciones, «la situación política parece que se está clarificando en comparada con lo que había antes». Según Castillo, los resultados pueden tener tres conclusiones: pasar de una mayoría de derechas a una de izquierdas; que el PSOE, pese a tener más escaños, necesita a otros partidos en los que apoyarse; y que «la aritmética parlamentaria parece más sencilla que la de junio de 2016 o diciembre de 2015».

Natixis ha recomendado a Sánchez que debe «tener éxito a la hora de formar gobierno muy rápidamente, una vez haya cerrado el apoyo de Podemos». Para ellos, la mayoría absoluta está muy cerca en el bloque de izquierdas, cifrado en 176 diputados. Mientras, el Senado será controlado por mayoría por los socialistas.

Las mayorías débiles no gustan

Aurelio García del Barrio, director del MBA con especialización en Finanzas del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) ha puntualizado que: «los mercados nunca han visto con buenos ojos las mayorías débiles». Además, ha añadido que no sabe cómo va a gobernar Sánchez, si en solitario, en coalición, etc. Para él, «el caballo de batalla» es, sin duda, Cataluña, con la consecuente salida de fondos de la Bolsa.

García del Barrio ha recordado además a Unidas Podemos que «Bruselas es quien tienen que dar luz verde a los Presupuestos y ser garante de que el gasto público no se dispara», en relación al incremento de impuestos e inversiones del Estado. Y descarta que haya un ejecutivo de izquierdas con socialistas y miembros de Podemos. «Habrá más gasto que con un gobierno de coalición de derechas, pero no será algo demencial», ha apuntado recomendando reducir el gasto público. Tampoco ve una repetición de las elecciones generales.

Por su parte, Pablo de Vicente, de Evolutio Capital Investment, «una vez pasen las elecciones autonómicas y europeas del 26 de mayo, los mercados irán decidiendo». «Todo lo que sea un acuerdo de izquierdas no será bienvenido por los mercados», ya que considera que estos no son proizquierdistas. Por este motivo, ha recordado que el Ibex 35 está formado por empresas con distintos marcos regulatorios. «Lo que mejor sentaría a los mercados es que en el próximo Gobierno hubiera algo de centro, un pacto con Ciudadanos: habría menos incertidumbre que con Podemos».

La ruptura de la tradición de los lunes postelectorales

Los lunes postelectorales no suelen ser demasiado buenos. Desde que se creó el 14 de enero de 1992, el índice de referencia en la Bolsa ha pasado por ocho elecciones generales y varios relevos al frente del Ejecutivo. Y todos ellos han sido recibidos con caídas.

Por ejemplo, la victoria en 1993 de Felipe González quien hizo que el Ibex 35 cayera un 1,7%. La victoria de José María Aznar tampoco fue algo bueno para los inversores que hicieron que el Ibex 35 se desplomara un 5,2%. Con José Luis Rodríguez Zapatero la caída fue del 4,1% y volvió a caer tras su reelección, un 0,3%.

Con Mariano Rajoy, el Ibex 35 cayó un 3,5%. Y muy parecido fue lo ocurrido en 2015, con un 3,6%; o lo que dejó el 26 de junio de 2016, que cayó un 1,8%.

Fuente: ABC.