Sala de Prensa

71
Septiembre 2004
Año VI, Vol. 3

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


El 11-M y el consumo de medios de comunicación

Guillermo López García *

Introducción

El 11 de marzo de 2004 España sufrió el atentado terrorista más salvaje de su historia: 192 muertos, más de 1.500 heridos, y un estado de conmoción que alcanzó a todo el país y tuvo hondas repercusiones internacionales. La opinión pública comenzó muy pronto a preguntarse por las incógnitas que rodeaban el acto terrorista, y a buscar una respuesta con enorme celeridad, la marcada por la proximidad de las elecciones generales del domingo 14 de marzo. En este espacio de tiempo se vivió en España un intenso debate en torno a la autoría de los atentados que tuvo una incidencia, difícil de determinar, en las elecciones generales del 14 de marzo. Un debate cuyo punto de partida, a su vez, constó de dos condicionantes principales:

  • Dos estrategias informativas: Desde el mismo día de los atentados, a la luz de los primeros datos que ponen en duda, para un sector de la opinión pública, la hipótesis de la autoría de ETA, firmemente defendida por el gobierno, y alumbran la posibilidad de que los atentados fueran obra del terrorismo islámico, asistiremos a un auténtico carrusel de informaciones y contrainformaciones suministradas, en un grado u otro, por prácticamente todos los actores participantes en el proceso (gobierno, partidos políticos, medios de comunicación nacionales y extranjeros, servicios secretos, ciudadanos e incluso los propios grupos terroristas), con objeto de dilucidar a quién correspondía la autoría de los atentados, lo cual, a su vez, tendría una obvia influencia sobre los resultados electorales: si el atentado era obra de ETA, el público podía remitirse a los éxitos logrados por el gobierno del PP en su lucha antiterrorista, y proporcionarle su apoyo. Pero si el atentado era obra de Al Qaeda, el gobierno del PP podría sufrir un castigo electoral como consecuencia de su firme apoyo a la invasión angloestadunidense de Irak en 2003, que estaría en la base, en la interpretación de la opinión pública, de un hipotético atentado del terrorismo islamista.
  • Sobreinformación del público: El consumo de medios de comunicación de masas aumentó en gran medida, y también lo hizo el de medios que podríamos llamar “ajenos al flujo de la comunicación de masas” en España, tales como las televisiones temáticas, los medios de comunicación extranjeros (consultados fundamentalmente a través de su versión digital) y un número indeterminado de canales de comunicación disponibles en Internet. Por último, pudo detectarse un tráfico inusual de mensajes en el ámbito de la comunicación interpersonal, no sólo la comunicación “cara a cara” sino también, y sobre todo, mediada tecnológicamente a través de diversos dispositivos, fundamentalmente dos: la red Internet (mediante el e-mail, los chats y los foros de debate) y los teléfonos móviles.

Aunque en algunos casos no disponemos de datos totalmente fiables, sí es posible efectuar una primera revisión del consumo de medios de comunicación a distintos niveles, que cuando dispongamos de datos concretos (televisión y medios digitales) abarcará tanto los días 11, 12, 13 y 14 de marzo como los días correlativos de la semana anterior (4, 5, 6 y 7 de marzo), con el fin de ofrecer una panorámica más completa del consumo de información y la incidencia de los atentados del 11-M sobre dicho consumo en los distintos medios.

1) Medios de comunicación de masas

En el ámbito de los medios de comunicación de masas, no disponemos de datos auténticamente concluyentes. Los estudios de audiencias efectuados hasta la fecha tienden a abarcar un ámbito de varios meses, como es el caso del Estudio General de Medios (EGM), en su primera oleada de 2004. El EGM registra un avance moderado en el consumo de prensa, que en los principales medios de referencia oscila entre un 4% (El Periódico) y un 10% (ABC y La Vanguardia). El aumento es significativamente mayor en lo tocante a la radio (un 24’1% más en la cadena COPE, 18’1% en Onda Cero, y 16’% en la Cadena SER), que si bien redunda en beneficio de todas las emisoras de radio generalista, también contribuye a consolidar el predominio de la Cadena SER (con 5.702.000 oyentes frente a 2.551.000 de Onda Cero y 1972.000 de la Cadena COPE), la más significada por una política informativa crítica con el gobierno del PP.

Aunque estos datos no resultan en modo alguno aplicables sin más al periodo que aquí analizamos (del 11 al 14 de marzo de 2004), sí parece evidente que la necesidad de adquirir información rápidamente redundaría en perjuicio de la prensa (cuyas versiones digitales, generalmente ajenas a las limitaciones temporales de la edición en papel, sí experimentaron un aumento sustancial de audiencia), al mismo tiempo que beneficia a la radio, gracias a su inmediatez (que permite ofrecer al público la información más novedosa casi de forma instantánea, incluso con mayor rapidez y flexibilidad que la televisión) y a su ubicuidad (la radio es un medio idóneo para el policonsumo de medios en contextos de sobreinformación como el que nos ocupa, dado que puede complementarse con cualquier otro medio de comunicación, y puede consumirse, además, virtualmente en cualquier sitio).

En el caso de la televisión sí disponemos de datos concretos, que muestran un consumo de televisión sensiblemente mayor de lo habitual:1

Informativo 4-M 5-M 6-M 7-M
Telediario 1
(TVE)
3.220.000
(25’7%)
3.057.000
(24’5%)
3.195.000
(25’7%)
3.287.000
(27’5%)
Telediario 2
(TVE)
3.800.000
(25’3%)
3.558.000
(25’9%)
3.005.000
(23’8%)
4.092.000
(25’2%)
Antena 3
Noticias – 1
2.630.000
(21’1%)
2.727.000
(21’8%)
3.508.000
(28’2%)
2.865.000
(24%)
Antena 3
Noticias – 2
3.179.000
(22.8%)
3.338.000
(25’1%)
2.340.000
(19’1%)
2.820.000
(18’1%)
Informativos
Telecinco 1
2.535.000
(21.1%)
2.481.000
(20’7%)
2.284.000
(19’7%)
2.313.000
(20’8%)
Informativos
Telecinco 2
2.270.000
(17’8%)
2.225.000
(18’5%)
2.170.000
(19’1%)
2.993.000
(21.1%)

Tabla 1: Audiencia de programas informativos de TV del 4 al 7 de marzo. Fuente: Sofres

Informativo 11-M 12-M 13-M 14-M
Telediario 1
(TVE)
4.857.000
(35’1%)
4.385.000
(32’9%)
4.003.000
(29%)
3.659.000
(28’8%)
Telediario 2
(TVE)
3.977.000
(22’2%)
4.738.000
(28’6%)
4.072.000
(27’2%)
5.151.000
(28’9%)
Antena 3
Noticias – 1
3.386.000
(23’4%)
2.799.000
(20’4%)
3.776.000
(26’7%)
3.177.000
(24’9%)
Antena 3
Noticias – 2
3.406.000
(21’7%)
3.530.000
(22’8%)
3.020.000
(21’1%)
2.774.000
(17’2%)
Informativos
Telecinco 1
2.669.000
(18’8%)
2.846.000
(21’4%)
3.094.000
(23’2%)
2.949.000
(24’4%)
Informativos
Telecinco 2
- 2.220.000
(13’8%)
2.968.000
(22’4%)
2.821.000
(18’8%)

Tabla 2: Audiencia de programas informativos de TV del 11 al 14 de marzo. Fuente: Sofres

Como puede verse, el aumento de las cifras de audiencia fue considerable respecto de la media, así como al establecer una comparativa con las cifras correspondientes a la semana anterior. Si a ello unimos que además de los informativos habituales todas las cadenas ofrecieron varios avances informativos y sucesivos programas especiales en torno a los atentados, las manifestaciones de repulsa del 12-M y los resultados electorales, todos ellos con cifras de audiencia importantes, puede colegirse un interés por adquirir información considerable por parte del público.

La audiencia se concentró mayoritariamente en torno a los informativos de la televisión pública (como suele ocurrir en todos los sucesos informativos de envergadura), si bien se observa un descenso paulatino en su liderazgo desde el 11 de marzo hasta la jornada electoral del 14 de marzo. Tele 5, por su parte, sigue un proceso inverso al de TVE, ascendiendo paulatinamente en la incidencia de sus informativos, y obteniendo incluso las mayores cifras de audiencia –por estrecho margen- de todas las televisiones en el "Especial Elecciones" emitido la noche del 14-M.

Finalmente, la red Internet presentó a lo largo de estos días, en particular la jornada del 11-M, un aumento en el tráfico de información muy considerable, con toda probabilidad superior porcentualmente al de cualquier otro soporte.

El estudio de los medios de comunicación de masas en Internet depende en gran medida de los datos proporcionados por la OJD (Oficina de Justificación de la Difusión). Desgraciadamente, la OJD no contiene datos registrados de algunos de los medios digitales más importantes (El País Digital y La Vanguardia), con lo que el estudio se circunscribirá a los diarios de referencia de los que disponemos de datos (ABC, El Mundo, El Periódico), con el añadido de algunas cabeceras regionales particularmente influyentes (Avui, Diario de Cádiz, El Correo, El Norte de Castilla, Heraldo de Aragón, La Voz de Galicia y Levante – EMV) y de los datos relativos a Libertad Digital (el más importante de los diarios exclusivamente digitales –sin versión impresa- en términos de audiencia), Vilaweb (medio digital de mayor difusión en lengua catalana), Antena 3 TV y la Cadena SER, principal emisora de radio española, que además tuvo una importancia central en la información dedicada a las incógnitas sobre la autoría de los atentados. Obsérvese la comparativa –visitantes únicos- entre las jornadas correspondientes a nuestro objeto de estudio y los días equivalentes de la semana anterior:

Medio 4-M 5-M 6-M 7-M
ABC 91.616 76.195 51.507 58.715
El Mundo 1.173.088 1.036.220 697.402 766.793
El Periódico 128.304 113.356 80.798 103.006
Avui 10.715 12.392 9.292 9.644
Diario de Cádiz 11.462 11.684 9.896 11.217
El Correo 53.268 50.873 30.510 31.933
El Norte de Castilla 16.135 15.407 9.478 9.714
Heraldo de Aragón 15.737 9.895 7.118 8.781
La Voz de Galicia 41.527 40.170 24.777 26.788
Levante – EMV 7.516 7.011 4.710 5.546
Libertad Digital 45.554 27.902 26.027 28.342
Vilaweb 56.858 45.027 28.282 29.922
Antena 3 TV 37.420 31.710 27.620 32.589
Cadena SER 73.910 72.565 59.967 67.679

Tabla 3: Audiencia de medios digitales del 4 al 7 de marzo. Fuente: OJD

Medio 11-M 12-M 13-M 14-M
ABC 379.450 296.223 202.106 225.242
El Mundo 3.010.535 2.616.505 1.710.159 2.169.994
El Periódico 265.665 256.126 180.636 241.666
Avui 45.572 23.578 28.486 29.722
Diario de Cádiz 25.268 20.966 15.894 14.727
El Correo 218.322 153.514 70.766 69.769
El Norte de Castilla 27.719 25.333 19.327 15.342
Heraldo de Aragón 36.161 29.958 15.877 17.735
La Voz de Galicia 104.446 95.833 49.882 64.664
Levante – EMV 13.044 11.965 8.891 9.353
Libertad Digital 105.673 91.227 59.004 77.641
Vilaweb 93.831 88.440 65.897 67.375
Antena 3 TV 80.237 70.805 29.001 45.465
Cadena SER 453.539 234.033 216.251 231.574

Tabla 4: Audiencia de medios digitales del 11 al 14 de marzo. Fuente: OJD

En prácticamente todos los casos se da un enorme aumento de la audiencia la jornada del 11-M (multiplicando varias veces las cifras correspondientes a la semana anterior), que tiende a concentrarse en los medios de mayor importancia. El aumento de la audiencia tiende a relativizarse a partir del 12 de marzo, si bien siempre con cifras muy superiores a lo habitual esos días.

2) Medios ajenos al flujo de la comunicación de masas

Pero, además del considerable incremento de los medios de comunicación de masas, el público también accedió a lo largo de estos días a fuentes de otro tipo, tales como cuadernos de bitácora, publicaciones de contrainformación, foros de debate… a través de los cuales se difundían informaciones provenientes de los medios de masas españoles, pero también de otros medios menos visibles para el gran público (por ejemplo, la prensa internacional), y sobre todo se constituyeron en espacios de discusión habilitados para el intercambio de opiniones por parte del público que, en última instancia, contribuyeron a la formación acelerada de opiniones y las subsiguientes implicaciones políticas.

En este sentido, las principales funciones de este tipo de medios esos días fueron a) seleccionar y reproducir las informaciones más relevantes en torno a la autoría de los atentados, previamente aparecidas en los medios de masas; b) interpretar los movimientos de los distintos actores sociales en torno a los atentados y la autoría de los mismos; c) generar un flujo multidireccional de informaciones y opiniones entre los lectores; d) contribuir al proceso de formación de opiniones. Todo ello sin ignorar que estos espacios resultaron claramente partidistas en muchos casos, probablemente más en lo que respecta a la participación que a la lectura de artículos y mensajes en los debates. Pero aun así, se detecta en bastantes ocasiones la pluralidad de puntos de vista, y el cambio en la corriente de opinión mayoritaria.

Resulta ciertamente complejo ofrecer datos de audiencia de estas publicaciones que, de alguna manera, se ubican en la mayoría de los casos “por debajo del umbral” de los mecanismos de análisis de audiencias convencionales. Sin embargo, hemos intentado ofrecer aquí un panorama representativo (circunscrito a los weblogs y a los foros de debate) de estos medios haciendo acopio de datos de audiencia de carácter público (optando, pese a sus muchas insuficiencias, por el contador Nedstat http://es.nedstat.com, el más común de los contadores gratuitos en la web española), o directamente solicitándolos a los administradores de cada sitio (en estos casos indicaremos su procedencia mediante un asterisco).

Weblogs: Comenzando por los también llamados cuadernos de bitácora, hemos seleccionado ocho que consideramos particularmente representativos, por su centralidad en el contexto de la “blogosfera” española, su incidencia en términos de visitas y, finalmente, por su temática. En este último caso, hemos privilegiado los weblogs de temática exclusiva o principalmente política. Se trata de los siguientes:

Weblog 4-M 5-M 6-M 7-M
Ajopringue.com 144 95 78 86
Caspa.tv* 1.816 1.952 1.490 1.312
Ecuaderno.com 569 543 257 284
Escolar.net 962 1419 855 768
Info-tk 2.166 2.330 1.805 1.777
Las Indias* 958 880 746 716
Libro de Notas* 2.439 2.386 1.692 2.105
Pensamientos Radicalmente Eclécticos 725 894 755 699

Tabla 5: Audiencia en weblogs del 4 al 7 de marzo. Fuente: Nedstat y elaboración propia (proporcionados por los autores)

Weblog 11-M 12-M 13-M 14-M
Ajopringue.com 339 233 535 638
Caspa.tv* 2.975 3.654 3.268 3.184
Ecuaderno.com 1.447 1.137 832 953
Escolar.net 2.489 2.577 4.958 6.410
Info-tk 2.413 2.403 2.049 3.011
Las Indias* 1.030 1.733 1.432 1.009
Libro de Notas* 2.185 2.231 2.011 1.971
Pensamientos Radicalmente Eclécticos 1.003 863 978 924

Tabla 6: Audiencia en weblogs del 11 al 14 de marzo. Fuente: Nedstat y elaboración propia (proporcionados por los autores)

Los datos muestran con claridad un importante aumento de la audiencia global (con la única excepción de Libro de Notas, que se mantiene estable) a raíz de los atentados del 11-M, como ya ocurriría con los medios de masas, pero con un importante matiz: si en los medios de masas el principal aumento se daba el mismo 11 de marzo, en este caso encontramos una evolución diferente. Únicamente en dos casos (E-cuaderno y Pensamientos Radicalmente Eclécticos) es el 11-M el día con mayor número de visitas. Por lo general, la audiencia tiende a mantenerse estable a lo largo de los cuatro días, e incluso a incrementarse con el tiempo, partiendo, eso sí, de un aumento porcentual de la audiencia el 11 de marzo significativamente menor que en el caso de los medios de masas. También se percibe un aumento considerable en la participación de los lectores mediante el sistema de comentarios (en el caso de los weblogs que disponen del mismo), si bien los datos a este respecto son mucho más dispersos.

En cuanto a la temática, todos los weblogs se centran, con absoluta exclusividad, en informaciones y opiniones relativas a los atentados de Madrid y sus consecuencias, en particular, las consecuencias políticas. El aumento de la audiencia y la participación es mayor conforme a) mayor es el volumen de las actualizaciones; b) mayor incidencia se hace en la opinión sobre la autoría de los atentados, o la difusión de informaciones relativas a este asunto. Resulta emblemático, en este sentido, el caso de Escolar.net, que experimentó un aumento de la audiencia mucho mayor que el de los demás weblogs analizados (y que, además, no hacía sino aumentar con el tiempo, de manera que la audiencia del 14-M prácticamente triplicaría a la del 11-M, en sí muy superior a lo habitual). Las características de este weblog, particularmente en los días objeto de nuestro análisis (durante los cuales se dio un volumen de actualizaciones mucho mayor a la media, centrado en los atentados y muy particularmente en las informaciones contradictorias respecto de la autoría de los mismos, en una línea bastante crítica con el gobierno), manifiestan bien a las claras qué tipo de información buscaba el público una vez superado el shock inicial de los atentados: noticias relativas a su posible autoría en publicaciones españolas, referencias continuas a la prensa internacional y artículos de opinión referentes a este tema central, todos ellos ampliamente debatidos por los lectores a través del sistema de comentarios.

Foros de debate: Se antoja especialmente interesante estudiar lo relativo a las formas de comunicación interpersonal tecnológicamente mediadas. Es aquí donde podrá percibirse con mayor claridad la interacción del público con la información, su conversión momentánea en “fuentes de segundo grado”, reproduciendo y distribuyendo todo tipo de informaciones relativas a los atentados e intercambiando opiniones, en particular, respecto de la autoría de los mismos. Lamentablemente, resulta complejo efectuar un registro mínimamente fiable de dichas formas de comunicación interpersonal. Incluso en el caso de los foros de debate, que por su carácter público y su capacidad para quedar registrados en la Red indefinidamente con posterioridad a su publicación resulta el ámbito de la comunicación interpersonal más sencillo de estudiar, las dificultades para efectuar un análisis mínimamente representativo son múltiples: muchos foros de debate borran los mensajes de la base de datos a los pocos días de ser publicados; muchos otros, por su carácter minoritario o su especificidad, presentan una frecuencia de publicación de mensajes demasiado escasa para los efectos de esta investigación (aun detectándose un incremento sustancial en los mismos a lo largo del período analizado); finalmente, es preciso tener en cuenta que los sistemas de publicación en foros de debate resultan extraordinariamente variados, de manera que para nuestro análisis hemos optado por marcar unos parámetros muy genéricos a partir de los cuales podamos establecer una comparativa congruente con los objetivos del estudio.

En consecuencia, obviaremos datos específicos de audiencias, sustituyéndolos por el número de mensajes publicados diariamente, y dividiendo, a su vez, estos datos en dos: la primera cifra corresponde a aquellos mensajes que inicien un tema de debate específico, y la segunda al número total de mensajes (incluyendo los mensajes iniciales). Con estos parámetros de partida, los datos de las siguientes tablas2 se circunscriben a cinco foros de debate, que a su vez podemos subdividir en:

  • Foros de portales generalistas: Hemos seleccionado dos foros particularmente activos, correspondientes a los que probablemente sean los dos portales generalistas españoles de mayor importancia: el foro “Actualidad Nacional” de Terra.es3 y el foro “elecciones generales” de Ya.com.4
  • Foros de los periódicos digitales: La mayoría de los foros de la prensa digital presentaron una actividad muy escasa, y en muchos casos ni siquiera es posible acceder a los mensajes de los días objeto de nuestro estudio. En la práctica, sólo hemos podido encontrar un espacio (el foro “Política” de Elmundo.es5 mínimamente fiel a estos parámetros de partida, y aun así el lector detectará sin dificultad unas cifras de mensajes publicados mucho menores que en los demás casos.
  • Finalmente, hemos incluido en el estudio dos foros pertenecientes a dos portales de información y opinión relativamente alejados del ámbito de la comunicación de masas, pero que por su carácter genérico (que permite concentrar todos los mensajes en un único foro) y por su notoria actividad se nos antojan también representativos. Se trata de los foros “Areópago” de La Página Definitiva6 y “El Debate”, del portal de noticias Iblnews.7
Foro 4-M 5-M 6-M 7-M
Areópago 21/256 17/183 3/30 7/35
Terra.es: Actualidad Nacional 108/375 79/338 47/238 42/197
El Mundo: Política 2/8 5/19 1/1 2/4
Ya.com: Elecciones 267/587 267/499 204/488 200/334
Iblnews 80/201 66/314 58/251 44/269

Tabla 7: Mensajes en foros de debate del 4 al 7 de marzo. Fuente: elaboración propia

Foro 11-M 12-M 13-M 14-M
Areópago 48/302 48/259 63/352 58/315
Terra.es: Actualidad Nacional 217/653 282/848 526/1.706 557/1.797
El Mundo: Política 10/45 15/78 19/125 16/109
Ya.com: Elecciones 513/1.313 467/1.374 1.091/2.669 2.389/4.938
Foro Iblnews 234/1.423 236/1.283 332/2.182 289/1.974

Tabla 8: Mensajes en foros de debate del 11 al 14 de marzo. Fuente: elaboración propia

Como es común a los demás modelos de comunicación anteriormente analizados, en los foros de debate también se produce un importante aumento, en este caso en la publicación de mensajes, a raíz de los atentados, que en algunos casos llegará a doblar la frecuencia de publicación habitual. Sin embargo, y acentuando una tendencia que ya podía detectarse en los weblogs, los mensajes publicados más allá del 11 de marzo no sólo no disminuyen con el tiempo, sino que aumentan.8

Es decir, si el público en un primer momento privilegiará los medios de comunicación de masas sobre cualquier otro soporte digital (puesto que su interés máximo es obtener información rápida y fiable sobre los atentados en sí), desde el momento en que las discusiones sobre la autoría sustituyen a los atentados como centro de la atención informativa, el público interesado en adquirir información no sólo tenderá a la dispersión de fuentes informativas, sino que también manifestará un enorme interés por la discusión, el intercambio de ideas y opiniones respecto a una cuestión que se percibe claramente como crucial: la autoría de los atentados.

En este contexto, el público, que ya se ha nutrido convenientemente de información en diversas fuentes, se dispone a discutir –en un contexto, en muchos casos, de extraordinaria crispación- y, en última instancia, a participar de un proceso colectivo de formación de opiniones. Los temas de debate de los foros, habitualmente muy dispersos (y en mayor medida conforme más genérico sea el foro que acoge las intervenciones del público), se centran masivamente en torno a esta materia –los atentados y la autoría de los mismos- que obviamente concentra la atención del público. Sólo el día 14, y en cualquier caso de forma intrínsecamente relacionada con esta cuestión, el público procederá al análisis de los resultados electorales.

Los términos de la discusión varían según el foro de que se trate (en líneas generales son mucho más crispados, y de menor densidad informativa, en los foros más concurridos de los portales generalistas), pero siguen una trayectoria muy similar en todos los casos, y que habla bien a las claras de hasta qué punto, al menos en este ámbito, la formación de opiniones se dio a una enorme velocidad:

  • Obviamente, en un primer momento el público, atónito por la gravedad de los atentados, manifiesta su estupor generalizado y se afana en ofrecer datos sobre el número de víctimas y las explosiones.
  • Sin embargo, ya en la misma mañana del día 11, a partir de la aparición de Arnaldo Otegui (portavoz de Batasuna) negando la implicación de la banda terrorista ETA en los atentados, surgen las primeras dudas: aunque la mayoría de los participantes en los foros confieren toda la credibilidad al gobierno y tienden a primar la hipótesis de la autoría de ETA,9 algunos comienzan a apuntar la eventualidad de que los atentados fueran obra del terrorismo islamista.
  • También en la misma mañana del día 11 comienzan las primeras lecturas políticas de los atentados, que en principio, partiendo de la base de la autoría de ETA, asumen un desgaste del PSOE y los partidos nacionalistas. Las referencias al gobierno tripartito de la Generalitat de Cataluña y, en particular, el líder de ERC, Josep Lluís Carod Rovira y su supuesto acuerdo con ETA, son constantes. Los foristas que se declaran afines a estos partidos políticos participan en unos niveles notoriamente menores a como lo harán más adelante, y cuando lo hacen tienden a destacar la necesidad de no variar la decisión de voto previamente establecida, pues ello supondría “dejarse influir por los terroristas”.
  • Pero, de la misma manera que con enorme velocidad se efectúan lecturas políticas favorables al PP cuando parece fuertemente probable la hipótesis de la autoría de ETA, surgen lecturas contrarias, también extraordinariamente crispadas en ocasiones, desde el momento en que aparecen datos que podrían poner dicha hipótesis en tela de juicio. En particular el momento de la comparecencia vespertina del ministro del Interior, Ángel Acebes, anunciando la aparición de una furgoneta con siete detonadores y una cinta con versículos del Corán en árabe, resulta el momento crítico en el que se inicia el cambio de opinión de los participantes en los foros. Ya el mismo día 11 encontramos una asociación directa entre los atentados (en este caso atribuidos a Al Qaeda) y el apoyo del gobierno del PP a la intervención militar en Iraq, y se producen constantes críticas, en particular, respecto a la figura de José María Aznar.
  • En todo momento las informaciones proporcionadas por los distintos medios de comunicación (conjuntamente con muchas otras sin confirmar o directamente falsas) tienen una repercusión inmediata en los distintos foros de debate, convirtiéndose en materia de discusión que apoyará las hipótesis esgrimidas por unos y otros.
  • El día 12 prosiguen las discusiones, progresivamente favorables a la hipótesis de Al Qaeda, y haciendo particular énfasis en el supuesto ocultamiento de información por parte del gobierno. La cuestión de la autoría se ubica claramente en un primer plano en las discusiones, aportando profusión de datos y opiniones, y especulando en buena medida respecto de los resultados electorales, que ya comienzan a intuirse desfavorables para el PP (incluso por aquellos participantes que se identifican más afines a dicho partido político).
  • El día 13 la convicción respecto de la autoría de Al Qaeda es generalizada, y se ve fortalecida por tres factores: a) las revelaciones de la Cadena SER efectuadas a primera hora de la tarde respecto del abandono, por parte del Centro Nacional de Inteligencia, de la hipótesis de ETA, desmentidas poco después por el director del CNI; b) las apariencias de manipulación informativa por parte del gobierno que denuncian buen número de participantes; y c) las revelaciones efectuadas por Ángel Acebes la tarde del 13 de marzo (detenciones de varios ciudadanos de nacionalidad marroquí e india) y en la madrugada del 13 al 14 de marzo (la aparición de un vídeo en el que un supuesto representante de Al Qaeda reivindica los atentados), que parecen asentar definitivamente dicha hipótesis.
  • En relación a lo anterior, también se asume, por buena parte de los participantes, el eventual desgaste del PP en las elecciones del día siguiente, e incluso se da por hecha la victoria del PSOE. Las movilizaciones frente a las sedes del PP producidas en la tarde-noche del 13 – M son duramente criticadas por muchos participantes en los foros (en especial aquellos que se identifican como votantes del PP), pero también son vistas por otros tantos (en este caso, identificados –cuando así lo hacen- como votantes del PSOE o de partidos minoritarios) como un síntoma claro de lo que podríamos llamar la “revelación de la impostura informativa” en teoría desarrollada por el gobierno a lo largo de esos días.
  • Por último, el día 14 acaba de asentarse una tendencia que ya aparecía de manera más o menos larvada en días anteriores: la utilización de los foros de debate como espacio propagandístico. Las apelaciones al voto, y a votar a un determinado partido (y es más, a votar “en contra de” determinadas opciones políticas) son constantes. Las especulaciones sobre los resultados (que generalmente se perciben como perjudiciales para el PP) también son muy abundantes, y se convierten en datos conforme el escrutinio avanza. Desde el momento en que se hace oficial la victoria del PSOE en las elecciones, surgen dos interpretaciones contrapuestas (que en días posteriores, e incluso meses después, continúan debatiéndose) respecto de los resultados electorales: las elecciones como “victoria frente a la manipulación informativa” que en teoría había intentado el gobierno, y las elecciones como “victoria de los terroristas de Al Qaeda”.

Finalmente, respecto de los foros de debate querríamos apuntar algunas observaciones que, sin desmentir las tendencias de fondo anteriormente apuntadas, sí nos obligan, al menos, a adoptar ciertas reservas:

a) Por un lado, el anonimato que, en la práctica mayoría de los casos, posibilitan los foros de debate da pie a un sinnúmero de abusos en el tratamiento de la información y en la publicación de opiniones, tanto en la forma (insultante para con el “rival ideológico” en muchos casos) como en el fondo (menudea la falta de rigor, no sólo en las opiniones, sino en la publicación de informaciones, muchas veces falsas o tergiversadas, sobre los atentados). Sin embargo, cabría decir que, en todo caso, no es sólo, ni principalmente, la búsqueda de información veraz el objetivo de la inmensa mayoría de los participantes en los foros, sino más bien la interpretación de estas informaciones con criterios muchas veces partidistas en función del grado de politización.
b) Dicho anonimato también posibilita la asunción de diversas identidades por parte de los foristas, con objetivos muy variados (potenciar la aquiescencia con sus argumentaciones con la aparición de supuestos participantes que se manifiestan de acuerdo con ellos, criticar duramente, o insultar, con la impunidad que proporciona el anonimato, a otros participantes, tratar de monopolizar la comunicación en el foro emitiendo gran número de mensajes en poco tiempo, etc), con lo que cabría poner en duda la medida en que, al aumento de mensajes respecto de la media, correspondería un aumento proporcional del número de participantes en el debate.

3) Conclusiones

La sociedad que presencia atónita los sucesos del 11-M ha evolucionado palpablemente respecto del modelo tradicional de público pasivo que se arremolinaba en torno a unos pocos medios de comunicación de masas. Ha evolucionado el público, que ya no se conforma con la mera recepción de un menú informativo finalizado, y en consecuencia se afana en buscar las fuentes informativas que le garantizan una mayor credibilidad (no necesariamente insertas en el flujo de la comunicación de masas), y también lo han hecho los medios de comunicación, merced sobre todo al desarrollo de las nuevas tecnologías en formato digital.

Si revisamos las posibilidades que tenía el público para acceder a la información en un período tan relativamente cercano como 1994 (hace diez años), sorprende comprobar en qué medida se ha avanzado en este aspecto: junto a los medios de comunicación de masas tradicionales (un número limitado de grandes cadenas de televisión, emisoras de radio y publicaciones impresas), a lo largo de este período:

  • Además de las televisiones generalistas, el público ha podido acceder a un número indeterminado de televisiones temáticas, nacionales y extranjeras, agrupadas en torno a distintas ofertas de televisión por cable o satélite. También han proliferado incontroladamente multitud de televisiones locales.
  • Se ha desarrollado (aún de forma incipiente) la radio en versión digital, con un alcance y una calidad de sonido mucho mayores que la radio tradicional.
  • Ha aparecido, junto a la prensa de referencia nacional y los diarios locales, un nuevo tipo de prensa gratuita (apenas esbozado hace diez años) que en poco tiempo ha alcanzado una posición de privilegio, en términos de audiencia, poniendo en peligro la influencia y la facturación publicitaria de los diarios de pago y amplificando, merced a su carácter gratuito, el alcance de la información a un sector del público que tradicionalmente había ignorado, total o parcialmente, la prensa escrita.
  • Todos estos medios, además, se han desarrollado, aunque desigualmente (en mayor medida la prensa que la radio y ésta que la televisión), en su versión hipertextual, en Internet, si bien hasta la fecha no puede decirse que hayan podido adaptarse satisfactoriamente a las reglas (y posibilidades) del nuevo medio (Díaz Noci y Salaverría, 2003), pero en cualquier caso constituye una oportunidad más de extender la información de los medios de comunicación de masas a un nuevo sector del público.10
  • Pero, además de la reproducción, y en su caso ampliación, de los medios tradicionales, Internet ha sido también caldo de cultivo de gran número de medios de comunicación exclusivamente digitales, a veces con vocación de participar de la comunicación de masas, y en ocasiones ajenos a ella, pero en cualquier caso contribuyendo, unos y otros, a la conformación de un espacio público infinitamente más rico en la Red, por sí sola, que el que ofrecía el conjunto de los medios de comunicación de masas tradicionales.
  • Por último, Internet, y más en general las tecnologías digitales, ha favorecido poderosamente la proliferación de sistemas que reproducen en una u otra medida la comunicación interpersonal, potenciándola y acelerándola en alto grado: además de la comunicación “cara a cara” y su reproducción telefónica, ahora es posible establecer sistemas de comunicación interpersonal en la Red (canales de chat, tanto públicos como privados, foros de debate, correo electrónico) y fuera de ella (en particular, los sistemas de comunicación proporcionados por los teléfonos móviles).

En contextos de crisis como el propiciado por los atentados del 11 de marzo, donde el público adquiere información a través de vías muy variadas, muchas de ellas ajenas a la comunicación de masas, la comunicación interpersonal tecnológicamente mediada presenta una ingente capacidad de movilización.11 La experiencia del 11-M y los acontecimientos posteriores obliga a referirse al modelo, desarrollado en los años sesenta, de la “difusión en J” de la información (Dader, 1992: 264-265), que experimenta todo su desarrollo ante “acontecimientos de altísimo interés general y al mismo tiempo gran implicación generalizada a título personal” (1992: 265), los cuales paradójicamente “conllevan un uso mucho más intenso de otros canales informativos (…) distintos de los ‘mass media’. En los primeros momentos, al menos, de tales situaciones, la posibilidad de influencia social o impacto directo de hipotéticas actuaciones persuasoras corresponderá mucho más a medios interpersonales de comunicación que a los ‘mass media’ ” (1992: 264). Aunque es indudable que el consumo de medios de comunicación de masas aumentó considerablemente respecto a lo habitual, ya no son la única fuente posible, ni siquiera la principal: el público complementa las informaciones de los medios de masas con la adquirida –e interpretada- a través de otras fuentes, y a partir de ahí establece un intenso debate público en un contexto de sociedad red del que surgirá la corriente de opinión mayoritaria.

Podría decirse que, en la práctica, pocas de las novedades suponen un aumento del pluralismo en el ámbito de los medios de comunicación de masas, circunscribiéndose en la mayoría de los casos a una evolución de los medios preexistentes; y, en realidad, así es. Pero no conviene minimizar la importancia de este dato. Porque, por ínfimo que sea el impacto sobre la opinión pública de cada uno de estos medios, su gran número, y su capacidad para articularse en estructuras de comunicación más amplias, compensan el escaso “peso” que atesoran individualmente, y desarrollan el pluralismo (Boix, 2002: 135) desde una doble, y quizás triple, perspectiva: cuantitativamente y también transversalmente, pues ya no son los medios de comunicación de masas los ocupantes exclusivos del espacio público, y tampoco es este espacio público el mismo en que tradicionalmente se configuraba la opinión pública, por presentar un carácter mucho más globalizado, en cuanto a la procedencia de los medios (que explicaría, entre otras cosas, el alto grado de desarrollo, en los últimos años, de una incipiente “opinión pública internacional”, que pudimos ver en acción el año 2003 en oposición a la invasión de Irak). Por último, podría decirse que el pluralismo también se desarrolla desde un punto de vista cualitativo, por el mero hecho de ofrecer nuevos contenidos que se alejan de unas reglas (las propias de los medios de comunicación de masas) que, con independencia del número de fuentes informativas, contribuían a relativizar dicho pluralismo (Fernández Hermana, 2004).

Policonsumo de medios

En este contexto de gran multiplicidad de fuentes informativas, proporcionadas a un público potencialmente capacitado para ejercer su capacidad de selección de informaciones en un altísimo grado, e incluso para constituirse como receptor (Fernández Hermana, 2004), los fenómenos informativos de primer orden (como el 11 de septiembre, la invasión de Irak y el propio 11-M, previamente potenciado por la campaña electoral) permiten que prolifere el fenómeno del policonsumo de medios por parte del público (Varela, 2004).

La cultura del zapping televisivo, extendida conforme también se extiende la oferta mediática, posibilita que una parte del público se afane en configurar una visión personalizada de los acontecimientos, en lugar de permitir que los medios de comunicación de masas lo hagan por él. Este tipo de público, con un grado de implicación en los asuntos políticos por encima de la media, con facilidad para ejercer de “líderes de opinión” en su entorno, y con un sano escepticismo, en un sentido general, respecto de las informaciones periodísticas, se opone al modelo clásico de público, el cual tendía a asumir como ciertas las informaciones obtenidas a través de éstos. Por más que el policonsumo de medios pueda redundar, en ocasiones, en la sistemática reafirmación de los planteamientos inicialmente defendidos por los lectores, la mayor disponibilidad de informaciones, y el hecho de que el público pueda ejercer su capacidad de decisión entre este amplio elenco de fuentes complementándola con las diversas facetas de la comunicación interpersonal, nos permite vislumbrar un panorama más plural, más diverso, y menos jerárquico, por ahora circunscrito fundamentalmente a los grandes acontecimientos, como el que nos ocupa.

_____
Notas:

1 Datos obtenidos de http://elcorreodigital.tvinteligente.com/audiencias_cab.php
2 Elaborados directamente por el autor.
3 http://www.terra.es/actualidad/foro/portada.cfm?idforo=136&nivel=1
4 http://foros.ya.com/SForums2/$D=readforum$F=52628$O=0
5 http://www.elmundo.es/cobranded/forolibre/forolibre.html
6 http://www.revistadebolsa.com/foros/foro.php3?BoardID=2
7 http://iblnews.com/foros/
8 Es preciso matizar que en un caso –el foro “elecciones generales” de Ya.com- el aumento en el número de mensajes se ve necesariamente incentivado por la temática específica del foro, con lo que dicho aumento no sólo se debería a las consecuencias de los atentados en sí y a las discusiones sobre la autoría de los mismos (no en vano es justamente el foro “elecciones generales” el que experimenta un crecimiento de mayor calibre, de entre todos los analizados, conforme nos acercamos a la jornada electoral).
9 A esta cuestión corresponderá el mensaje con mayor número de respuestas y, en la medida en que disponemos de datos, lecturas, de todos los analizados, el titulado “ETA atenta en Madrid”, publicado en el foro “elecciones generales” de Ya.com la mañana del 11-M y que recoge no menos de 200 respuestas y un total de 4.804 lecturas.
10 Y haciéndolo, además, mediante versiones gratuitas de medios tradicionalmente de pago en muchas ocasiones, dado que se arriesgan a recluirse en una posición marginal en caso contrario. No por casualidad el diario El País, que en su versión digital –de pago- sólo reconoce unos 30.000 suscriptores en la actualidad, decidió ofrecer sus contenidos “en abierto” a raíz del 11-M: era la única manera de que los ciudadanos pudieran acceder a información rápidamente actualizada desde este medio, y de preservar la influencia del mismo en el proceso de formación de la opinión pública.
11 Como indica José Luis Orihuela (en respuesta al cuestionario de la revista digital dosdoce.com, disponible en http://www.dosdoce.com/pagina_nueva_23.htm): “La ansiedad informativa que generaron los atentados del 11M, por su propia gravedad y por la proximidad de las elecciones, agravada por las sospechas de manipulación política y mediática de la información, constituye el caldo de cultivo de la apropiación ciudadana de las tecnologías (básicamente móviles, foros, email y weblogs) como canales alternativos de noticias, comunicación y movilización. Este es el rasgo distintivo de las últimas elecciones”. (2004)

_______________
Bibliografía citada:

BOIX, Andrés (2002). “Libertad de expresión y pluralismo en la Red”. En Revista Española de Derecho Constitucional, Año 22, nº 65, Mayo-Agosto 2002.
DADER, José Luis (1992). “Teorías de transición”, en VV.AA. Opinión pública y comunicación política. Madrid: Eudema.
DÍAZ NOCI, Javier, y SALAVERRÍA, Ramón (coords.) (2003). Manual de Redacción Ciberperiodística. Barcelona: Ariel.
FERNÁNDEZ HERMANA, Luis Ángel (2004), “Termómetro social”, en http://enredando.com/cas/editorial/enredando419.html
VARELA, Juan (2004), “Los superusuarios confían en el boca a boca”, en http://periodistas21.blogspot.com/2004_03_01_periodistas21_archive.html#108056064532563730


* Guillermo López García es profesor de la Universitat de València, España. Este texto es el primer resultado de una investigación que realiza en torno al efecto del 11-M sobre la opinión pública española, y fue remitida por el autor como su primera colaboración para Sala de Prensa.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.