Sala de Prensa

69
Julio 2004
Año VI, Vol. 3

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


La actualidad múltiple en el periódico digital

Alejandro Rafael Rost *

Resumen: Una de las particularidades del periódico digital es el tipo de actualidad que construye. Proponemos denominarla actualidad múltiple, porque el medio ofrece al mismo tiempo un menú de contenidos con diferentes temporalidades internas. De ese menú, el lector puede seleccionar hechos que están siendo difundidos en tiempo real (actualidad sincrónica), otros que han sucedido hace instantes o en el transcurso del día y se renuevan constantemente o diariamente (actualidad reciente), otros que tienen elementos que se prolongan en el tiempo y que se renuevan mucho más espaciadamente (actualidad prolongada), otros que siempre son de interés para las audiencias y que también perduran entre los contenidos del medio (actualidad permanente) y otros hechos que ni siquiera son de actualidad pero que el lector puede acceder a ellos a través del archivo y las bases de datos del medio (la no actualidad). Cada una de estas actualidades ocupan espacios diferenciados en el periódico digital y requieren un enfoque periodístico particular. Palabras clave: actualidad, periódico digital, periodismo, actualidad sincrónica, actualidad reciente, actualidad prolongada, actualidad permanente.

Concepto de actualidad

Los medios de comunicación son los principales difusores de informaciones y contenidos simbólicos en las sociedades contemporáneas. Son así un instrumento de mediación fundamental en el mundo complejo en el que vivimos.

A través del periodismo, los medios realizan interpretaciones de la realidad social. Difunden y contribuyen a crear propuestas de lectura de la realidad que las audiencias pueden utilizar luego como recursos simbólicos en sus relaciones cotidianas. Aún más, los medios juegan un rol activo en la propia constitución del mundo social, dando forma e influenciando el curso de los sucesos y creando las condiciones para que ocurran nuevos acontecimientos en espacios cada vez más ampliados.

¿Cómo se realiza este proceso de construcción de la actualidad? Para poder informar sobre las cosas que suceden, los medios de comunicación toman contacto con hechos, seleccionan los que consideran pueden resultar más interesantes, y luego los jerarquizan según la importancia o interés que les adjudiquen. Los medios no sólo comunican informaciones, sino que también las sitúan y contextualizan para que se comprendan (en reportajes y crónicas), y las explican y juzgan (editoriales y comentarios) (Gomis, 1991).

Puede definirse entonces al periodismo, como lo ha hecho Lorenzo Gomis (1991), como un método de interpretación sucesiva de la realidad social. Esta definición implica que los hechos no se revelan por sí solos sino que son apreciados por el medio, es decir son siempre producto de una interpretación selectiva de la realidad. Esta visión se aleja de la concepción tradicional de las noticias que la considera como un mero espejo que refleja la realidad objetiva.

Ahora bien, si entendemos a la “realidad”, en términos de Berger y Luckmann (1999), como una construcción social e intersubjetiva en la vida cotidiana, podría concluirse que los medios participan en esa “construcción de la realidad”. Según estos autores, la relación entre el individuo y su mundo social es dialéctica: el individuo (no aislado, sino en sus colectividades) produce el mundo social y el mundo social vuelve a actuar sobre el productor.1 Sin embargo, como advierte Miquel Rodrigo Alsina (1989), no debe asimilarse el concepto de “construcción de la realidad” única y exclusivamente con la práctica periodística. Lo que hace la actividad periodística es producir “construcciones de la realidad públicamente relevantes”, para lo cual tiene un rol socialmente legitimado. Por otro lado, identificando la “construcción de la realidad social” con la que produce el periodismo podríamos caer de esa forma en la falacia de no considerar la interacción de la audiencia con los medios (Rodrigo Alsina, 1989: 30).

Antes que de “construcción de la realidad”, nosotros preferimos hablar entonces de construcción de la actualidad, para referirnos más específicamente a ese proceso de elaboración de contenidos simbólicos públicamente relevantes que se realiza en los medios de comunicación (Rost, 2001). Esta construcción simbólica que es la actualidad se constituye entonces en “un presente social de referencia” para los individuos (Gomis, 2000: 1).

No obstante, en este proceso de construcción de la actualidad no sólo interviene el medio en un rol profesional de interpretación. En primer lugar, los medios hacen una interpretación de la realidad social pero son a su vez actores de esa misma realidad interpretada y no pueden desprenderse de ella.2 En segundo lugar, pocas veces los acontecimientos se presentan en forma directa a los periodistas sino que la mayoría de las veces acceden a la información a través de otras personas que dan su propia interpretación de los hechos. Las fuentes y protagonistas de la noticia intervienen así en esta construcción simbólica que es la actualidad. Y también intervienen las audiencias, a las que el medio intenta complacer a toda costa con información, formación y entretenimiento. Todo esto, por último, en un marco en el que la sociedad exige a los medios que cumplan determinadas funciones de mediación y socialización (Rost y Portillo, 2001).

De tal forma, la construcción de la actualidad resulta de una negociación constante entre los intereses de distintos actores que intervienen en la producción de la noticia (fuentes, personajes, audiencias y los propios medios) e incluso también de las exigencias normativas del conjunto de la sociedad para con los medios.3

Las noticias que toman estado público corresponden a acontecimientos que se prevé van a ocurrir, que están sucediendo en ese preciso momento, que son de hace instantes o del día, o de hechos producidos hace mucho tiempo pero que son re-actualizados por el medio. Incluso más, también están los no-acontecimientos periodísticos, como los denomina Mar de Fontcuberta (1993), es decir la construcción, producción y difusión de noticias por parte de los medios a partir de hechos que nunca sucedieron, algo que suele ocurrir sobre todo en épocas de vacaciones y recesos administrativos.4 En otras ocasiones, los “inventores” de la noticia no son tanto los medios como las propias fuentes que producen los denominados pseudoeventos, esos hechos que se crean sólo para captar la atención mediática y provocar un impacto en la opinión pública.5

Pero, sea como fuere, la temporalidad de la actualidad periodística que construyen los medios no coincide con la temporalidad en la que suceden los hechos en la realidad cotidiana. Esto a pesar de los esfuerzos por generar una sensación de actualidad ininterrumpida y de transmisión simultánea de los hechos que crean los canales de noticias transmitiendo 24 horas en vivo. Y también a pesar de la gran cantidad de hechos en la vida social que buscan sincronizar con los tiempos rígidos de las rutinas periodísticas y, sobre todo, con el “en vivo y en directo” que proyecta el telediario.

Aún así, la actividad periodística de interpretación de la realidad que realiza el sistema mediático siempre implica una manipulación de hechos seleccionados y recortados temporalmente, que se vinculan con otros ya sucedidos o que se cree pueden suceder, y que se repiten, modifican, superponen o actualizan a lo largo del día con lo que informan los distintos medios.

Hay que señalar por último que esta actualidad no se detiene en la elaboración y difusión de contenidos que realizan los medios sino que se prolonga y pluraliza en los públicos que se apropian de esos mensajes. Los medios hacen circular significados en los más variados contextos sociales y los individuos, con su lectura, dotan de sentido a esos mensajes y pueden utilizarlos de variadas formas como recursos simbólicos para su vida diaria. Las audiencias de los medios no sólo están definidas por sus roles sociales formales y sus características demográficas, sino que también ponen en juego sus propios repertorios interpretativos (o comunidades interpretativas). Estos marcos interpretativos implican que los receptores están caracterizados no sólo por variables socioeconómicas de fondo sino también por sus sistemas discursivos de interpretación de formas culturales, lo que da lugar a diferentes construcciones de la realidad social (Jensen, 1993).

Podríamos decir entonces que, tras la primera instancia de interpretación periodística de la realidad por parte de los medios –y como resultado de una compleja puja de intereses contrapuestos -, sobreviene lo que llamaríamos una segunda instancia de interpretación por parte de las audiencias en las que éstas acoplan sus contenidos a sus propios repertorios interpretativos en contextos diversos. En ese proceso de apropiación de esos contenidos, los receptores pueden a su vez modificar, poner en duda o reafirmar sus propias interpretaciones en otras interacciones cara a cara o mediáticas posteriores o simultáneas. Existe además, como menciona Rodrigo Alsina (1989), una audiencia primaria que es la que recibe la información directamente de los medios de comunicación, y una audiencia secundaria que la recibe a través de canales interpersonales de personas que directa o indirectamente recibieron la información a través de los medios.

En resumen, la actualidad no es un mero reflejo de la realidad sino una particular construcción simbólica que se realiza en los medios de comunicación de relatos públicamente relevantes y que se constituyen en el presente social de referencia para los individuos. Los medios, en una actividad de interpretación negociada con otros actores, seleccionan y jerarquizan hechos que consideran que pueden ser de interés a sus audiencias y ofrecen así, como señala Gomis (1991: 18 y 19), “una versión condensada y dramatizada de la realidad”. Veamos ahora qué tipos de actualidad podemos encontrar.

Tipos de actualidad

Diferenciaremos, siguiendo en parte y ampliando una categorización de Armentia Vizuete y otros (2000), cuatro tipos de actualidad periodística, según el ritmo de difusión y el tratamiento periodístico de los hechos: actualidad sincrónica, actualidad reciente, actualidad prolongada y actualidad permanente.6

1. Actualidad sincrónica: comprende los hechos que están sucediendo en este mismo instante y son difundidos en tiempo real por el medio. Son tratados con un tono urgente, perentorio y espontáneo. Las transmisiones en vivo y en directo son un ejemplo de este tipo de actualidad.

2. Actualidad reciente: incluye los hechos que han sucedido o han sido descubiertos en el transcurso del día. La actualidad reciente se divide a su vez en dos: la actualidad de último momento, de extensión breve, ocurrida hace instantes y de renovación constante, y la actualidad diaria, que es de mayor extensión e incluye todas las noticias ocurridas durante el día que serán renovados al día siguiente. En general, la difusión de la actualidad reciente tiene un tratamiento más cuidado y menos espontáneo que el de la actualidad sincrónica, debido a que los acontecimientos ya no son difundidos al mismo tiempo en que suceden sino poco después.

3. Actualidad prolongada: comprende los hechos con elementos que se prolongan en el tiempo y que son abordados como un proceso. Un ejemplo puede ser la cobertura de una campaña política, o de un proceso judicial. El tono no tiene la premura de las noticias de actualidad reciente ni mucho menos el de la actualidad sincrónica. Pueden ser expuestos en forma de reportajes, o pueden presentarse como un encadenamiento cronológico de hechos relacionados o como informaciones de background que acompañan a noticias recientes.

4. Actualidad permanente: son los hechos que por su importancia o características específicas siempre interesan al público. Un tema que puede ser objeto de tratamiento de la actualidad permanente es por ejemplo la violencia contra las mujeres. El enfoque aquí es el del gran reportaje, con una redacción y presentación más elaborada y con una extensión mayor a las noticias que caracterizan a la actualidad reciente.

En parte, las diferencias resultan de la naturaleza misma de los hechos sobre los que se informa: hay acontecimientos que requieren de una difusión inmediata, otros que pueden esperar hasta el día siguiente, otros que constituyen largos procesos y otros que ni siquiera tienen una fecha de vencimiento. Sin embargo, la actualidad que en definitiva construirán los medios de comunicación sobre estos hechos dependerá de la periodicidad con que informa el medio (24 horas, dos veces al día, diaria, semanal, mensual, etc), de sus posibilidades técnicas, de sus recursos humanos, y de la propia evaluación que hagan de los hechos. Por eso, las diferencias entre una actualidad y otra se expresan en definitiva, más que por la imposición de los hechos, por el ritmo de difusión que les puede y quiere otorgar el medio y por el tratamiento que les dan.

De esta forma, un tema que resultaría claramente de actualidad permanente puede ser enfocado también desde el punto de vista de la actualidad reciente; un hecho que toma estado público en el transcurso del día y que por lo tanto podría ser catalogado como de actualidad reciente puede tener al mismo tiempo elementos que se prolongan en el tiempo y por lo tanto ser tratado como de actualidad prolongada; un acontecimiento que se difunde en vivo y en directo por la televisión (actualidad sincrónica) puede asimismo merecer luego en el diario impreso o en el mismo canal de televisión un tratamiento que corresponde a una actualidad prolongada. El ritmo de difusión y el enfoque que les dé el medio determinará en definitiva de qué tipo de actualidad se trata.

Cada medio de comunicación, según sus características tecnológicas, se ve favorecido para exponer algún tipo de actualidad más que otra.

Tanto la televisión como la radio ofrecen los cuatro tipos de actualidad: pueden exponer noticias en vivo y en directo, informar sobre hechos recientes (incluso de último momento), dar cuenta de la actualidad prolongada e incluso abordar temas de actualidad permanente (a través de reportajes especiales). Sin embargo, el valor diferencial de estos medios está en aprovechar las ventajas que tienen de llegar primero a los acontecimientos y dar testimonio directo desde el lugar de los hechos por lo que privilegian claramente la actualidad sincrónica y la actualidad reciente. La transmisión en directo del atentado a las Torres Gemelas en New York corroboró una vez más el poder de la televisión. La gran desventaja de estos medios es que no tienen la posibilidad de mantener sus contenidos a disposición de sus audiencias, sino que éstas deben estar en sincronía con los rígidos horarios que dictan los noticieros para poder exponerse a la actualidad.7 Por otro lado, una emisora de televisión o de radio local no tienen una difusión planetaria por lo que su alcance está limitado a un ámbito geográfico.

El diario impreso no puede dar cabida a la actualidad sincrónica ni siquiera a las noticias de último momento. Sin embargo, trata de ofrecer una completa difusión de las noticias ocurridas el día anterior (actualidad reciente) y da buena cobertura a los hechos de actualidad prolongada y permanente. Los diarios del domingo, con menos acontecimientos de actualidad reciente para exponer y con más tiempo por parte de los lectores para leer, son las principales vidrieras de la actualidad prolongada y la actualidad permanente. El acceso a la actualidad que construye el diario en papel es mucho más libre y menos condicionado que el que marca la televisión o la radio. Sin embargo, será muy difícil para el lector tomar contacto con algún contenido de un diario publicado días anteriores si no tomó la precaución de comprarlo y guardarlo en un lugar de fácil acceso. Tampoco podrá leerlo en papel si no está ubicado en la zona de influencia y de venta del diario.

¿Y qué sucede con el periódico digital?

La actualidad múltiple en el periódico digital

El periódico digital es un nuevo medio de comunicación que está recién dando sus primeros pasos: los primeros aparecieron en Estados Unidos (San José Mercury News) y Gran Bretaña (Daily Telegraph) en 1994. Es un medio que ha nacido básicamente de la matriz del diario impreso, lo cual se traduce todavía en los contenidos, las formas y las estructuras que utiliza. Por lo tanto, el periódico digital recién se está perfilando y buscando su propio lenguaje. De todos modos, un análisis de los medios ya existentes y las posibilidades que dan sus propias características tecnológicas prefiguran la gestación de un tipo de actualidad muy particular.8

El soporte digital permite una singular convivencia de las cuatro modalidades de actualidad que hemos descrito. El periódico digital ofrece al mismo tiempo informaciones difundidas en tiempo real, hechos que se actualizan diariamente, informaciones que tienen elementos que se prolongan en el tiempo, y temas que son de actualidad permanente. Sin embargo, a diferencia de la radio y la televisión, las cuatro modalidades de actualidad se presentan en forma simultánea. La actualidad en el periódico digital no vibra entonces al unísono sino que se expresa al mismo tiempo en cuatro canales con ritmos temporales diferentes.

Y es el lector -ya no el medio como ocurre en la interacción con la radio y la TV tradicional- quien decide en qué espacio temporal se va a ubicar, es decir a qué tipo de actualidad va a acceder (siempre de acuerdo, claro, a los contenidos que le ofrezcan).

Pero además hay otro aspecto distintivo del periódico digital: también mantiene entre sus contenidos hechos que ni siquiera tienen vigencia actual, es decir que no son de actualidad. Para decirlo en otros términos, son acontecimientos que ya dejaron de ser ese presente social de referencia que es la actualidad y están más asociados con el pasado histórico inmediato. A esta –llamémosla- no actualidad se accede a través de los enlaces hipertextuales a ediciones anteriores, o a través de los motores de búsqueda. La densidad que tengan los contenidos de esta no actualidad dependerá de los archivos que tenga el periódico y las posibilidades de acceso que brinde a sus lectores.

Decimos entonces que el periódico digital –así como lo están comenzando a hacer la radio digital y la televisión digital- construye una actualidad múltiple porque ofrece al mismo tiempo un menú de contenidos con diferentes temporalidades, del cual el lector puede seleccionar hechos que están siendo difundidos en tiempo real, otros que son de actualidad reciente, otros de actualidad prolongada, otros que son de actualidad permanente y otros que ni siquiera son de actualidad (la no actualidad). Aún así, esto no quiere decir que sea competitivamente el mejor medio para difundir cada una de estas actualidades si no simplemente que su soporte tecnológico le permite ofrecer este abanico de posibilidades.

Cada una de estas actualidades ocupa espacios diferentes en el periódico digital, algunos de los cuales son claramente catalogados para que el lector no se confunda y pueda ubicarse correctamente en este discurrir de hechos que presenta el medio. Veamos.

1) La actualidad sincrónica. La difusión en directo de algún acontecimiento destacado se anuncia con anticipación en la tapa del periódico y se accede desde allí mismo con algún enlace hipertextual. Sin embargo, este tipo de actualidad es la menos utilizada hasta el momento. La radio y, sobre todo, la televisión son todavía los dueños absolutos de este segmento de noticias. Aún así, algunos periódicos digitales suelen ofrecer por ejemplo -en combinación con emisoras de radios- transmisiones de partidos de fútbol o de importantes conciertos en directo.9 Con el soporte digital, la actualidad sincrónica se expande más allá del ámbito natural de influencia de los medios tradicionales y llega a cualquier parte del mundo. Este tipo de actualidad caracteriza también a las entrevistas on line que suelen organizar los periódicos con algún personaje relevante y que permiten la participación en directo del lector interactivo. También son anunciadas en la tapa del periódico y, luego de realizada la entrevista, suele editarse en forma completa o un resumen de la misma como un hecho de actualidad prolongada.10

2) La actualidad reciente. Ocupa el grueso de los contenidos del periódico digital y se divide en dos: la que se renueva con frecuencia diaria, y la de último momento. La primera coincide casi totalmente con los contenidos de los diarios impresos. Debido a que los periódicos digitales tienen generalmente un referente impreso, reutilizan los contenidos del diario en papel y los renuevan con frecuencia diaria. Esta actualidad diaria se ubica en las secciones tradicionales del diario impreso que se repiten en el periódico digital (nacional, internacional, economía, sociedad, deportes, etc). También se accede a ella a través de una sección que se denomina “titulares” o “todos los títulos”. Hay periódicos, como por ejemplo El Mundo.es, que agrupan sus contenidos de actualidad reciente en un apartado que contiene todas las secciones y se denomina “edición impresa” para que el lector sepa claramente todo lo que publicó el diario en papel accediendo a través del soporte digital. También las noticias de último momento forman parte de la actualidad reciente. La tendencia es que las últimas noticias más importantes vayan ocupando los principales espacios de la portada y que tengan enlaces a una sección propia que se denomina “último momento” o “últimas noticias”. Los contenidos de esta sección, la gran mayoría de los cuales no son anunciados en tapa, pueden tener o no conexión con las unidades redaccionales de frecuencia diaria.

3) La actualidad prolongada. Los hechos de actualidad prolongada, es decir los que contienen elementos que se prolongan en el tiempo, pueden convivir y mezclarse con los hechos de actualidad reciente que se renuevan en forma diaria. Sin embargo, hay dos espacios específicos que el periódico digital reserva para este tipo de hechos: las “noticias anteriores” y los “especiales”. Las “noticias anteriores” (o “noticias relacionadas de otras ediciones”) son esos enlaces hipertextuales cronológicos que conducen desde una noticia del día a otras noticias publicadas por el medio con anterioridad y que guardan relación con el nuevo acontecimiento. El link lleva al lector hasta el periódico del día en que se publicó la noticia relacionada. El otro espacio propio de la actualidad prolongada es la sección denominada “especiales” (o “documentos” o “extras”), donde los hechos reciben un tratamiento más extenso y tocan temas que tienen vigencia durante cierto tiempo como por ejemplo las campañas electorales, los procesos judiciales o los conflictos bélicos. A diferencia de la actualidad permanente, llega un momento en que estos acontecimientos pierden toda vigencia, con lo que son quitados de estos espacios. Estos artículos son escritos en formas de reportajes, con una redacción más cuidada y de una extensión mayor que las noticias cotidianas, por lo que suelen tener más de una unidad redaccional. A menudo están complementados con infografías animadas, fotografías e incluso vídeos.

4) La actualidad permanente. Los hechos de actualidad permanente no tienen un período de vencimiento aunque hay ciertos momentos en que pueden tener “mayor actualidad”, es decir acercarse más a la actualidad reciente, por lo que pueden compartir espacios con ésta. Pero el periódico digital tiene también un espacio propio destinado a este tipo de acontecimientos. El nombre de la sección varía según el periódico e incluso en ocasiones se confunde con los “especiales” de la actualidad prolongada. No obstante, los suelen agrupar en secciones llamadas “temas” o “grandes temas”. Algunos de estos temas que los periódicos tratan como de actualidad permanente en España por ejemplo son: la inmigración, el conflicto de oriente próximo, la construcción europea y el conflicto del País Vasco. En Argentina, entre los “grandes temas” que presenta La Nación on line están la deuda externa, la inseguridad, la pobreza y la corrupción. El enfoque coincide con el de las noticias “especiales” de la actualidad prolongada, es decir son grandes reportajes que merecen una cobertura amplia y profunda.

5) La no actualidad. El espacio específico de la no actualidad es el archivo del periódico digital que se ofrece a los lectores para consultas. El usuario puede acceder a estos valiosos contenidos a través de los enlaces a “ediciones anteriores” o la “hemeroteca” (que le permiten acceder a periódicos completos publicados anteriormente) o mediante los buscadores (que les dan acceso a noticias específicas). Estos servicios no siempre son gratuitos.

La construcción de esta actualidad múltiple en el periódico digital tiene relación con las seis características principales que lo definen como nuevo medio y lo diferencian de los tradicionales: la interactividad, el hipertexto, la documentación, la actualización constante, los recursos multimedia y la personalización (Rost, 2001).

Para el lector en tanto, la exposición a esta actualidad múltiple no es algo del todo nuevo. En realidad, el ciudadano informado ya se expone a una actualidad periodística cuasi múltiple consumiendo, muchas veces en forma simultánea, los contenidos de distintos medios: el diario impreso, la radio, la televisión e incluso Internet.11

Las diferencias que se presentan son dos: que ahora las diferentes actualidades –incluyendo la no actualidad de los archivos del periódico- se pueden concentrar en un solo medio en forma simultánea, y que el lector (siempre que tenga acceso a la red) puede conocer las distintas actualidades en el momento que lo desee y desde los lugares más remotos.

La difusión de la actualidad más reciente y la actualidad sincrónica es una gran ventaja que tiene el nuevo medio con respecto al diario impreso. Incluso, al ofrecer la posibilidad de acceder a la actualidad reciente en cualquier momento y desde lugares lejanos aventaja en este aspecto a los medios audiovisuales tradicionales (aunque no en calidad de imagen, por lo menos hasta ahora). Pero, como fundamentan profesores del País Vasco que han investigado los periódicos digitales en España, el periodismo digital puede y debe vincular el concepto de actualidad no solamente a estas actualidades más inmediatas, a las que ya presta atención el periodismo tradicional, “sino fundamentalmente también a lo que entendemos por actualidad permanente, es decir, al relato de hechos que por su importancia o características específicas siempre interesan al público” (Armentia Vizuete y otros, 2000: 195). Este tipo de actualidad permite interpretaciones más profundas de la realidad que no se limitan a la fugacidad y la descripción inconexa de los hechos del día a día. Al no tener limitaciones de espacio, el medio permite mantener contenidos de actualidad permanente todo el tiempo que sea necesario mientras tengan vigencia. Lo mismo puede señalarse de la actualidad prolongada, que ofrece una descripción más densa de la realidad, al abordar los hechos como procesos que tienen una continuidad cronológica que los contextualiza y explica.

Conclusiones

El periódico digital es un nuevo medio de comunicación con características que lo diferencian respecto a los medios que lo han precedido en la historia. Una de esas particularidades es el tipo de actualidad que se construye desde sus páginas. Se trata de una actualidad que denominamos actualidad múltiple, debido a que el medio ofrece al mismo tiempo un menú de contenidos con diferentes temporalidades internas. El lector accede a ese menú y de allí puede seleccionar hechos que están siendo difundidos en tiempo real (actualidad sincrónica), hechos que se conocen a lo largo del día y que son renovados en forma constante o al día siguiente (actualidad reciente), hechos que tienen elementos que se prolongan en el tiempo y por lo tanto pueden permanecer entre los contenidos del medio (actualidad prolongada), otros que son siempre de interés para el público y están presentes en secciones especiales (actualidad permanente) y otros que ni siquiera tienen que ver con este presente social de referencia que es la actualidad pero a los que puede accederse a través de buscadores y ediciones anteriores (la no actualidad).

Cada una de estas actualidades tiene un ritmo de difusión particular, ocupa espacios diferenciados en el periódico digital y requiere un enfoque periodístico específico. Incluso a lo largo del día el medio superpone contenidos con los mismos temas que, ubicados en distintas secciones, responden a diferentes ritmos de actualización. La actualidad en el periódico digital no vibra al unísono como en otros medios sino que se expresa simultáneamente en múltiples canales temporales.

Para los lectores, esta actualidad múltiple implica la posibilidad de elegir el ritmo de difusión y el tempo interno de las noticias, dentro siempre del menú de posibilidades que le brinde cada periódico digital en particular. La exposición a esta actualidad no tiene condicionamientos horarios (más que los que marca el propio ritmo de difusión periodística) ni tampoco espaciales (siempre que se cuente con una computadora y una conexión a internet).

_________
Bibliografía

-Armentia Vizuete, J. y otros (2000). El diario digital. Análisis de los contenidos textuales, aspectos formales y publicitarios. Barcelona: Bosch.
-Berger, P.; Luckmann T. (1999). La construcción social de la realidad. Buenos Aires: Amorrortu. [Edición original (1966): The social construction of the reality. Nueva York: Doubleday & Compani Inc].
-Boorstin, D. (1977). The image. A guide of pseudoevents in America. 7ª edición. New York: Atheneum.
-Fontcuberta, M. (1993). La noticia. Pistas para percibir el mundo. Barcelona: Paidós.
-Gomis, L. (1991).Teoría del periodismo. Cómo se forma el presente. Barcelona-Buenos Aires: Paidós.
-Gomis, L. (2000). Los géneros periodísticos como modos de interesar en la actualidad. Curso de Doctorado 1999-2000. Universidad Autónoma de Barcelona. Sin publicar.
-Jensen, K. B. (1993) “Erudición humanística como ciencia cualitativa: contribuciones a la investigación sobre la comunicación de masas”. En Jensen, K. B.; Jankovsky, N. (ED): Metodologías cualitativas de investigación en comunicación de masas. Barcelona: Bosch. [Edición original (1993): Qualitative methodologies for mass communication research. London: Routledge].
- Rodrigo Alsina, M. (1989). La construcción de la noticia. Barcelona: Paidós.
- Rost, A. (2001). La construcción de la actualidad en el periódico digital. Qué participación tiene el lector: la interactividad y el hipertexto. Trabajo de 12 créditos en el Doctorado en Periodismo y Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona. Sin publicar.
- Rost, A.; Portillo, M. (2001). “El papel de los medios en la opinión pública. Cómo se construye la actualidad en el contexto mediático”. Ponencia presentada en las VIII Jornadas Internacionales de Jóvenes Investigadores en Comunicación. La Plata (Argentina), 27 y 28 de agosto de 2001. Publicada en CD-Rom.
- Scarborough Research (2001). “First scarborough national internet study reveals changues in how online consumer use traditional and internet media”. Consultado en mayo de 2001 en: www.scarborough.com/scarb2000/press/pr_internetstudy1.htm
- Tuchman, G. (1983). La producción de la noticia. Estudio sobre la construcción de la realidad. Barcelona: Gustavo Gili. [Edición original (1978): Making news. A study in the construction of the reality. New York: The Free Press].

_____
Notas

1 Berger y Luckmann (1999) describen tres momentos dialécticos de la realidad social: la externalización, la objetivación (algunos productos externalizados de la actividad humana alcanzan el carácter de una realidad objetiva, por ejemplo el lenguaje) y la internalización (el mundo social objetivado vuelve a proyectarse en la conciencia durante la socialización).
2 Como menciona Gaye Tuchman (1983), la noticia es indicativa, en la medida que describe la sociedad, y reflexiva, debido a que es actor de esa misma sociedad. Esto hecha por tierra toda pretención de producir relatos objetivos de la vida social.
3 Para un análisis del proceso de construcción de la actualidad, véase: Rost y Portillo, 2001.
4 Mar de Fontcuberta describe tres tipos de no-acontecimientos: las noticias inventadas, las noticias erróneas y las noticias basadas en una especulación. (Véase: Fontcuberta, 1993: 28)
5 El concepto de pseudoeventos fue desarrollado por Daniel Boorstin (1977) para referirse a los hechos que son planeados y producidos para ser noticia. Si bien no se puede reducir la actualidad a pseudoeventos, como hace Boorstin, no es menos cierto que hay ciertos hechos –como inauguraciones, protestas, declaraciones- que están planeados y construidos sólo para conseguir la atención mediática.
6 A diferencia de la tipología de Armentia Vizuete y otros (2000), creímos necesario incluir la actualidad sincrónica, diferenciándola de lo que ellos llaman la actualidad reciente. Los otros dos tipos, actualidad prolongada y permanente, los concebimos en forma similar a los autores. También añadimos el concepto de no actualidad.
7 Las audiencias tendrían la posibilidad de grabar los noticieros televisivos pero esta práctica es casi inexistente en nuestros días.
8 Los periódicos digitales que hemos tomado como referencia para este trabajo son: El País.es, El Mundo.es, La Vanguardia Digital, Clarín.com, La Nación on line y Río Negro on line, los primeros tres de España y los otros tres de Argentina.
9 El periódico argentino Clarín.com por ejemplo aprovecha su condición de grupo multimedia para ofrecer transmisiones en directo a través de Radio Mitre, una de las empresas del grupo.
10 Podría incluirse aquí a los Chats entre lectores como una modalidad interactiva de actualidad sincrónica. Sin embargo, los contenidos de estas charlas, sin bien son de acceso público, no adquieren trascendencia pública.
11 La primera encuesta nacional sobre el consumo de Internet en Estados Unidos realizada por el Scaborough Research demostró que el 91 por ciento de los individuos que tiene televisión en la misma sala donde utiliza internet, consumen los dos medios al mismo tiempo (Scarborough, 2001).


* Alejandro Rafael Rost es doctorando en Periodismo y Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Barcelona (España) y magíster en Periodismo y Ciencias de la Comunicación por la misma universidad. Comunicador Social por la Universidad Nacional del Comahue (Argentina), donde es docente de Redacción Periodística II en la Licenciatura en Comunicación Social. Este trabajo fue presentado como ponencia en el VII Ibercom, Congreso Iberoamericano de Comunicación realizado entre el 16 y 18 de noviembre de 2002 en Porto (Portugal), y es proporcionada por el autor como su primera colaboración para SdP.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.